A tierras del sol naciente hizo su llegada tardía un hombre de piel oscura y barba prominente que ocultaba sus perversas intenciones tras una sonrisa juvenil caribeña. Al bajarse del avión intentaba mezclarse de manera poco eficiente entre la multitud para llegar a su destino. A la prefectura del equipo Saga Ballooners ha llegado el “Rey de los ladrones”, el cubano Reynaldo García, que deslumbra en el baloncesto japonés.

Vestido con un uniforme morado o blanco, según el rival y la ciudad donde se juegue, va por la cancha asechando en busca realizar sus fechorías. Lleva un número dos a su espalda y encima su apellido García, el cual todos conocen, pero prefieren obviar para no llamar su atención.

La reputación de nuestro protagonista en América le precede, pues dejó huellas palpables en tierras mexicanas, argentinas y ecuatorianas, donde aún circula su rostro en búsqueda y captura por cada hazaña en el baloncesto de esos países.

Pasados los primeros meses de arribo al baloncesto japonés, ya todos conocen su nombre y por demás, también todos saben a qué se dedica. Aun así, de él nadie está a salvo. Cada vez que alguien intenta penetrar por el callejón oscuro en busca del aro que defiende, una mano traicionera le roba la ilusión de llegar a su destino.

Reynaldo García en el baloncesto japonés
Imagen de Henry Morales Reynaldo García en el baloncesto japonés

Hasta los reyes son imperfectos y varias veces ha sido pillado por el oficial de cancha, pues este vive atento para sentenciar con su silbato. Aun así, a pesar de ser pillado, el nacido en la mayor de las Antillas, solo minutos después, lo vuelve a intentar sin vacilación alguna.

Robar es un arte y García se encarga de ser el mejor artista sobre la cancha. Ya todos los oficiales y rivales en Japón llevan su foto. Y es tan meticuloso en lo que hace que los encargados de impartir justicia dejan claro que están de manos atadas con él, pues atraparlo no es tarea fácil.

Por supuesto, no todo es solo robar es un arte como el baloncesto, que Rey domina bastante bien. El barbudo caribeño también es tan impetuoso que penetra en terreno enemigo sin tener un ápice de piedad y sirve en bandeja la joya naranja para que esta coquetee con el circulo de hierro y termine entrando en el canasto. Hacer esto se le da tan bien, que es una acción repetida típica en su modus operandi que ni a empujones pueden parar.

Su majestad no es egoísta. Siempre que puede, comparte su tesoro con sus compañeros de lucha y además sabe que un líder debe rodearse de leales compañeros, pues está consciente de que de nada vale robar si no tienes con quien compartir el botín. Y así, cada fin de semana el villano sale en busca de su descuidada víctima, no importa de dónde sea o que tan bien cuidado esté. Rey García se ha ganado el apodo de “Rey de los Ladrones” en el baloncesto japonés.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.