Ya han pasado algunos días desde la primera presentación de la selección cubana de fútbol en las eliminatorias mundialistas de CONCACAF. Y si bien es cierto que la derrota ante Guatemala compromete seriamente la clasificación del combinado antillano a la siguiente ronda, la opinión casi masiva de la afición y prensa especializada coincide en que —esta ocasión— el resultado no era lo más importante.

Los matices históricos de un partido que —por primera vez en más de seis décadas— aglutinaba a cubanos de aquí y de allá sin que mediasen ideologías, país de residencia o condiciones de sus contratos profesionales, se erigieron como el principal atractivo para una afición que necesitaba respirar un ápice de normalidad; para un pueblo que se demostró a sí mismo que Brasil, Argentina o Alemania, habían sido los canalizadores de turno para un amor que quizá no conocían.

Estas emociones volverán a repetirse ante Curazao este domingo en las eliminatorias mundialistas. Es un rival que, si bien continúa siendo el favorito para llevarse el grupo, en su primera presentación ante San Vicente y Granadinas dio señales de no estar tan distante como parecía.

Y es que si bien es cierto que el resultado (5-0) sí refleja correctamente la distancia futbolística que existe entre curazoleños y sanvicentinos, a nivel de funcionamiento, los dirigidos por Guss Hiddink mostraron algunas fragilidades defensivas ante una selección visiblemente inferior y que no había tenido partidos de preparación.

Incluso, en más de una ocasión, los Vincy Heat lograron llegar con claridad al área rival y a poco estuvieron de marcar. Libertades que, de ser permitidas ante Cuba, deberán ser mejor aprovechadas y —teniendo en cuenta el aceptable funcionamiento defensivo mostrado por los Leones del Caribe— podría presagiarse un partido más disputado del que se avizoraba previo a la competición.

Eso sí, los de La Mayor de las Antillas deberán corregir aspectos muy puntuales que —de manera entendible— no se vieron ante los chapines. Y es que para marcar goles, primero, hay que generar ocasiones. Algo de lo que careció el elenco cubano el pasado miércoles 24 de marzo. Si bien la comunicación futbolística entre la línea defensiva y el mediocampo fue correcta, no puede decirse lo mismo de la conexión entre el mediocampo y la delantera.

Con Aricheell Hernández ubicado en el centro del campo, y Luis Paradela dispuesto en la banda, se perdió la tan necesaria presencia de un diez natural, propiciando que tanto Apezteguía como Reyes recibieran escasos balones en zonas prácticamente inofensivas para el rival. En conclusión, se necesita un delantero menos y un mediocampista más, un movimiento de piezas que permita a Paradela o Aricheell ubicarse entre líneas y lanzar pases a las espaldas de los defensores.

Si bien es cierto que disponer de una versión mejorada de Onel Hernández (y desde el mismo pitido inicial) será un aliciente para el míster, solucionar la ausencia de Karel Espino en la contención debe ser un verdadero dolor de cabeza.

Durante el encuentro ante Guatemala, fue efectivo el movimiento de Piedra a esa demarcación. Sin embargo, esto implicaría desarmar aquello que funcionó de manera más correcta en la primera presentación: la línea defensiva. Algo que ante el potencial ofensivo de los dirigidos por Guss Hiddink puede resultar letal. Quizá, una opción viable sería dejar intacta la línea zaguera y utilizar a Norgeman Rodríguez en labores de recuperación, toda vez que es esta su posición natural.

Muchos otros factores estarían equilibrando la balanza entre ambas selecciones. Desde el punto de vista deportivo, Curazao podría llegar a este partido con alguna que otra baja sensible; y desde el marco de lo extradeportivo —pero no menos importante— el grupo cubano lleva varios días aclimatándose al escenario en que se desarrollará el partido y tiene un mejor reconocimiento del terreno.

Aun así (no nos llamemos a engaño) Curazao sigue siendo el favorito en este choque de las eliminatorias mundialistas. A pesar de que el grupo dirigido por Pablo Elier Sánchez ya ha tenido algunos días para trabajar, los tiempos siguen siendo insuficientes teniendo en cuenta la seriedad de la competición y la calidad de un rival plagado de jugadores que militan en ligas del viejo continente. En estrecho resumen, la tarea será complicada, pero no imposible.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.