Granma ganó un juego épico, con un final espectacular ante Matanzas, para llevarse el título de campeones de la pelota cubana, con marcador de seis carreras por cinco en el sexto juego de la gran final de la Serie 60.

Fue un duelo que se mantuvo cerrado, con el dominio de los abridores Noelvis Entenza y Leandro Martínez, hasta que se descontroló a partir del quinto episodio con un gran racimo de los Cocodrilos que hizo pensar en la victoria, pero la ventaja se esfumó con el paso de los innings y el ímpetu granmense.

Caminaba el choque con tranquilidad hasta ese momento, alterado solo por una carrera fabricada por los granmenses en la tercera entrada de la mano del explosivo dúo de los Santos, pues Roel pegó sencillo y Raico sonó después un doblete para tomar ventaja en el marcador.

Pero llegó la muy productiva sexta entrada para los Cocodrilos, quienes se habían visto controlados por el abridor Leandro Martínez, cuando los occidentales aprovecharon cinco hits con una base intencional, para fabricar cuatro importantes anotaciones.   

Una de las carreas fue traída por fly de sacrifico de Yariel Duque, pero el héroe del capítulo fue Eduardo Blanco, quien conectó un doble con las bases llenas que limpió las almohadillas y trajo tres para el plato.

Pero Granma no se rindió pese a la desventaja y comenzó a descontar anotaciones desde el final del mismo sexto inning, cuando pisó la goma en una ocasión, y en el séptimo, con un jonronazo de Roel Santos sin nadie en circulación, para poner el marcador cinco por tres.

En el octavo los alazanes siguieron impetuosos y empezaron embasando dos corredores, por boleto a Avilés y cañonazo de Guillermo García, a lo cual siguió un toque que puso a los hombres en segunda y tercera para hacer más tensa aún la situación.

Tras un sacrificio que permitió traer la cuarta, tenían el empate en la tercera base, con Roel en el cajón de bateo ante Joel Suárez. En uno de los momentos más emocionantes del juego, Santos le pegó un importante jit al relevista matancero y trajo la del empate para la goma, para que se esfumara la ventaja de los Cocodrilos.

Matanzas no pudo hacer nada en la novena entrada y Granma comenzó poniendo en base la carrera de la victoria en el final de la novena entrada, e incluso llenaron las bases para servir la mesa a un cierre espectacular.

Con la casa repleta y sin outs, el joven Guillermo García pegó un batazo a lo profundo para que los alazanes se llevaran la gran final de la pelota cubana y destronaran a los Cocodrilos.

Se acabó de esta manera una Serie 60 marcada por el coronavirus, en la cual, tras varios tropiezos, salió airoso uno de los conjuntos más estables, gracias a un bateo suficiente con héroes importantes como Roel y Raico Santos, y una grata sorpresa como Guillermo García.

Además, los alazanes se apoyaron también en su picheo, y un as como Lázaro Blanco que llevó el peso una vez más desde el montículo.

Lo que ha hecho Granma es de destacar, pues se han colgado tres títulos en cinco años, con una suprema eficiencia en las finales, y de la mano de un decano como Carlos Martí, que terminó visiblemente emocionado.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.