Habló sobre el internet en Cuba y los lugares que recomienda visitar; sobre los viajes de los cubanos a Rusia y la oportunidad de que sus padres lo vean jugar; sobre su esposa, y sobre Cuba: el baloncestista cubano Howard Sant-Roos dio una íntima entrevista a Dmitry Kolinov donde cuenta interesantes aspectos de su vida personal.  

Howard ya es parte de los hitos históricos de nuestro baloncesto, pues en días recientes dejó con su nuevo equipo, el CSKA de Moscú, un momento especial: se convirtió en el primer jugador cubano en competir en la Turkish Airlines EuroLeague. Lo hizo nada más y nada menos que con un buen aporte a la victoria de su equipo sobre uno de los grandes de Europa, el Real Madrid de Pablo Laso.

En esta ocasión cuenta que comenzó a jugar a los 15 años, en Italia y que dejó el país a corta edad. Tuvo una relación breve con otro deporte que se juega mucho en La Isla, como el voleibol, aunque terminó escogiendo el baloncesto: “Sí, tenemos este deporte número uno, por lo que casi todos los niños en Cuba juegan voleibol. No fui la excepción”.

Famoso por su excelente defensa en la cancha, contó a Kolinov que en Cuba “obtener acceso a Internet es bastante problemático”.  Además, que ayuda de alguna manera, pese a la distancia, al desarrollo de su deporte en el país, no con transferencias de dinero, “pero regularmente envío zapatillas de baloncesto y un uniforme de juego a Cuba para que los niños puedan jugar baloncesto”. 

El destino Cuba es cada vez más atractivo para los rusos. Howard no duda en afirmar las razones de esta preferencia, al decir que visitar el país es como dar un viaje en el tiempo.

“Cuando vas a Cuba, te encuentras instantáneamente en la atmósfera de los años 80/90. A los entusiastas de los autos les gusta especialmente Cuba; nuestros autos viejos son un orgullo nacional”.

En el diálogo confiesa que no ha comprado ron o tabaco cubano en Europa, porque tiene una fuente mejor para su consumo: “Traigo todo esto de Cuba. Hasta ahora, las existencias no se han agotado”.

Howard es habanero, pero muestra su gusto por otras provincias del país, como Guantánamo y Santiago de Cuba, las cuales recomienda visitar a los rusos que lleguen a la Isla. Se mostró contento además, por las facilidades para que los cubanos visiten ese gran país, lo cual permitiría que sus padres lo vieran en acción en la cancha.

“Estoy muy contento de que los cubanos no necesiten una visa para venir a Rusia. Por lo tanto, mis padres definitivamente aprovecharán la oportunidad de visitar mi juego”, dijo.

El deportista está consciente de la responsabilidad que tiene con el CSKA, vigente campeón de la Euroliga, pero se muestra “absolutamente tranquilo”. No importa cuánto tiempo pase jugando, sea de cambio o regular, porque “lo principal es dar lo mejor al 100 por ciento cuando estoy jugando”. El objetivo más grande, concluye, “es ayudar al equipo a ganar títulos”.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine