Rogmary García en Facebook

Para los tiradores cubanos y su entrenador presentes en Perú, después de casi dos meses de entrenamiento, la realidad cambió repentinamente cuando el país decretó el cierre de fronteras, ante la expansión del nuevo coronavirus.

“Llegamos el 20 de enero para hacer una base de entrenamiento conjunta con el equipo de Perú que debía ser hasta el 20 de marzo. En ese tiempo pudimos entrenar muy bien, allá recibimos muy buena atención de la federación peruana y de los atletas y entrenadores y se lograron los objetivos que fuimos buscando”, contó a Play Off Magazine el tirador Jorge Félix Álvarez, desde el aislamiento en La Habana, obligatorio para quienes llegan del extranjero.

Pero de pronto, Jorge Félix, Leuris Pupo y el entrenador de ambos, Meinardo Torres, se vieron a miles de kilómetros, en medio de una nación en estado de emergencia, mientras las autoridades deportivas cubanas intentaban regresarlos a la Isla antes de que terminaran todos los vuelos.

“Ya casi al finalizar, la situación del coronavirus se agudizó y el 15 de marzo el presidente del país, Martín Vizcarra, decretó el estado de emergencia y el cierre de fronteras. Al otro día se movilizó la dirección del Inder y todas las autoridades pertinentes para hacernos regresar ese mismo día antes de que se hiciera efectivo el cierre, pero fue imposible: ya no había capacidad en ningún vuelo”, recuerda.

Comenzó entonces la espera que se prolongaría durante más de dos semanas, mientras veían desde la distancia como en Cuba aumentaba progresivamente el impacto del virus.

“Nos tuvimos que quedar en cuarentena, pendientes de las noticias y en constante comunicación con el INDER en Cuba y con la embajada allá a través del representante de Cubadeportes en Perú, que estuvieron pendientes de nosotros todo el tiempo. En ese tiempo cumplimos todas las medidas de aislamiento y de seguridad e higiene para evitar el contagio y mantenernos sanos”, dice.

Pero Jorge Félix, Pupo y Torres no estaban solos. El cierre dejó varados en la nación sudamericana a decenas de cubanos, entre estos a varias voleibolistas antillanas. Finalmente, en un acuerdo conjunto entre ambos países, llegó la solución.

“Los gobiernos y las autoridades pertinentes en los dos países acordaron un vuelo humanitario para regresarnos a nosotros tres, a 8 atletas de voleibol femenino que estaban allá en contratos y al resto de cubanos varados en Perú, que hacíamos un grupo de alrededor de 90 personas. En ese mismo vuelo regresarían a Perú los residentes de ese país que se encontraban en Cuba”, explica el campeón panamericano.

El 2 de abril, unos 92 pasajeros cubanos abordaron un avión con destino a Cuba, entre quienes estaban también las voleibolistas Gretell Moreno, Claudia Hernández, Jessica Aguilera, Yelennys Díaz, Carmela Massip, Diaris Pérez, Laura Suárez y Regla Gracia. Desde su arribo, se encuentran en aislamiento.

“Ahora estamos cumpliendo la cuarentena aquí en Cuba por 14 días. Estamos en excelentes condiciones en el ApartHotel La Lupe en Guanabo, y la atención que hemos recibido ha sido muy buena tanto por parte del médico como del resto del personal que nos atiende. Todos estamos bien de salud y cumplimos el aislamiento al pie de la letra”, cuenta Jorge Félix.

“Nosotros queríamos transmitir al pueblo de Cuba un mensaje de confianza en la medicina cubana que está totalmente preparada para hacer frente a esta situación y salir adelante lo más rápido posible, pero al mismo tiempo que tomemos conciencia de que es una lucha de todos y que cumplamos todos las medidas orientadas por la dirección del país, que no salgan de la casa siempre que no sea estrictamente necesario, evitar aglomeraciones, lavarse las manos con frecuencia y acudir al médico de inmediato ante cualquier síntoma. Así nos protegemos a nosotros y a nuestra familia”, conmina el tirador.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine