El caso de Jesús Daniel Olivera, quien se vio envuelto en una sonada polémica con el legendario receptor Ariel Pestano, es una de esas historias que recuerdan que no todos los peloteros corren la misma suerte en sus provincias, aun cuando demuestran su talento desde las categorías escolares.

Para este villaclareño –con participaciones internacionales en categorías inferiores con equipos nacionales- y su familia, todo fue felicidad hasta que llegó el tránsito a la primera categoría.

Al bisoño receptor remediano se le vieron condiciones con resultados en juegos nacionales y como integrante de la selección cubana sub-15 al panamericano de béisbol en 2013, pero poco pudo demostrar desde que conformó el conjunto sub-23 de Villa Clara y en lo adelante.

Durante las seis series nacionales jugadas apenas superó los 70 turnos al bate con su equipo anaranjado y tuvo 140 lances a la defensa. Su vida y pensamientos comenzaron a cambiar con el fallecimiento de su madre y las escasas posibilidades que encontró en la pelota cubana.

Hace unos años, su nombre cobró más connotación por aquella polémica e incluso, el histórico receptor de la isla -director entonces del equipo sub-23-, intentó responder a los cuestionamientos acerca de su supuesta preferencia por Ariel Pestano Jr. -su hijo, en detrimento del remediano Olivera, de quien dijo que le “encanta el chisme y el brete”.

Años después de aquellos momentos turbulentos, el joven Jesús Daniel Olivera decidió realizar la arriesgada trayectoria por Nicaragua y México para establecerse en los Estados Unidos en busca de nuevos aires y oportunidades.

De sus verdades en el “caso Pestano”, de sus anécdotas llenas de nostalgias -más que de satisfacciones- y sueños para esta nueva etapa en su vida, conversó con Play-Off Magazine.

Jesús Daniel Olivera
FOTO: Glenda Boza. FOTO: Glenda Boza.

¿Qué sucedió con Jesús Daniel Olivera en el sub-23 con Villa Clara, cuando se vio envuelto en una polémica con Ariel Pestano?

Con Ariel Pestano padre, como director en ese equipo sub-23 yo viví una odisea. Yo pedí la baja y todo. Después volví porque los directivos del INDER y el comisionado me llamaron. Hay que reconocer la trayectoria que tuvo él como atleta y lo grande que fue como pelotero, pero se le fue la mano conmigo, era algo personal.

Ponía a los compañeros del equipo en mi contra y ellos con miedo a acercarse a mí, porque no los echaran a un lado por llevarse conmigo. Lo que pueda contar es poco. Como persona, no me enseñó nada. Lo que pasa que todos lo ven como la estrella que fue, pero igual que mi opinión, la tienen muchas personas.

Los que lo conocen que están en el equipo no lo dicen, pero lo saben y se llevan con él y el hijo, pero saben todo lo que yo viví ahí. La gente se dio cuenta de que yo no era el malo porque al otro año fue desastroso el resultado del sub-23 y tuvo problemas con unos cuantos.

Tenía cosas absurdas. Se molestaba con los peloteros y mandaba a esperar dos strikes a los bateadores. Hizo eso con unos cuantos. Una vez reunió a dos de los compañeros preguntándoles qué les pasaba que estaban jugando mal, y les dijo que si yo los mandaba a hacerlo para que el equipo saliera mal (sonríe). ¿Cómo voy a decirle eso a dos peloteros? ¿Crees que alguien va a jugar y hacer charranada en el terreno por ayudarme a mí? Tenía cada cosa ilógica que se le ocurría a él nada más.

Me enteré buscando en internet al cabo de los años que me había tildado de chismoso por la radio, pero no me gusta estar oyendo cosas malas ni con mala vibra. 

Normalmente, tenían que enseñarle la alineación a Pestano porque el hijo tenía que estar entre los nueve. El único que me defendió bastante fue Eddy Rojas. Muchas veces de las que jugué era porque se ponía malo y me incorporaba al lineup.

Una vez en Mayabeque yo había dado varios hits y hasta jonrón y en la próxima subserie contra Matanzas no me iba a poner a jugar. Eddy me dijo: ponte para la cosa que no ibas a jugar. Ese día di cuatro imparables. Hizo lo que pudo porque el director no era él y no podía estar buscándose candela. ¡Sabes cómo es eso!  

Otro que me ayudó algo fue el zurdo, segundo entrenador de picheo. Hablaba bastante conmigo, con los demás no hablaba mucho. No podían tener mucho favoritismo porque era ponerse en contra de Pestano.

Se comentaba que eras apático en ocasiones

Yo soy un muchacho noble, no me meto con nadie, no le falto el respeto a nadie. No me gusta estar adulando ni estar atrás de los entrenadores preguntando constantemente. No soy así. Quizás eso les haya chocado a otras personas.

Hay quienes se cuelan por el hueco de una aguja y es incidiendo con los profes, siendo más comunicativos, pero yo tengo mi carácter y forma de ser. Eso no quiere decir que me dejen de dar mi lugar por eso. Cada uno tiene que respetar la forma de ser de cada uno.

Los últimos años fui mejorando un poco en ese sentido porque me di cuenta de que mi carácter no era muy aceptado, pero nunca me fajé ni desafié a nadie. Me llevaba bien con todos, ni soy fiestero, lo normal, como cualquiera.

Me fui a jugar a Matanzas porque Ferrer, el director, quería hacer un conjunto competitivo. Creía que no tenía cácher y me llamó varias veces a mi casa por intermedio de Kiki González. Eduardo Paret era el mánager de Villa Clara y estuvo de acuerdo.

La carta que me dio Ramón Moré, el comisionado, supuestamente era por un año para desarrollarme, pero no tuve los mejores resultados. Regresé, pero no tuve la participación esperada en Villa Clara.  

Pelotero cubano Jesús Daniel Olivera con Eduardo Paret
Coe Pelotero cubano Jesús Daniel Olivera con Eduardo Paret

¿Cómo fueron las relaciones al regreso a tu provincia natal después del año que estuviste en Matanzas?

Pensé que iba a jugar más este año, aunque estaba claro que había que respetar a Julio Miranda por su trabajo anterior. Sabía que Pestano Junior venía desde Granma para Villa Clara, eso era un dominó hablado. Jugué bastante en la preparación, pero fue todo lo contrario cuando empezó el campeonato. Tuve un turno al bate en el juego treinta y pico y después en Pinar del Río que di hit: solo esas dos veces al cajón de bateo.       

En cuanto a la actitud de Pedro Jova conmigo no puedo decir que fue ni mala ni buena, porque lo oí hablar poco. Casi no le conocí la voz. Lo más que hice fue saludarlo una o dos veces en el elevador. No hablaba nada conmigo, normal. Ni conmigo ni con nadie, no es de mucho hablar.

Con Arielito Pestano siempre me llevé normal desde la EIDE, sin problemas. La riña la fue creando el propio padre. Él nunca tuvo problemas conmigo. Ya después era: ¡qué hay! y ¡qué hay! Nos dábamos la mano porque estábamos en el mismo equipo, pero no hablábamos de temas en común.

Con el fallecimiento de mi madre, los compañeros de Matanzas me hicieron publicaciones en Facebook. Me llevaba muy bien con todos. Ella conocía de mis compañeros. Siempre estuvo atrás de mi desde pequeñito.

¿Qué impulsó a Jesús Daniel Olivera a abandonar Cuba?

Lo que más me empujó a abandonar el país fue la muerte por Covid de mi mamá. Eso sí ya fue lo último a pesar de mi familia, que es de oro como es mi papá, mi abuela, mis tías, mis primas y hermana. Sentí que estaba de más allá porque estaba solo para complacerlos a ellos, más bien a mi madre y a mi padre.

Muchas veces quise dejar el béisbol y me mantuve tanto por ella. En mi primer año jugué muchísimo porque Yulexis La Rosa estuvo operado y Festé lesionado y fue la temporada que más cacheé, hasta en el playoff en Ciego de Ávila.

Al otro año, en mi segunda serie, dan cuatro cácheres y a mí me pusieron en la reserva y a Pestano Junior entre los que más cobraban, en el equipo. Cuando reclamé, las respuestas no eran convincentes. Tuve que aguantar muchas cosas.   

Llevaba años por gusto. Fui a Matanzas a jugar y no tuve buenos números. Regresé, pero me era muy difícil tener resultados con seis u once turnos al bate en una serie, salteados, cada quince días o un mes. Era imposible, ni el mejor. Me hubieran dado 150 veces y lo mejor hubiera bateado para average de 100, pero nunca lo probaron.

En esta temporada había que respetar a Julio Miranda que estuvo muy bien en la pasada campaña, pero había más porque al final, él no se podía echar los 75 juegos solo. Llegó Pestano desde Granma, fue él que abrió jugando y tampoco hizo nada, no tuvo números ninguno.

Pelotero cubano Jesús Daniel Olivera de Villa Clara
Collage Pelotero cubano Jesús Daniel Olivera de Villa Clara

No tenía sentido lo que hacía y pasaban los años, ya tengo 24. Tuve seis series nacionales y creo que no llegué ni a 100 turnos al bate, ni sé. No hallaba lógica, solo podía conformarme con entrenar y ver los juegos. No había progreso en lo profesional ni en la vida.

Gracias a Dios, por otro lado, tenía mis cosas, pero con los tres mil y pico de pesos que me pagaban y encima de eso no jugaba, que es lo que me gusta, y no veía objetivo ninguno. Ya en la pelota yo estaba comiendo y sentado. No iba a dejar de jugar y seguir en Cuba.

Yo no sé hacer más nada. Si me iba para la calle me iba a poner a hacer cualquier cosa, pero no era lo que hacía toda la vida y al final, la cosa está dura, y era a pasar trabajo.   

¿Cómo se produjo esa travesía migratoria?

Todo fue muy rápido para salir de Cuba. No planifiqué nada. Surgió cuando se fue quien era mi padrastro. Hablé con mi prima de EE. UU. y se prestó para ayudarme. La demora fue que llegara el pasaporte. Salí el 21 de marzo, fueron como 40 días.

Eran jornadas duras con el susto, y escondido de la policía. Estuve un mes casi en una casa en México con desesperación y encerrado. Estuve en otro lugar de emigración que le llaman “El hueco” y fue una situación incómoda, pero hay que dejarlo en el pasado para echar para adelante.           

¿Tuviste algún pensamiento de jugar profesional cuando eras escolar o juvenil?

A todo el mundo le pasa, cuando somos jóvenes y se tiene cierta calidad; además, tuve la oportunidad de salir a eventos internacionales como estuve en un sub-15 y cuando quedé campeón con Matanzas. Hay personas que te escriben, scouts con esas intenciones.

Lo pensé varias veces, pero nunca me atreví. Mi mamá jugó un papel importante en eso. Ella me decía tal cosa y tal cosa yo hacía, aun cuando quería lo mejor para mí. Me era muy difícil soltarme de la familia siendo tan joven. No tenía ese valor, más bien tenía miedo. Uno va creciendo y va viendo.

¿Quiénes lo han apoyado por su decisión?

A mi familia, primero que nada. No me han dado la espalda, ni mi papá, ni mi abuela, ni mi mamá que me está viendo desde el cielo, y no me ha dejado solo en ningún momento; mis hermanas y tías tampoco.

Mis amistades, en lo particular, me han dicho que fue lo mejor que pude hacer. He visto en publicaciones al principio de mi salida y todo el mundo se alegra y me da ánimo y me dicen que me esperan cosas buenas, ya sea en la pelota u otra rama. Todos los comentarios fueron a favor de mí.

Estoy agradecido con el que sufrió conmigo, mis amigos y el pueblo que estuvo a mi lado. Le doy mil gracias porque era como un apoyo y alivio cuando lo leía. Sentía que no estaba solo. Ahora, una nueva vida, a prosperar y ayudar a los míos. 

¿Como ve su futuro Jesús Daniel Olivera en tierras estadounidenses?

Llevo una semana aquí. Mi mente esta despejada y más tranquilo. Lo de mi mamá me afectó mucho. Era el mismo aire, los mismos recuerdos, todo lo mismo. Aquí veo cosas nuevas. Es empezar de cero, pero lucharé por avanzar. Sé que aquí no te regalan nada, pero hay que mantener la cabeza ocupada en cada cosa que voy a hacer.

He visto varias posibilidades como para no tirar la toalla y probarme en la pelota y quién sabe. Hoy por hoy, buscar una firma es difícil, pero hay otras ligas y muchas opciones. He visto varias personas para que me den la luz y aconsejen para que me vean y ver qué posibilidades tengo.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.