Se dice que lo último que pierde un boxeador es la pegada y Luis Ortiz demostró eso este primero de enero tras llevarse la victoria ante Charles Martin en una pelea que se le complicó por momentos. De esta manera, el “King Kong” mantiene vivas sus posibilidades de aspirar a volver a pelear por un título mundial, pues este combate contaba como eliminatoria directa dentro de la división de los pesos pesados (+200 lbs).

La pelea de Luis Ortiz resultó el colofón perfecto para una excelente velada boxística efectuada en el Hard Rock Hotel & Casino de la Ciudad de Hollywood, Florida, animada por supercompletos y en donde los púgiles cubanos fueron los protagonistas de la noche.

Peró y Bruzón abrieron la velada por todo lo alto

Antes de efectuarse la cartelera principal que involucraba a Luis Ortiz se llevó a cabo una preliminar de dos combates. El primero de ellos estuvo protagonizado por los cubanos Lenier Peró y Geovany Bruzón. Este combate causó mucho interés desde su anuncio, por el hecho de que varias personas se manifestaron en contra de que dos púgiles antillanos se enfrentaran.

La pelea fue una exhibición de la calidad que presume la escuela cubana de boxeo, pues ambos mostraron un excelente nivel técnico y táctico. Se trató de un combate donde ambos mostraron credenciales para aspirar a la victoria, pero fue Peró quien hizo mejor las cosas para llevarse el triunfo.

En un combate pactado a ocho asaltos, fue el camagüeyano quien claramente dominó los primeros cuatro episodios, en los que conectó varios golpes importantes a la anatomía de Bruzón, quien resistía valientemente. Pero un peso completo siempre tendrá pegada y el holguinero la mostró en el quinto round para poner en malas condiciones a su rival.

El efecto de ese golpe disminuyó a Peró, quien demoró en recuperarse. Bruzón aprovechó su momento para llevarse dos rounds consecutivos. Sin embargo, “El Justiciero” volvió a la carga en el séptimo asalto para recuperar el control de la pelea y agenciarse la victoria por decisión unánime.

Frank Sánchez se llevó un triunfo sencillo

Frank Sánchez también tomó acción en la velada como parte de la pelea semi estelar de la noche. El guantanamero se enfrentó al rumano Christian Hammer en una pelea que a priori se presumía fácil para el cómo en efecto lo fue.

“The Cuban Flash” se impuso en los diez asaltos del combate ante un rival lento y torpe, que mostró como única virtud una quijada de piedra que le permitió resistir los embates del cubano. Sánchez le cedió el centro del ring a su oponente, pero no la iniciativa de la pelea, lo cual se evidenció en todo momento.

Otro elemento que mostró el oriundo del Guaso fue su excelente defensa, lo que le impidió a Hammer sobrepasar la veintena de golpes conectados. Las tres tarjetas reflejaron una puntuación de 100-90, lo que claramente indica, que a Sánchez este nivel de rivales no constituye un reto para él.

Luis Ortiz prometió un nocaut y lo consiguió

La pelea estelar tuvo como protagonista al veterano agramontino Luis Ortiz quien se enfrentaba al ex campeón Charles Martin en una pelea en la que ambos púgiles habían pronosticado una victoria por la vía rápida. Desde un inicio ambos guerreros lucieron su poder, pero fue el cubano quien mostró un mejor nivel técnico en todo momento.

Martin entendió desde el inicio que solo su pegada podía darle la victoria y apeló a ese recurso desde el round inicial, mandando a Luis Ortiz a la lona y agenciándose la victoria en ese episodio.

A pesar de ello, el “King Kong” se repuso y volvió a desplegar su mejor boxeo a base de combinaciones mejor elaboradas para de esa forma llevarse los siguientes tres asaltos. Martin salió con una determinación renovada al quinto round, pero con poca técnica. No obstante, logró llevar a su rival nuevamente a la lona con un jab que no parecía llevar mucha fuerza, evidentemente Luis Ortiz no es un jovenzuelo y eso se siente.

La definición del combate llegó en el sexto episodio, donde Luis Ortiz logró conectar un fuerte golpe sobre Martin, quien quedó sumamente aturdido para luego caer contra las cuerdas. El estadounidense logró reponerse, pero claramente no estaba bien y esto lo aprovechó Ortiz para embestir contra él y volverlo a mandar a la lona tras una violenta combinación. Martin nuevamente se levantó, pero el referee decidió detener la pelea ante el desacuerdo del norteño.

La victoria por nocaut técnico constituye un soplo de aire para el camagüeyano Luis Ortiz, quien nuevamente lanzará el reto hacia los campeones de la división. Se pudo apreciar que los 42 años ya comienzan a pesarle, pero que aún tiene boxeo suficiente para ser tomado en cuenta en las grandes carteleras. Si bien la división máxima no ha sido de las más exitosas para los cubanos en el pugilismo profesional, esto parece estar cerca de cambiar en un futuro cercano. De momento, se puede garantizar que hay talento cualitativa y cuantitativamente para ilusionarse con grandes resultados de los súper completos antillanos.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.