Con un remate de campeón, gracias a una victoria, Magnus Carlsen retuvo su corona mundial ante el retador Ian Niepómniashi, quien fracasó de forma estrepitosa ante la madurez, fortaleza sicológica y el mejor juego del noruego.

Obligado a ganar o empatar para seguir con vida, Nepo optó por cambiar de apertura con blancas y escogió la Italiana para sorprender a Carlsen, lejos de la Ruy López que tantas veces seleccionó en el duelo y que no le dio resultados.

El ruso tenía la presión sobre sus espadas pues un triunfo del noruego le permitía retener la corona y, además, sumaba antes de esta partida un negativo de tres derrotas sin victorias.

Con el abismo bajo sus pies y una clara inestabilidad en su juego que salió a flote tras la dura derrota de la maratónica sexta partida, el ruso no pudo complicar el juego y fue el campeón quien propuso la ruptura central con 19…d5!, en una posición con todo controlado.

Sin embargo, varias jugadas después, fue Nepo quien demostró que está lejos de su mejor nivel de juego, con un mal movimiento 23.g3 que hizo expresar a Anish Giri: “Ian quiere perder”.

Tras un intercambio en el que Carlsen dejó ir una torre por un caballo, el campeón comenzó el acoso contra el rey de Ian con su dama y caballo, en una posición con ventaja para sus piezas negras.

Tras un intercambio que incluyó también las damas, llegaron a un final de una torre por bando, con un peón de ventaja para Carlsen, pero con una amenaza por tener un peón pasado en la columna h.

La partida derivó en una lucha en la que Magnus empujaba por el flanco de rey y Nepo lo intentaba por el de dama, mientras los motores mostraban ventaja para el noruego.

Carlsen apostó su torre negra en la segunda fila, en plena tierra blanca, y entonces comenzó a mover al suyo de h hacia la coronación, mientras el ruso trataba de llevar su rey a territorio negro para ayudar o morir en el intento.

Poco a poco, el peón negro de h se acercaba inexorablemente a la octava fila mientras Ian trataba de inquietar a su rival con el paseo de su rey, a matar o morir.

A la altura de la jugada 45, Magnus “regaló” su torre a cambio de coronar y disponer de su dama, contra la torre blanca y un peón pasado en la columna, con un Nepo que batallaba por seguir con vida en el Mundial.

Pero nada podía hacer el ruso, quien terminó por rendirse ante la presión de Magnus y la inminencia de la derrota, con un estrechón de manos que confirmaba al noruego como Campeón Mundial.

Con un score de 7.5 puntos contra 3.5 en 11 partidas, con un resultado de cuatro victorias y siete tablas, uno de los mejores ajedrecistas de la historia mantuvo su corona, a la espera de un retador que lo saque del trono.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.