Seleccionar al equipo “Todos Estrellas” de un campeonato es una difícil y ardua tarea. En el béisbol esa misión se torna más compleja por la cantidad de estadísticas que lleva este deporte, muchas de ellas incomprensibles todavía para muchos aficionados.

Hacer una selección lo más justa posible dentro de una campaña muy ofensiva en que accionaron 16 conjuntos durante 75 desafíos y muchos de los atletas participantes se movieron por diferentes posiciones al campo, obliga a “sacudir” bien los numeritos para evitar despojos u olvidos, aunque estos nombramientos no pasan de ser una simple opinión personal sin carácter oficial alguno.

Play-Off Magazine acepta el reto y se aventura a elegir a los mejores bateadores en cada posición durante la etapa clasificatoria, así como los mejores lanzadores abridores (zurdo y derecho) en esa fase.

Antes, aclaramos que para ser elegible en cada posición los peloteros tendrán que haberse desempeñado allí al menos en 35 partidos de su equipo, por lo que es posible que algunos con buenos números queden fuera de las nominaciones y de la selección final.

TODOS ESTRELLAS OFENSIVO

Receptor

No fue común esta vez ver a los enmascarados produciendo mucho con el madero. Reconforta ver a figuras jóvenes como el holguinero Iván Prieto cumpliendo esas funciones en el elenco de Granma, donde pudo jugar en 52 partidos y aunque solo conectó un par de bambinazos promedió para 337 de average (Ave) y remolcó a 34 compañeros para el plato.

También tuvo una gran campaña el veterano Tigre Osvaldo Vázquez al sacar 14 pelotas del parque con 61 impulsadas con un average de 323, pero esta posición tuvo un rey indiscutido: Yosvani Alarcón.

El tunero volvió a regalarnos otra contienda productiva y en 296 veces al bate oficiales conectó 97 indiscutibles (328 Ave) con 15 cuadrangulares (quinto del campeonato) y 72 remolques (cuarto), además de ser el primero entre todos los jugadores que más veces impulsó el empate o la ventaja para su equipo con 23.

Primera base

Aquí hubo una explosión ofensiva de parte de la mayoría de los defensores de esta base, reservada a través de los años para grandes sluggers. Veteranos como Edilse Silva y Yunier Mendoza volvieron a tener buenas campañas, el holguinero Yeison Pacheco regresó por sus fueros al promediar para 323 con 13 vuelacercas y 58 empujadas, pero un cuarteto de lujo se robó el show: Daniel Pérez (CFG), Guillermo Avilés (GRA), Rafael Viñales (LTU), y Lisbán Correa (IND).

Pérez fue el único que jugó los 75 desafíos de su equipo y alcanzó un promedio al bate de 352; Avilés lo superó (371 Ave) y conectó 13 jonrones con 74 impulsadas; Viñales fue un poco más allá al exhibir un promedio al bate de 387 con 19 estacazos de vuelta entera y 66 carreras remolcadas; pero Correa fue toda una sensación en el torneo al llevarse los lideratos de cuadrangulares (28) y empujadas (82), además de el de las bases alcanzadas por hit (2.16) y slugging (692); por lo que a nuestro juicio, es el primera base más ofensivo de la temporada.

Segunda base

Varios camareros se destacaron este año con el bate en ristre. El experimentado Carlos Benítez (GRA) lo hizo muy bien (347 Ave, 6 HR, 59 CI), al igual que Jeison Martínez (MAY, 365 Ave, 7 HR, 49 CI) y el camagüeyano Humberto Bravo (380 Ave, 0HR, 41 CI), pero sin dudas una de las peleas más fuertes la entablaron el cienfueguero César Prieto y el santigüero Santiago Torres.

La Avispa calentó los bates al promediar para 363 Ave con 106 hits conectados (segundo), entre ellos nueve triples (líder), y 13 jonrones. Remolcó 56 carreras, fue el que más anotó en el campeonato (81) y el segundo en total de bases recorridas (179), pero el Elefante lo supera en toda la línea.

Prieto, además de imponer una marca nacional de 45 partidos consecutivos conectando de hit, fue el líder de bateo de la campaña (403), el primero en indiscutibles (128) y en total de bases recorridas (184), y segundo en anotadas (78), dobles (21), y triples (7), con siete cuadrangulares y 51 empujadas para redondear una temporada fenomenal.

Tercera base

En la “esquina caliente” también se destacaron varios exponentes. Llamó la atención el guantanamero Luis A. Sánchez con sus 364 de average, y las excelentes contiendas de Yordanis Alarcón (LTU), Adriel Labrada (SCU), y una vez más la de Jefferson Delgado (MTZ), pero hubo uno que no pudo ser superado por nadie en los principales renglones ofensivos: Pavel Quesada.

El cienfueguero fue el tercera base que más average dejó (376), el que más jonrones conectó (12), y el que más impulsó (63), así que aquí sobran las palabras.

Torpedero

Confieso que ha sido la posición más difícil de elegir. Tres candidatos se disputan el mérito y cada uno tiene lo suyo. Luis Vicente Mateo (CFG) es el de mejor promedio ofensivo (361 Ave), Alexander Ayala el que más cuadrangulares compila (10) y el que más impulsa (64), pero batea para 324 Ave y Yordan Manduley está equilibrado con 350 Ave, nueve jonrones, y 43 impulsadas.

En una dura disputa me inclino por el segundo que más dobles conectó en la campaña (21) y el único de los tres que está en el “top ten” de la serie en imparables conectados (97) y en carreras impulsadas (64): el camagüeyano Ayala.

Jardín izquierdo

En esta posición el “Gallo Mayor” Frederich Cepeda hubiera paseado la distancia, pero solo jugó nueve partidos al campo en toda la contienda y su candidatura vendrá en el puesto de bateador designado.

El villaclareño Yurién Vizcaíno tuvo una buena campaña con 306 de Ave, 11 bambinazos, y 49 carreras impulsadas con un equipo alejado de las primeras posiciones, al igual que el camagüeyano Loidel Chapellí, quien fue decayendo a medida que avanzaba el campeonato para concluir con 317 Ave, siete jonrones y 35 remolcadas.

El elegido es Raico Santos, quien a pesar de moverse por todas las praderas durante la temporada, fue en la banda izquierda donde se desempeñó más veces al jugar allí 35 desafíos. El Alazán compiló para 350 (246-86), sacó cuatro pelotas del terreno y trajo a casa a 50 compañeros.

Jardín central

Varios patrulleros centrales se destacaron este año en el cajón de bateo. Hombres como Yoan Moreno (ART), Alexander Jiménez (CAV), y Yuniesky Larduet (LTU) sobrepasaron los 320 de average; Leonel Moa (CMG) con un promedio de 302 Ave logró disparar siete cuadrangulares en su campaña consagratoria, y el santiaguero Yoelquis Guibert tuvo el mayor promedio ofensivo de todos al llegar a 362, pero solo conectó un cuadrangular y remolcó 28 carreras antes de partir a la Liga Mexicana.

El espirituano Geiser Cepeda con 354 Ave, ocho jonrones y 48 empujadas, descuella sin dudas como el más productivo de todos.

Jardín derecho

En esta pradera encontramos un poco más de ofensiva. El tunero Andrés Quiala pegó 87 imparables y dejó su promedio en 341, el más alto entre todos los contendientes, pero los 17 cuadrangulares que conectaron Yaser Julio González (PRI) y Denis Laza (MAY), los eleva como los principales candidatos.

El pinareño se cayó de los 300 (294 Ave) y empujó 53 carreras para dejarle el camino libre al Huracán, quien fue tercero en carreras remolcadas (74) y sexto en veces que impulsó el empate o la ventaja para su equipo con 20.

Bateador designado

Como es lógico esta función es reservada para grandes bateadores y en esta Serie Nacional sobraron los que tuvieron una buena campaña. El granmense Lázaro Cedeño (331 Ave, 11 HR, 50 CI), el capitalino Stayler Hernández (327 Ave, 7 HR, 64 CI), y el tunero Danel Castro (320 Ave, 6 HR, 34 CI), hicieron bien el trabajo, pero la batalla estuvo centrada entre otros dos veteranos.

Frederich Cepeda -en otra excelente temporada-fue líder en OPS (1.170), promedió para 369 Ave, sonó 10 bambinazos y remolcó 48 carreras para el plato, pero el ahora camagüeyano Yordanis Samón, quién dejó un average idéntico a él (369), lo superó por una nariz al conectar un jonrón más (11) y sobrepasarlo en 18 carreras empujadas (66)

Mejor lanzador derecho

Varios lanzadores diestros fueron muy efectivos este año en medio de una explosión ofensiva que dominó la temporada. El villaclareño Pablo Guillén (2.52 PCL), el espirituano Yuen Socarrás (2.63 PCL), y el pinareño Erlis Casanova (2.92 PCL); fueron los únicos que lograron permitir menos de tres carreras limpias cada nueve capítulos, sin embargo nuestro voto es para Frank Madan.

El camagüeyano lanzó para 3.30 de efectividad (séptimo) pero fue el serpentinero que más victorias acumuló (13), el que más lechadas propinó (5), el que más juegos completó (11), y el que más rivales ponchó (109).

Mejor lanzador zurdo

El único serpentinero de la llamada “mano equivocada” que está entre los primeros en los principales acápites es el tunero Yudier Rodriguez, por lo que su selección no tiene discusión alguna.

Segundo en lechadas propinadas (2), en juegos ganados (12), en juegos completos (7), y octavo en ponches recetados (67), son méritos suficientes para ganar esta distinción.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

¿Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad? Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.