Hace varios años ya que un accidente de tránsito acabó con la vida de quien fuera uno de los más talentosos lanzadores cubanos de su generación, Miguel Alfredo González, quien tuvo la dicha de pisar los terrenos de MLB y cumplir sus sueños, aunque fuera por un corto período de tiempo.

Un 23 de noviembre, pero de 2017, Miguel Alfredo dejó este mundo en su Cuba natal cuando apenas tenía 31 años, después de haber lanzado mucho tiempo en la isla, de alcanzar el equipo Cuba y de plasmar en los libros algunas apariciones en las Grandes Ligas con los Phillies de Philadelphia.

Durante su carrera en ocho Series Nacionales (2004-2012), el derecho acumuló 36 victorias y 30 derrotas, vio acción en 117 partidos, permitió 620 jits y le anotaron 250 carreras limpias.

En ese mismo tiempo, propinó 417 ponches y regaló 161 bases por bolas. Integró el equipo nacional y fue campeón de la Serie Nacional con La Habana en la temporada de 2008-09.

Para el recuerdo quedan todavía momentos gloriosas actuaciones, dentro y fuera del país, con su equipo provincial y el nacional.

La Mayor de las Antillas ganó con un jonrón de Despaigne el V Campeonato Mundial de Béisbol Universitario, en 2010, pero si la isla llegó hasta ese momento también se debió, en parte, a Miguel Alfredo, quien lanzó durante 9 innings y dos tercios. En aquel juego glorioso ponchó a 14 estadounidenses e hizo 153 lanzamientos.

Tampoco se olvida que tenía solo 22 años cuando abrió el juego final cuando la Habana ganó el título y registró otra soberbia actuación, con 113 pelotas para el home sin permitir carreras, reseña OnCuba.

“En la Serie 2011-2012 apenas trabajó 3,1 innings y eso fue lo último que hizo en Cuba. Fue suspendido por intentar huir de la Isla y estuvo casi dos años sin jugar. En ese período fue operado para extraerle espolones óseos del codo. Después, salió con rumbo a Costa Rica a principios de 2013, y más tarde fijó residencia en México”, añade la publicación.

Tras su salida, logró firmar y su debut en las Grandes Ligas fue con los Phillies en 2014, cuando firmó contrato de 12 millones de dólares por cuatro años en la organización.

El conjunto lo proyectaba como un segundo o tercer abridor. Sin embargo, su paso por la MLB se redujo a una sola temporada en la que participó en seis duelos, siempre como relevista, lanzó 5.1 entradas, ponchó a cinco bateadores, dio tres bases por bolas y tuvo una derrota. Sus contrarios le batearon nueve hits y le fabricaron cuatro limpias.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.