Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Unas breves palabras del director de los actuales subcampeones de la Serie Nacional, Miguel Borroto, han provocado una vez más la polémica en la pelota cubana, la enésima alrededor del experimentado mánager que no suele andarse “por las ramas” a la hora de opinar.

Sucede que, desde hace meses, Borroto se ha convertido en un mánager querido por muchos, pero también criticado por otros, debido a su vocabulario directo, que para algunos suena ofensivos en ocasiones.

En esta ocasión, el director de los Toros usó un diminutivo con cierto tufo “despectivo” hacia un joven lanzador de Santiago de Cuba que los dominó en su duelo particular, a quien llamó “pichercito”.

“Salimos a ganar y un pichecito, del que vemos que realmente lo hicimos pícher, el muchacho tenía 8 innings picheados y había dado 10 bases por bolas”, dijo el mandamás de los camagüeyanos y de inmediato saltó la discusión en las redes por su intención de disminuir la calidad del rival.

“El director del Equipo Cuba, una vez más, se refiere a un atleta contrario de una manera contraproducente, sin darse cuenta de que además de ser director de Camagüey, lo es también de todos los demás atletas indirectamente porque hasta el día de hoy, es el director de la selección nacional de las cuatro letras”, escribía en su post de Facebook la página Por La Goma, en el cual se generó un debate sobre la proyección de Borroto y su responsabilidad como figura pública del beisbol cubano.

“Como hombre del deporte le hubiera quedado más ÉTICO decir: ‘las palmas para el joven pitcher de Santiago, que sin resultados previos confundió a los bateadores de mi equipo y no pudimos producir’. Ser una figura pública entraña responsabilidades con nuestro actuar y debemos controlar todo lo que sale de nuestra boca”, respondía en el debate con un usuario de la página.

Mientras, otros han salido en su defensa, al exponer que solo se trató de una forma de expresarse, y que solo pretendía establecer la baja calidad del serpentinero rival, pero en su caso no es la primera vez que usa términos similares como forma de minimizar a atletas rivales.

Fue muy sonado cuando en una conferencia de prensa de la final de la Serie 59 en enero pasado, para muchos en las redes, se refirió igualmente de forma despectiva hacia el lanzador contrario, Yamichel Pérez, al llamarlo “zurdito”.

Además, en dicho momento, criticó duramente el trabajo del principal del juego y su manejo de la zona de strike, lo cual afectó, según el mánager, a su equipo que resultó derrotado. En aquel momento, se quejó de que el colegiado detrás de home cantó una zona muy amplia en favor del lanzador matancero Yamichel Pérez y que eso perjudicó a los camagüeyanos.

Sea como sea, el veterano estratega se ha convertido en blanco de críticas de muchos aficionados, y sin ánimo de establecer comparaciones personales, su figura ha sumado quizás una carga simbólica con reminiscencias de Víctor Mesa, quien fuera muy querido, pero también odiado y señalado en su paso por las Series Nacionales, como un hombre “polémico”, que no solía tampoco callarse, y que además protagonizó igualmente momentos controversiales.

Quizás estamos en presencia de uno de esos “antihéroes” -valga el término de la ficción-, de esos que suelen polarizar a aficionados deportivos en Cuba y en otros campeonatos del mundo.

Mantente actualizado por Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine