En los reportes sobre la visita de directivos de la Federación Internacional de Pelota Vasca a Cuba nada se menciona de una legendaria instalación que tuviera fama mundial, y que yace condenada al olvido en La Habana: el célebre frontón “Jai-Alai” o “El Palacio de los Gritos”.

Mientras en el intercambio con autoridades del Inder se menciona que “la pelota vasca necesita de Cuba”, en la capital de la isla la mole gigantesca, ruidosa un día, parece abocada a perecer.

En el diálogo entre las partes se habló de “la importancia de rescatar los frontones principales del país, propósito que no puede descansar sobre una de las partes, sino en un proyecto de desarrollo sólido y amplio que involucre a muchos actores y sea sostenible en el tiempo”, según Jit.

Julián García Angulo y Marta Lidia Ruiz Pérez, secretario general y vicepresidenta primera de la FIPV, respectivamente, fueron “informados sobre los avances en la rehabilitación del Frontón Guernica, en Cienfuegos, y de las obras en marcha en el edificio administrativo del Complejo de Canchas Raúl Díaz Argüelles, en la capital”.

Pero ni una palabra de “El Palacio de los Gritos”, quizá la más emblemática de esas instalaciones en el país, ubicada detrás del Hospital Hermanos Ameijeiras.

Hablamos de un lugar que merece ser rescatado. El Jai Alai fue llevado a Cuba por los vascos en el año 1898, pero no fue hasta el 7 de mayo de 1901 que nació el primer templo de la pelota vasca en el Nuevo Mundo, cuando se inauguró en La Habana el frontón Jai Alai en la famosa esquina de Concordia y Lucena.

¿Por qué el Palacio de los Gritos? Pues sencillo. Además del fragor de la competencia y las emociones propias del respetable, la gritería también estaba dada por las apuestas. Los corredores gritaban, el público también, entre ellos y a los jugadores, pues su dinero estaba en juego. Y el que no apostaba, gritaba simplemente de emoción. Un espectáculo inigualable.

Hoy, la ruina es lo que prevalece, definitivamente. Años de descuido y de imposibilidad de “pasarle la mano” por las ya sabidas cuestiones económicas o porque simplemente querría sepultarse su pasado, no han dejado más que un esqueleto.

Se habla mucho de una visita del directivo español a la Perla del Sur “para apreciar de cerca los trabajos en marcha con vistas a celebrar allí las copas del mundo de cesta punta para mayores y menores de 22 años”.

Todo parece indicar que no es prioridad para el 2022, pues se “profundizará en los trabajos en Cienfuegos y el Complejo Díaz Argüelles”, algo que deja fuera de la ecuación a “El Palacio de los Gritos”.

Quién sabe si su triste destino será, como tantas edificaciones ruinosas de La Habana, ser víctima de un derrumbe que lo sepulte para siempre, como esos tantos que han costado vidas humanas en la capital.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.