El talentoso peleador cubano Yunior Escobar, quien vive hace años en Estados Unidos, vuelve al octágono para defender su título de las Artes Marciales Mixtas (MMA), en la cual se desempeña como amateur, con grandes perspectivas de convertirse en profesional.

Yunior The Kid Escobar vivió gran parte de su vida en la Isla-no olvida su infancia en Regla, en La Habana-, pero se formó como peleador en Estados Unidos, a la par que enfrentaba los retos de los migrantes en un nuevo país.

En esta ocasión no será la excepción, pues el antillano viene de recuperarse de una lesión, pero no afloja en su preparación para el combate que acontecerá el 9 de julio, en el cual expone su título.

“Solo voy a estar entrenando dos semanas para esta pelea, pues estaba lesionado de mi tobillo y trabajando toda la noche manejando un camión”, contó a este medio.

“Estaré defendiendo el título en la promoción B2 Fighting Series en las 145 libras, el rival se llama Jeremy Henry. Es un kickboxista y creo que esta pelea va a hacer una guerra, pero sé que tengo la ventaja para ganarle ampliamente”, añade Yunior Escobar.

La suya es una historia de superación en toda regla, pues en Iowa, donde vive, trabaja para mantenerse y después maneja varias horas, en las que recorre cientos de kilómetros para entrenar, pese al agotamiento. Hay veces en las que ha pensado en rendirse, pero algo lo impulsa a seguir adelante.  

Yunior Escobar tiene ocho victorias con tres derrotas como amateur y algunas promotoras y también peleadores, le dicen que está listo para convertirse en un profesional de MMA -como esos de las grandes carteleras- pero él siente que necesita más experiencia antes de dar el siguiente paso, aunque para ello tenga que continuar por el camino más difícil.

“Prácticamente, no conozco una persona qué esté haciendo lo que yo hago. Trabajo, siempre estuve trabajando a tiempo completo, pero sin dejar de entrenar. Antes, mi Gym estaba cerca, quedaba a 10 minutos. Pero ahora, lo movieron a 55 minutos. Ahí entreno la lucha y algo de jiu-jitsu.

“Luego, hay otro gimnasio de boxeo al que voy, que queda como a una hora y 17 minutos. Y después voy a otro, como a dos horas y media de ida. Hay que tener ganas. Imagina trabajar a tiempo completo y después, manejar, como mínimo, dos horas diarias para entrenar. Salgo del trabajo y cuando manejo y llego al gimnasio, ya no tengo fuerzas: tengo que sacarlas del alma. Entreno en la noche”, nos contaba en una entrevista tiempo atrás.

Aunque Yunior emigró hace años, siente que representa a Cuba con cada pelea que libra.

“Siempre, lo hago representando a mi país, a mi Cuba. Son mis raíces, si no, no saliera con mi bandera. Soy cubano dondequiera que esté, y no me siento avergonzado. Me siento orgulloso de donde soy, de donde vengo y de haber salido de la nada y criarme sin nada, porque si no, no fuera el que soy”, dijo entonces.

Esta es la historia de un amateur cubano en las MMA que sueña con triunfar en UFC y levantar la bandera cubana sobre su cabeza.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.