La primera década del presente siglo en Cuba estuvo marcada por una cierta recuperación de la crisis económica vivida en el anterior decenio. En cuanto a la realidad beisbolera, varios sucesos marcarían pautas durante esos diez años.

Desde el 2000 en adelante, tres ediciones olímpicas verían como Cuba solo lograba coronarse en una de estas, algo que hablaba a las claras de que ya no seríamos más los claros dominadores en eventos internacionales.

Por otra parte, en esta década vimos nacer al Clásico Mundial de Béisbol, en el cual nuestro país se enfrentó a peloteros de Grandes Ligas. Tras una primera edición saldada con un subtítulo, se experimentó un retroceso en el segundo evento, en el cual se quedó por debajo de los cuatro grandes.

En cuanto a la competición doméstica, muchos coinciden en que quizás haya sido la última década en la que se jugó un béisbol de gran calidad. El éxodo de peloteros se agudizó durante estos años, pero aún quedaban varias figuras de nivel que garantizaban una buena calidad.

Entre los años 2000 y 2009, fue Santiago de Cuba el claro dominador, con dos coronas consecutivas de la aplanadora bajo el mando de Higinio Vélez en los años 2000 y 2001, para luego agregar otras tres coronas, esta vez con Antonio Pacheco como mánager y con una nueva generación de jugadores y algunos veteranos de dicha aplanadora que guiaron el equipo.

Otro conjunto que se destacó en esta etapa fue Industriales, que bajo el mando de Rey Vicente Anglada añadió tres títulos a sus vitrinas, mientras que Holguín y la antigua provincia Habana lograron coronarse por primera vez en los Clásicos Nacionales.

Como las décadas anteriores, damos un repaso por jonrones destacados que se pudieron presenciar en los playoffs de esos años.

Orestes Kindelán vs. Pedro Luis Lazo: Santiago de Cuba – Pinar del Río, Final, Cuarto Juego (2000)

Con el mismo equipo que había ganado el título nacional un año antes, Santiago de Cuba buscaba apoderarse de la corona por segundo año consecutivo. Con un juego sólido durante toda la temporada regular que los llevó a dominar la zona oriental, llegaron a una final con sabor a revancha ante unos pinareños que los habían vencido dos años atrás en la discusión del título.

En esta ocasión la historia fue completamente diferente. Los indómitos se llevaron el título por barrida basándose en las mismas armas que los llevaron a la victoria un año antes: una poderosa ofensiva que apoyó a Norge Luis Vera y Ormari Romero. El cuadrangular de Orestes Kindelán en el cuarto partido ante los envíos de Pedro Luis Lazo fue una muestra más del dominio de los santiagueros, que no dieron el más mínimo chance a sus rivales de turno.

Antonio Pacheco vs. Pedro Luis Lazo, Santiago de Cuba – Pinar del Río, Final, Quinto Juego (2001)

La Serie Nacional 40 tuvo como colofón uno de los momentos más espectaculares de la historia del béisbol cubano. Por segundo año consecutivo Santiago de Cuba y Pinar del Río disputaban el título nacional, con uno pativerdes que habían sido el mejor equipo del campeonato durante la temporada regular, por lo que parecía que en esta ocasión la final sería más peleada.

La realidad, sin embargo, mostró un panorama totalmente diferente. Santiago de Cuba se llevó nuevamente la corona, esta vez en cinco juegos. En el decisivo partido fue Antonio Pacheco quien puso la puntilla conectando un jonrón como emergente con las bases llenas tras estar varios días sin jugar a causa de una lesión. La poderosa ofensiva indómita nuevamente fue demasiado para el gran cuerpo de lanzadores de Vueltabajo. Santiago se convertía en el tercer equipo que lograba un tricampeonato consecutivo en Series Nacionales.

Ernesto Martínez vs. Ifreidi Coss, Holguín – Sancti Spíritus, Final, Séptimo Juego (2002)

Muchos recordarán la temporada de 2002 como una de las más sorprendentes de la historia. A la final del campeonato llegaron Sancti Spíritus y Holguín, dos equipos que no aparecían en los pronósticos de nadie para disputar el título.

La final fue una de las más espectaculares que se recuerden. Fueron necesarios siete partidos para definir el campeón y fueron los holguineros los que jugaron el mejor béisbol para llevarse su primera y única corona hasta el momento. El cuadrangular de Ernesto Martínez en el séptimo juego le dio una ventaja a su equipo que nunca más perderían para, de esa forma, llevarse la victoria.

Carlos Tabares vs. Vladimir Hernández, Industriales – Villa Clara, Final, Cuarto Juego (2003)

La temporada 2002-2003 vio como Industriales protagonizaba una de las actuaciones más dominantes de todos los tiempos en la pelota cubana. Bajo el mando de Rey Vicente Anglada, los azules de la capital pasearon la distancia durante la temporada regular con una marca de victorias que constituyó récord para las Series Nacionales hasta ese momento.

En la postemporada, el dominio de los capitalinos continuó, y se clasificaron sin problemas para la final en la cual enfrentarían a Villa Clara, el mismo rival que enfrentaron cuando habían ganado su anterior título siete años atrás. Nuevamente, fueron los leones los que se llevaron el gato al agua, esta vez por barrida. El jonrón de Carlos Tabares en el quinto juego puso cifras definitivas para que el título nacional regresara a la capital.

Rudy Reyes vs, Roidel Enríquez, Industriales – Villa Clara, Final, Segundo Juego (2004)

La temporada 2003-2004 vio como nuevamente Industriales y Villa Clara llegaban a la discusión del título. Los villaclareños se habían mostrado muy sólidos durante toda la temporada para dominar la zona oriental, mientras que los capitalinos sufrieron para clasificar a los playoffs.

Muchos pensaban que, ante este panorama, los muchachos comandados por Víctor Mesa podrían tomar desquite de lo ocurrido un año antes, pero la realidad fue bien diferente. Industriales nuevamente avasalló a sus rivales de turno para llevarse la corona, otra vez por barrida. El jonrón de Rudy Reyes en el segundo juego fue el puntillazo que definió los rumbos de esa final, que culminaría de manera espectacular en el Latinoamericano, con Enrique Díaz que decidió en el momento cumbre.

Alexander Jorge vs. Jonder Martínez, Santiago de Cuba – La Habana, Final, Segundo Juego (2005)

Tras cinco años sin poder acceder a la discusión de un título nacional, Santiago de Cuba soñaba con volver a la gloria. Para eso, cifraron sus esperanzas en Antonio Pacheco, quien asumió la dirección del equipo en la temporada 2004-2005 buscando esa corona que no conseguían desde el 2001.

Con un equipo que mezclaba jugadores con talento y algunos veteranos que sobrevivían de la época de la aplanadora, el Capitán de Capitanes demostró que aún había talento de sobra para buscar un nuevo título. Tras perder el primer partido ante La Habana, salieron con todo al segundo choque y muestra de ello fue el jonrón de Alexander Jorge para abrir el marcador y dejar claro que los indómitos no tenían otra intención que no fuera ganar. Seis juegos fueron necesarios para que nuevamente Santiago fuera el campeón del beisbol cubano.

Alexander Malleta vs. Ormari Romero, Industriales – Santiago de Cuba, Final, Sexto Juego (2006)

Una final de Serie Nacional disputada entre Industriales y Santiago de Cuba siempre será una garantía de espectáculo y la del 2006 fue justamente eso. Los indómitos llegaban con la intención de retener el título ganado un año antes, mientras que los azules buscaban la revancha tras la derrota sufrida en la 1999.

En esta ocasión fueron los muchachos de Rey Vicente Anglada los que hicieron mejor las cosas para obtener la corona número once de su historia. Alexander Malleta fue el hombre grande por la tropa capitalina durante toda esa postemporada, lo cual demostró en el decisivo sexto juego, con un jonrón de dos carreras que selló el triunfo definitivo.

José Julio Ruiz vs Deinis Suárez, Santiago de Cuba – Industriales, Final, Sexto Juego (2007)

La temporada 2006-2007 dejó claro el hecho de que en ese momento Industriales y Santiago de Cuba estaban por encima del resto de los planteles. Esto quedó demostrado cuando llegaron a la final por segundo año consecutivo.

En esta ocasión fueron los santiagueros los que hicieron mejor las cosas. Su poderosa ofensiva fue simplemente demasiado para el equipo de la capital. El jonrón de José Julio Ruiz en el sexto partido colocó cifras definitivas, para darle a la tropa de Antonio Pacheco un título más para sus vitrinas.

Ronnier Mustelier vs. Yunieski Maya, Santiago de Cuba – Pinar del Río, Final Cuarto Juego (2008)

Tras haber obtenido la corona un año antes, Santiago de Cuba afrontó la Serie Nacional número 47 con el propósito de dejar claro que era el rival a derrotar. Su poderosa ofensiva fue la clave de su éxito durante toda la temporada. Un Alexei Bell inmenso comandó una alineación donde todos aportaron para llegar a otra final.

Una vez llegados a dicha instancia, los indómitos se enfrentaron a un Pinar del Río que apenas clasificó para la postemporada, pero que una vez ahí mostró por qué es un grande. Pero al parecer los de Vueltabajo llegaron cortos de gasolina o, simplemente, los santiagueros eran demasiado superiores en ese momento. Los muchachos de la tierra caliente pasearon la distancia en esa final para llevarse el título por barrida. El jonrón de Ronnier Mustelier abriría temprano el marcador en el cuarto juego, para darle una ventaja a su equipo que nunca más perdería.

Ernesto Molinet vs. Yosvani Pérez, La Habana – Villa Clara, Final, Quinto Juego (2009)

En el béisbol hay un viejo refrán que dice que “cuando hay picheo, no hay bateo”. Esto se puso de manifiesto en la temporada 48 de la pelota cubana con el equipo de la antigua provincia Habana. Con una generación de brillante de lanzadores, el mánager Esteban Lombillo sabía que no necesitaba de mucha ofensiva para aspirar al título.

En la final enfrentaron a Villa Clara, que había jugado un excelente béisbol durante toda esa postemporada, pero que en esta instancia se quedaron cortos. Solo cinco juegos les bastaron a los vaqueros para llevarse el título. La puntilla la puso Ernesto Molinet en ese decisivo quinto choque para dejar fuera de combate a sus rivales de turno y de esa manera, darle el primer y único título a esa provincia, desaparecida.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.