No queda otra palabra más que increíble para describir la producción jonronera del cubano Leonys Martín en su campaña actual de la Liga de béisbol de Japón, en la cual suma 13 cuadrangulares en apenas 47 desafíos.

El último de estos lo conectó para ayudar al triunfo de 8-6 de los Marinos de Lotte sobre los Luchadores de Nippon Ham y de esta manera llegó también a 33 impulsadas en la campaña.

Lo sorprendente de todo no es que Leonys batee, sino que pueda conectar tantos vuelacercas cuando se conoce que no es el típico bateador de fuerza que saca pelotas para la calle con frecuencias. ¿Qué hace que sea una temporada tan especial?

Martín posee una cantidad baja de jonrones en toda su carrera, tanto en Cuba, como en el MLB, y una frecuencia de jonrones por veces al bate nada destacable, si tenemos en cuenta que siempre ha sido, más bien, un bateador con otras características.

En su carrera en Cuba, con Villa Clara, dio apenas 38 jonrones en cinco series, repartidos en 1329 veces al bate. Si sacamos cuentas, como promedio, conectaba uno cada 35.0 veces al bate, nada reseñable.

En su mejor campaña en cuanto a despachar pelotas, la 2008-2009, sumó 11 bambinazos en 244 VB, para dejar una frecuencia de 22.2, bastante aceptable pero que no nunca ha repetido hasta 2019 y 2020.

Tampoco fue un jonronero en MLB. En 9 zafras despacho 58 pelotas más allá de los límites en 2532, para uno cada 43.7 y su mayor cota la alcanzó en 2016 con Seattle, con 15 para la calle.

Pero en Japón se ha soltado a botar pelotas más allá de los límites, desde 2019. En esa temporada, se llevó las cercas 14 veces en 194 turnos, su segunda mayor producción jonronera en una temporada entre las tres ligas.

Lo llamativo es que su frecuencia subió repentinamente, a 13.85, muy superior a cualquiera que haya tenido antes. Pero si no fuera suficiente, el arranque de 2020 es, ligeramente superior, pues acumula 13 en solo 47 desafíos.

Al realizar un cálculo, los números arrojan que Martín bota una pelota cada 12.5 veces al bate, una muestra de que su poder ha despertado en tierras niponas, como para convertirse en un “bateador de fuerza”, en cuestión de par de años.

De hecho, al sumar ambas campañas, sumar 27 bambinazos en 357 turnos, y como promedio logra uno por cada 13.22, algo muy respetable para la liga que sea. Así que, mientras Leonys se mantiene como un peligroso toletero, disfrutemos de su rendimiento superlativo y aprestemos las gargantas.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine