Entre los más de 100 los antillanos que estuvieron en la temporada en MiLB, el conocido prospecto Miguel Vargas brilló por su descomunal actuación, algo que lo pudiera llevar a debutar con los Dodgers en 2022.

El hijo del mítico pelotero de Industriales, Lázaro Vargas, fue el mejor bateador de la isla en Las Menores, y se proyecta “para brindarle al conjunto otro jugador de posición de calidad para la próxima temporada”, de acuerdo con un análisis de Las Mayores.

El joven fue reconocido por la organización como Jugador de Ligas Menores del Año en el 2021 y según Juan Toribio, “los Dodgers pretenden seguir desarrollando a Vargas como antesalista, pero el joven también tiene la capacidad de jugar en la inicial, lo que le presentaría más oportunidades para debutar con el equipo grande en algún momento del 2022”.

Miguel Antonio Vargas terminó su año con un destacado rendimiento en Las Menores y un liderato importante en clase Doble-A, con lo cual reafirmó su enorme proyección y calidad.

La gran nota para él es que en Doble-A ocurrió un hecho histórico, al concluir como líder de los bateadores del circuito (Doble-A Central) con .320 de average.

Su desempeño esta temporada lo ha llevado a clasificarse como el sexto prospecto de la organización según MLB Pipeline (en 2021 fue el 14to) y después de que lo ascendieron de clase A+ hacia AA (clase más fuerte de prospectos), el hijo de Lázaro Vargas siguió rindiendo a un gran nivel. 

En 2019 había estampado una línea de .284/.353/.408/.761 en 236 PA que recibió en Clase A+ (54 juegos). En 2021, disputó 37 partidos cuando inició la campaña en el mismo nivel y logró la siguiente: .314/.366/.532/.898 en 172 PA. 

El aumento de poder era muy previsible. En 2019 soló conectó dos vuelacercas y en el inicio de esta campaña llevaba siete. También redujo en una pequeña porción el K% de 17.0% a 16.4%. 

A mediados de junio fue asignado a AA con Tulsa Drillers y allí Miguel siguió brillando: quedó quinto en promedio de bateo (.321) y acumuló el segundo mejor OPS de la liga entre los jugadores con al menos 300 PA (OPS .909).  

El dato: de todos los bateadores que conectaron al menos 100 hits en AA (Central) ninguno lo hizo en menos juegos que Vargas, pues el habanero sonó 105 imparables en 83 partidos, y el segundo que más rápido llegó fue Roy Morales, que acumuló 102 en 87 encuentros.  

Miguel Antonio Vargas es uno de los prospectos del béisbol cubano que tuvo su año consagratorio con el madero, al concluir con una línea ofensiva de .319/.380/.526/.906 en 542 PA y 120 encuentros (83 en AA y 37 en A+).

No sabemos si recibirá la gran oportunidad con los Dodgers en un futuro cercano, pero lo que sí está claro es que su calidad se multiplica cuando vemos que es un jugador multifuncional:  

Primer Base: 29 partidos

Segunda Base: 21 partidos

Tercera Base: 222 partidos 

Quién sabe si el 2022 sea su año consagratorio y puede debutar en Las Mayores con uno de los mejores conjuntos que hay en la Gran Carpa.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.