Se fue el primer mes de competencia en las ligas de novatos y, con él, comenzó la vida profesional de un número importante de jóvenes prospectos cubanos que inician un recorrido que puede llevarlos en poco tiempo al béisbol de Grandes Ligas.

Muchísimo talento joven se agrupa en tres torneos (Liga Dominicana de Verano, Liga de Arizona y Liga de la Florida) que se convierten en la puerta de entrada, fundamentalmente la liga radicada en Dominicana, de un largo camino al más alto nivel competitivo.

Desde el seis de junio muchos sueños echaron a rodar y de los que mejor se han adaptado a la nueva etapa en sus primeros días estaremos comentando hoy.

Primeramente hablaremos de José Nodal (5). Con solo 16 años de edad debutó en el 2019 en la Liga Dominicana de Verano. Su primer partido fue una joya de dos entradas completas en las que no permitió carreras o hits y regaló un boleto.

Desde entonces el lanzador zurdo cienfueguero ha venido creciendo, afectado por el año estéril del 2020, hasta llegar a un 2022 en el que se muestra con posibilidades reales de impulsar su carrera dentro de la franquicia de los Astros de Houston.

Nodal lanzó en cinco oportunidades durante su primer mes en la Liga de la Florida. Su efectividad es de 1.99 y en 22.2 entradas ha propinado 24 ponches y regalado solo siete boletos.

Su WHIP de 0.93 lo definen como un lanzador capaz de limitar las libertades de los bateadores contrarios para lo que se apoya en sus seis pies y tres pulgadas de estatura rellenos con 195 libras de peso.

El lanzador lidera, entre todos los cubanos que se paran sobre el box, en efectividad, Whip y victorias (4-1) mientras sus tasas de ponchado (26.4%) y de bases por bolas (7.7%) se ubican en el top 10% de su clase.

Le sigue en la cuenta regresiva el campocorto de la organización de los Marlins Yiddi Cappé (4). El jugador de 19 años de edad y natural de La Habana está en su segunda temporada (debutó en la Liga Dominicana de Verano en el 2021) y ya da señales claras de una mayor madurez entre los demás prospectos cubanos.

Mientras, en su primer año profesional necesitó 189 turnos para pegar dos cuadrangulares en su segundo ya tiene en su haber cinco con tan solo 87 comparecencias válidas.

Cappé, además, se encuentra entre los primeros en varios departamentos ofensivos entre los prospectos cubanos. Sus mejores marcas se ponen de relieve en jonrones (cinco, segundo), carreras producidas (19, segundo) y hits (24, tercero).

El campocorto está teniendo abundante tiempo de juego y con claridad los Marlins apuestan a su futuro en la organización mientras crece en la Liga de la Florida.

Entre todos los que han tenido actuaciones relevantes en junio es Lázaro Montes el de menor edad. Con tan solo 17 años fue firmado por los Marineros de Seattle en el actual período de firmas internacionales por 2.5 millones y se mantuvo en República Dominicana para su liga de verano.

Lázaro Yosmel (prospecto número 13 según MLB Pipeline en Seattle) no necesitó siquiera un turno al bate para incluirse junto a su compatriota Víctor Labrada (25) entre los primeros 25 prospectos de la prestigiosa granja de la organización de la costa oeste. No obstante, su labor en su primer mes como jugador profesional confirma el buen ojo de los evaluadores.

El joven jardinero de seis pies y tres pulgadas con 210 libras de peso generó con su ofensiva un OPS de 1.118 en los primeros 61 turnos válidos al bate. Cuatro jonrones, cinco dobles y tres triples son su producción de extrabases (12) que a su vez constituyen el 60% de los hits conectados.

Su porciento de boletos recibidos (15.6%) resulta excelente y si en algo tiene que trabajar intensamente es en reducir el 36.4% de turnos que terminan por la vía de los strikes.

¡Imaginen qué podría lograr de reducirlo si su promedio de bateo sobre bolas puestas en juego es de .515!

En el lugar dos entre los prospectos en la categoría Rookie en este primer mes de campaña se incluye uno con nombre bien conocido. De padre pelotero e integrante de equipos nacionales y a la par el mismo integrante de la selección nacional con muy corta edad, Loidel Chapellí Jr. ha asombrado a cuantos dedican minutos de su día a verlo jugar.

El camagüeyano fue firmado justo antes de iniciarse la campaña y desde su debut se ha encargado de despejar cuanta duda pudiera quedar sobre su rendimiento.

Dio hit en sus primeros nueve encuentros, luego de irse en blanco por primera vez regresó con dos cuadrangulares en el mismo partido, en el primer mes solo dejó de pegar imparable en dos de 16 encuentros y desde el dos de julio hasta el cinco conectó de jonrón en los tres partidos en que vio acción.

Su promedio ofensivo luego de 30 días del comienzo de la temporada era de .424 y su OPS de 1.331. Los cinco dobles y el triple conectado se agregan a los cinco cuadrangulares para redondear las herramientas que viene mostrando para la segunda franquicia con más jugadores cubanos en su sistema, los Medias Blancas de Chicago.

Chapellí Jr. es un bateador consistente (en las dos Series Nacionales en que participó promedió para .304 con siete jonrones y OPS de .857) que podría, una vez resueltos los temas de visado, arribar a los Estados Unidos antes de que termine el curso actual.

Y ahora es el turno del jugador que más ha impresionado en el mes inicial de la temporada en la clase Novato entre los prospectos cubanos y, de paso, entre los tantos jugadores que apuestan por esa primera salida al escenario en la Liga de Verano de Dominicana. Sandro Gastón, receptor de la granja de los Astros de Houston, lidera su liga en jonrones con siete y es segundo en OPS, tras Loidel Chapellí Jr. con 1.268 al cierre del primer mes de juego.

El fornido jugador (ya conocido entre nuestros lectores pues se ha incluido en el Top Cinco en las dos últimas semanas) no solo hace gala de la fuerza natural que le acompaña (16 de los 26 hits conectados son extrabases. Gastón anota 20 carreras, impulsa 21, recibe 10 bases mientras se poncha en 16 ocasiones y promedia para .377.

A sus 19 años cumplidos, el natural de Jovellanos deberá trabajar en la disciplina en el plato (su promedio sobre bolas en juego es de .438 dejando entrever el potencial a explotar), la paciencia para ver picheos (solo 1.892 por aparición en el home), y la defensiva (cinco passballs en 11 encuentros como receptor y tres errores en 10 partidos en la inicial) aunque esto último es bien natural que se desarrolle de forma más lenta.

Sandro, hermano de Sandy, lanzador de la franquicia de los Rays, ha empezado a fuerza de batazos a escribir su nombre en mayúsculas en el mundillo del béisbol y sin falta pronto empezará a rankearse entre los principales prospectos del negocio. Con un físico que recuerda al receptor boricua Jorge Posada el de Jovellanos tiene todo un mundo por recorrer.

La temporada continuará durante este mes de julio y hasta el 23 de agosto. Todos los jóvenes prospectos estarán puliendo sus herramientas y mostrando de que son capaces para hacerse de un camino expedito hacia el “Big Show”.

Desde aquí nosotros estaremos acompañándolos.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.