Aún no había terminado la postemporada del 2021 y tampoco sabíamos que la Serie Mundial sería entre los Astros de Houston y los Bravos de Atlanta, pero, en la mañana del 15 de octubre, Vladimir Gutiérrez ya había comenzado su preparación para la campaña 2022, la segunda de su carrera.

En su contienda de debut terminó octavo en la carrera por el “Novato del año” y eso hizo que las expectativas aumentaran para la próxima temporada. “Guti” se planteó un objetivo: mejorar sus resultados, por eso estuvo entrenando hasta siete días antes del comienzo del Spring Training.

Piensen lo siguiente: no es fácil pasar cinco meses trabajando fuerte para que después, cuando inicie el calendario regular, las cosas no salgan como esperas. El béisbol es como la vida: para alcanzar un resultado satisfactorio se necesita de mucho sacrificio. Para obtener el éxito debes pasar por buenos y malos momentos.

“Confío en mí y también en mi talento. A pesar de que no he tenido un gran arranque, sé que todo cambiará para bien”, comentó Gutiérrez a Play-Off Magazine. En la actual temporada, en sus primeras seis aperturas, tiene balance de 0-5, además deja una efectividad de 8.64 con un WHIP de 1.97. Evidentemente, las cosas no están saliendo como pensaba. 

Sí, ya conocemos la principal teoría para cualquier inicio inestable en esta campaña (Spring Training recortado y paro patronal) pero, algo más está sucediendo con el pinareño. Aunque, no debemos preocuparnos demasiado por la situación del vueltabajero pues ya hemos visto inicios así anteriormente, incluso, los vemos todos los años.

Desde 1901, esta es la decimonovena ocasión en que un lanzador abridor nacido en Cuba permite 26 carreras en sus primeros seis juegos iniciados arrancando una campaña. La última vez que había ocurrido fue con José Contreras en 2009. Será un reto para Gutiérrez terminar con buenos números. ¿Por qué? Por las probabilidades.

Solo el 15 por ciento (3) de esos 19 inicios de temporadas culminaron con buenos resultados generales al final de la contienda: dos de Luis Tiant (1971-74) y el otro fue de Mike Cuellar (1973). ¿Y si buscamos en la historia de los Reds? También es una anomalía mejorar el año después de un inicio de tal índole.

Son 24 las ocasiones en las que un lanzador de los Rojos permitió 26 carreras limpias en sus primeras seis aperturas de una temporada (dese 1901) y solo dos de ellas terminaron con temporadas por encima del promedio según ERA+:  Bronson Arroyo (2009-2010).

Al menos, el momento actual que vive la franquicia de Phil Castellini está jugando a favor del cubano.

Los Reds amanecieron el pasado miércoles en el sótano de la división Central de la Liga Nacional con un balance de (26-10). En los anales de la franquicia, solo habían tenido cuatro arranques tan flojos, el más cercano en 2018, temporada en la que terminaron perdiendo 95 choques.

El equipo de David Bell está en una reconstrucción después de que en la pasada temporada baja canjearon a Eugenio Suárez y Jesse Winker (fueron a los Marineros). También, no licitaron a Wade Miley (lo firmaron los Cubs) y, por último, no pudieron retener a Nick Castellanos (fue a los Filis).

En este 2022, los Rojos tienen 80.2 IP de lanzadores con 25 años o menos, la séptima cifra más alta de las Mayores.  El promedio de edad de los serpentineros de Cincinnati es de 27, el segundo más bajo en este 2022. Para ponerle la tapa al pomo, sus abridores han perdido 19 juegos y esa es la mayor cifra del Big Show junto a los Nats. Por eso, deberán tener paciencia con los serpentineros más jóvenes.

Pero aún no llegamos a la conclusión que queremos: ¿Qué está saliendo mal para el antillano? ¿Qué debería cambiar? Comencemos por el primer paso: miremos detenidamente su repertorio. El derecho está dependiendo de cuatro lanzamientos en este 2022 y los dividiremos por sus características:

Recta de cuatro costuras: Lance rápido

Slider y Curveball: Lanzamientos rompientes

Cambio: Lanzamiento fuera de velocidad

El fastball (lanzamiento rápido) nunca ha sido la mejor arma de Gutiérrez, incluso, varios reportes cuando estaba en MiLB (Ligas Menores) decían que no tenía suficiente movimiento. Aun así, sigue siendo el envío que más utiliza, aunque bajó el porciento del uso de una campaña a otra. Miremos como le ha ido:

Recta de cuatro costuras            %  USO            BA             SLG         Whiff%      Put/away%

2022                                             49.9%               .291           .727         11.5%           12.5%

2021                                             47.2%               .315            .569        14.1%           14.4%

BA: Promedio de bateo en contra/ SLG: Promedio de bases totales en contra/ Whiff%: Porciento de fallas de swing/ Put/Away%: Por ciento de lanzamiento en dos strikes que termina en ponche.

Como observamos en los datos anteriores, le han conectado con más fuerza a su fastball y se incrementó el SLG en .158 puntos. Si eres amante de las estadísticas subyacentes pues deberías saber que también aumentaron. Su xSLG fue de .512 a .544 y el xwOBA de .373 a .403, así que ha corrido con algo de suerte. Esperen, su fastball en 2021 registró 12 HR (jonrones) y en este 2022, ya lleva la mitad cuando ha lanzado 622 rectas menos.

Aquí viene el otro problema: los rompimientos no están cumpliendo con el objetivo, principalmente el slider. El slider fue su mejor envío en 2021, entre todos sus lances, y fue el que registró más whiff% (37.8%) y put away % (24.2%); también el que menos wOBA permitió (.293). En lo que va de campaña, disminuyó su uso en un 4.2% (de 22.7% a 18.5%), también, el whiff% decayó (de 37.8% a 27.7%) junto al put away%  (24.2% a 20.0%).

En resumen: La curva y el cambio han sufrido un castigo similar al de su recta y el slider. A eso, súmenle que ha estado batallando con el control. Su tasa de BB% (14.8%) está entre las siete más altas del viejo circuito y ha sido 6.1% superior al BB% de la media.

“El principal problema es que me ha costado un poco hacer los ajustes y eso ha hecho que la localización de los picheos no sea la mejor. El slider es el lanzamiento que más me está costando localizar. El pitching coach del equipo ha trabajo en cambiar cosas de mi mecánica, desde entonces, los resultados no están siendo los mejores”, nos dijo.

Vladimir también está trabajando con un entrenador de picheo puertorriqueño (Héctor Berrios), quien lleva muchos años ejerciendo la profesión en Ligas Menores y también ayudó al cubano Ronald Bolaños en sus inicios. Para Gutiérrez, ha sido un gran mentor y el hombre que lo ayudó a cumplir su sueño: la firma con una organización de MLB.

Es temprano, incluso la temporada no ha llegado ni al día de los caídos (30/5), pero, lo mejor que puede ocurrir para el nuestro es que se reencuentre con éxito lo más rápido posible. “Estoy seguro de que las cosas cambiaran para bien: yo siempre me mantengo muy positivo”.

El protagonista de este análisis se sobrepuso a una sanción por uso de sustancias para mejorar el rendimiento, también, logró debutar y consolidarse en 2021. Ahora, necesita desmentir aquello de que “el segundo año casi nunca es bueno”. Será un gran reto, pero, para Gutiérrez, nada es imposible.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.