Vladimir Gutiérrez se emociona cuando habla de sus primeros pasos en el béisbol. Nos recuerda que cada tarde, cuando su padre viraba del trabajo, jugaba con él pelota callejera (el llamado “taco” en Cuba).

El lanzador de los Rojos de Cincinnati fue una grata sorpresa para el béisbol cubano en el año 2021, pero más que eso, es otro ejemplo de todo el sacrificio que hace un jugador cubano para triunfar en la Gran Carpa.

“Cuando llegué a la edad de 10 años comencé a entrenar de una manera seria”, cuenta “Gutty”, quien, con mucho esfuerzo y trabajo, se recuperó de los errores que cometió en el pasado para llegar a Grandes Ligas.

“En la categoría 11-12 jugamos en un torneo en Consolación del Sur donde eligieron a los mejores peloteros para la EIDE (Escuela de Iniciación Deportiva Escolar) y en ese momento no quise ir porque no me gustaba estar becado”, recuerda Vladimir Gutiérrez.

Después de tomar la decisión de no ir a la EIDE estuvo varios años fuera del béisbol organizado, pero su amor por el juego persistió además de su pasión por la pelota callejera.

“Después de que pasó un tiempo, varios de mis amigos, entre ellos Randy Arozarena, me convencieron de reincorporarme a jugar béisbol organizado y fue en la categoría 15-16 cuando decidí asistir a la beca. Mi primer año en la EIDE no fue bueno, me fui con un balance de 0-5, después en el segundo comencé a mejorar”, explica.

Su potencial y talento fueron sobresaliendo rápidamente en las edades juveniles y allí fue cuando obtuvo su primera experiencia con el equipo de Cuba. “En mi último año en los juveniles me llevaron al equipo Cuba sub-18 y quedamos bronce en el Mundial de Taipei de China”, recuerda.

Con un historial respaldado por buenos resultados, el debut en la Serie Nacional se acercaba. Antes de que recibiera la gran oportunidad, el entrenador de picheo del equipo Pinar del Río, Raciel Sánchez, le dijo a Vladimir Gutiérrez que podía ser el novato del año, pero el joven no se lo tomó en serio.

Unos meses después lanzó en su primera campaña en la Serie Nacional y allí dejó una efectividad de 3.90 en 67 entradas con un balance de 5-5 con dos juegos salvados. También fue elegido Novato del Año por delante de Cionel Pérez y Liván Moinelo.

“La Serie Nacional representó mucho para mi carrera, especialmente jugar con uno de los equipos con más historia dentro de Cuba. También, algunos veteranos del equipo me ayudaron mucho porque siempre me estaban dando consejos. Por último, en la Serie pude representar a mi barrio y a mi familia, especialmente a mi papá”, cuenta.

En su segunda temporada en el béisbol cubano lanzó solo 51 innings y un tercio antes de recibir la oportunidad de participar en la Serie del Caribe en San Juan Puerto Rico en el año 2015, evento en el que Vladimir tomó la decisión más importante de su carrera.  

“Salí de Cuba por muchas mentiras que me dijeron, entre estas, me prometieron una casa que jamás me dieron. Pero nada, yo también quería probar mi talento en el mejor béisbol del mundo y gracias a Dios aquí estoy”, ratificó el lanzador.

Como casi todos los peloteros antillanos cuando emigran de la isla, pasó por momentos muy complicados para poder firmar con un conjunto de Grandes Ligas. En el caso de Gutiérrez, vivió algunos de los instantes más complicados de su vida.

“Fue un proceso difícil, después de que me quedé en Puerto Rico me fui hacia Estados Unidos y de allí, a México. En tierras mexicanas estuve varios meses y me mantuve entrenando la mayor parte del tiempo. Al principio extrañaba mucho a mi familia, incluso me decía a mí mismo: ¿Por qué me quedé? Pero en el fondo sabía que había dado el paso y que era por un futuro mejor, no solo para mí, también para mis familiares”, explica.

Después de varios meses en México, Vladimir Gutiérrez pudo obtener su carta de agencia libre, pero aún, la firma en MLB demoró mucho tiempo.

“Los scouts no me querían ver a México porque estaba en un barrio donde había mucha violencia. La única opción que tuve fue cruzar la frontera, pero allí me detuvieron porque pensaron que me habían deportado de los Estados Unidos. Después de que me pasé una semana preso en la frontera todo se esclareció y pude regresar a suelo americano”, recuerda.

Cuando Vladimir llegó a Estados Unidos, se encontró con uno de los profesores más conocidos por peloteros cubanos, Miguel Valdés, pero las cosas con él no salieron como pensaba.

“Miguel nunca me presentó muy bien. Me dio una preparación buena, pero nunca me bajó la carga, no sentía que estaba rindiendo al máximo. Al ver que no me salían las cosas como esperaba tuve que cambiar de entrenador y mi agente me presentó a Héctor Berrios, uno de los mejores pitching coach que hay, además de que tiene 30 años de experiencias en MLB”, dice.

Con Berrios las cosas le fueron mejores al pinareño, quien pudo encontrar el éxito rápidamente y logró el gran sueño.

“Héctor me dijo que estaría aumentando mi velocidad en una semana y así fue. También me cambió mi mecánica y me ayudó a pensar mejor en el montículo. Pasé tres meses trabajando con fuerte y después de siete showcase me llegó la firma con los Rojos”, dice.

En agosto del 2016, los Rojos firmaron a Gutiérrez por $4.75 M y el sueño se hizo realidad, después de escapar de un hotel en Puerto Rico, pasar la frontera de México en dos ocasiones y en una de estas quedar retenido.

Pese a las dificultades y la lejanía de sus familiares, todo el resultado se recompensaba en esa firma, aunque sería otro gran reto para el “Gutty”.

“El paso por las Ligas Menores no es para nada sencillo, primero tienes que adaptarte a una nueva forma de vida, después a un béisbol de mucho nivel y tercero, al papel que te asignen y a mí me pasaron de relevista para abridor. Recuerdo que en mi segundo año en las MiLB me subieron para AA y en la primera mitad de la campaña tenía 0-8 de balance y no estaba lanzando bien. Berrios me dijo que localizara mis picheos y que trabajara bien con el control. En la segunda parte del campeonato gané nueve juegos seguidos”, cuenta.

En medio del año 2020, cuando MLB se preparaba para jugar una temporada de 60 juegos a causa de la pandemia, se dio a conocer que Gutiérrez dio positivo a una sustancia prohibida y eso lo hizo perderse toda la campaña.

“Fue un momento muy complicado, me afectó mucho y realmente las primeras semanas me daba pena hasta mirar a las personas que me conocían. Pero un gran amigo, Yuniesky Maya, me dio varios consejos y me decía que siempre debía tener la cabeza en alto y la seguridad de que todo estaría bien”, recuerda.

“Mi mujer me ayudó mucho también, me daba la fuerza para levantarme cada día a entrenar con más ganas porque quería tener un gran regreso. Maya estuvo conmigo en Miami y me ayudó a mantenerme en forma en todo ese tiempo inactivo”, expresa.

El 26 de septiembre el equipo lo localizó y le dijo que se preparara para ir a una liga de Arizona donde estaría lanzado varios juegos, después de allí le dieron el permiso para jugar en la LIDOM (Liga Dominicana de Béisbol Profesional).

“Me hacía mucha falta lanzar, la LIDOM me ayudó mucho porque demostré que estaba listo para retos mayores. Gracias a Dios el 2021 fue un año genial”, manifiesta.

En el pasado Spring Training lanzó siete innings en blanco, después lo enviaron para AAA para completar más volumen de entradas hasta que le llegó la gran oportunidad el 26 de mayo.

“Fue una historia increíble, había lanzado para una efectividad de 2.65 en tres salidas en Triple A y sentía que estaban a punto de subirme. Ese día fue un lunes y mi mujer tenía que viajar para Lousville desde Miami; le dije que me iban a subir para las Grandes Ligas cuando ella llegara: ¡El presentimiento no falló!”, dice Vladimir Gutiérrez.

“Estaba esperando a mi mujer en el aeropuerto cuando me llamaron para decirme que el martes no lanzaría en Las Menores y que lo haría en Chicago contra los Cubs. Me costó asimilar todo lo que había pasado en tan corto tiempo, no hacía un año que estaba sancionado y en ese momento era parte de una rotación en MLB, son las cosas de la vida”, confiesa.

La suerte es grandiosa y a pesar de las cuotas que se deben pagar para triunfar en el béisbol, la recompensa siempre será maravillosa. A “Gutty” lo subieron para lanzar solo un juego y después de trabajar en cinco entradas admitiendo una carrera contra los Cachorros, debían bajarlo, pero en la rotación faltaban varias piezas importantes como Wade Miley y lo dejaron por más tiempo.

“Si no hubiese aprovechado mi oportunidad me hubiesen bajado al otro día, pero gracias a Dios todo salió bien”, afirma Vladimir Gutiérrez.

 En las primeras 16 salidas se combinó para una efectividad de 3.68 con un balance de (9-4) en 93 innings. Pero para Vladimir lo bueno está escrito y lo malo se mejora. A la hora de hacer un balance de su primera campaña hace hincapié en sus últimas seis aperturas, en las que permitió 23 carreras en 21 episodios.

“Creo que al final me cansé un poco y el año antes sin lanzar me pasó factura. Por eso en esta temporada muerta comencé con la preparación lo más temprano posible (15/10) para que lo que ocurrió no vuelva a pasar. Mi objetivo para la próxima campaña es mejorar la actuación del año 2021 y llegar a 200 entrada lanzadas por primera vez”, expresa.

“Quiero darle muchas gracias a todas las personas que me siguen de todo el mundo, especialmente a mi gente de Cuba. Les deseo muchas bendiciones y esperemos darles muchas alegrías para 2022”, afirma.

Vladimir Gutiérrez se equivocó en algún momento de su vida, como lo hacen todos los seres humanos, pero siguió entregándose en cuerpo y alma al béisbol para lograr su meta. Quizá su carrera en el alto nivel del béisbol mundial recién comienza y todavía le queden muchas cosas por venir; quizás, sea el próximo abridor estrella de Cuba en el Big Show.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.