Los aficionados cubanos al béisbol, todavía muchos pese a la abundante trasmisión de fútbol del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), quedaron sorprendidos y frustrados esperando las transmisiones de la Serie Mundial de MLB -aunque fuera de forma diferida como el pasado año-, sobre todo, después de haber trasmitido algunos juegos de la postemporada.

No hubo ni juegos ni explicación alguna. No fue hasta el 5 de noviembre que se pudo ver un pequeño resumen de la misma junto a otros de las ligas mexicanas y dominicanas. Para la mayoría de los seguidores esto fue una burla y una total falta de respeto.

Por qué no se transmitió en vivo la Serie Mundial, según Pavel Otero

Imagino que hubo razones muy poderosas para lo que sucedió y, a lo mejor por la índole de las mismas, no pueden ser reveladas en estos momentos. Se sabe que nuestras relaciones con Estados Unidos son muy complicadas y el béisbol no es ajeno a estas. No obstante, el pueblo merecía que se le dijera al menos algo. La bola esta en el campo de la televisión, porque las autoridades deportivas no han tenido parte en esto.

Mientras esto pasa con la pelota, las de fútbol se convierten en algo recurrente y a veces ridículo. Son tres o cuatro partidos diarios, películas sobre el tema e, incluso, se transmiten desafíos de conjuntos que representan a lugares que gran parte de la afición n siquiera conocen de dónde son.

¿Los grandes jugadores son buenos directores de béisbol?

Hace varios años, uno de los directivos del ICRT declaró que se transmitiría cada vez más fútbol en pos del desarrollo de ese deporte en nuestro país. Pero el resultado ha sido que nuestro balompié no mejora y que hemos visto, en muchas ocasiones, el espectáculo de jóvenes desfilando por nuestras calles con banderas alemanas y españolas.

Tendremos de nuevo que preguntar, ¿por qué? Esperamos que, por respeto a la enorme afición del pasatiempo nacional, alguien se digne a ofrecernos una explicación.