Uno de los primeros cubanos en Grandes Ligas después que el profesionalismo fuera abolido en Cuba, el lanzador René Arocha, compartió una foto en su cuenta de Facebook con un texto que recuerda un momento inolvidable: la visita a otra estrella del picheo cubano, Euclides Rojas, durante la estancia de este en la Base Naval de Guantánamo tras ser atrapado en un intento de saluda ilegal.

Durante aquellos duros momentos, Arocha y otros peloteros, así como artistas de talla mundial, acudieron a la Base Naval, en el extremo oriental de Cuba, en donde Euclides estuvo retenido durante varios meses antes de llegar a Estados Unidos.

“Corría el año 1994, el éxodo de los balseros cubanos, cuando me entero de que entre ellos está Euclides Rojas, mi amigo de toda la vida. Yo estaba en ese momento en medio de la temporada jugando en San Luis, pero terminando esta se organizó un grupo de personas de Miami para visitar Guantánamo”, cuenta René Arocha, quien fuera atleta del equipo Cuba e Industriales por mucho tiempo antes de convertirse en el primero en abandonar un equipo nacional en eventos extranjeros, un hecho que impulsó a muchos que lo harían después de él.

Euclides, otro famoso pelotero cubano, dejó números más que respetables con Industriales, con los cuales salvó 90 juegos, ganó 59 partidos y ostentó un promedio de efectividad envidiable de 2.93. Pero los años noventa eran duros, y Euclides emigró de la isla en una balsa, en 1994.

Fue una odisea en toda regla su escape, que incluyó cinco días en el mar, y luego seis meses en la Base Naval de Guantánamo, porque los atrapó la guardia costera norteamericana, casi llegando a Cayo Hueso.

A solo 5 millas, en su viaje, el motor de la lancha dejó de funcionar. “Lo más alarmante era que más de un niño iba a bordo, era un desafío cara a cara con la muerte. Ante los avatares encontrados tan pronto, varios de los hombres comenzaron a remar y a remar, en muestra desenfrenada de supervivencia. Uno de ellos era Euclides, que esta vez cambió guante por remos”, escribió Carlos González en Glorias del Béisbol Cubano.

El industrialista y compañía llegan a la Base Naval de Guantánamo el 25 de agosto de 1994, justo cuando era su cumpleaños 30, y hasta allí llegó Arocha con otras estrellas de la pelota cubana y hasta extranjeros.

“Entre estos estaban Cookie Rojas destacado pelotero cubano el cual las nuevas generaciones de cubanos no conocen. También en esa comitiva fue Tany Pérez otra estrella cubana del beisbol; Rubén Sierra, estrella del beisbol de Grandes Ligas, puertoriqueño”, añade el lanzador que actuó en MLB, en una publicación que ha levantado el cariño de muchos por su gesto hermoso de ir a visitar al amigo en desgracia.

No fueron pocas las leyendas que se presentaron aquel día, pues no por gusto en el 2000 los Cincinnati Reds retiraron oficialmente el número 24 en honor al inicialista Atanasio “Tany” Pérez, elegido al Salón de la Fama de Cooperstown, y quien fue parte de”La Gran Maquinaria Roja” de Cincinnati; o el caso de Octavio “Cookie” Rojas, de carrera destacada en MLB.

Además, durante su estancia allí, pasaron incluso íconos musicales del exilio cubano como Willy Chirino, Gloria Estefan, y el toletero José Canseco, aunque fueron las visitas de Canseco y de Arocha, según Carlos González, las aceleraron el “golpe de suerte que estaba por llegar. Casi medio año permaneció en esa Base Naval, hasta que arriba a los Estados Unidos el 15 de febrero de 1995”.

“Todos nos juntamos e hicimos el viaje a Guantánamo Bay donde compartimos una linda jornada con nuestros compatriotas y para mi reencontrarme con Euclides fue algo grande para los dos. No se permitían las visitas dentro de las carpas donde ellos estaban, pero yo me colé, cómo no lo iba hacer, si yo quería ver cómo vivían mis hermanos”, concluyó Arocha.

Unidos por el béisbol, la migración y la vida, Arocha y Euclides vencieron esos retos que enfrentan los cubanos para llegar a MLB e intentar triunfar. Ellos inspiraron a muchos que, aunque no alcanzaron la Gran Carpa, se vieron reflejados un día en el espejo de estas dos glorias del béisbol cubano. Aquel día, René demostró su condición humana más allá de los terrenos en donde labró su leyenda.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine