Después de dos años en los que el deporte de la enseñanza superior se ha visto detenido por la pandemia en Cuba, los estudiantes de ocho facultades de la Universidad de La Habana vuelven a los terrenos.

En los predios del estadio universitario Juan Abrantes (SEDER) han jugado generaciones de estudiantes de la casa de altos estudios habanera. El deporte, como pieza fundamental en la recreación de los cubanos, pero sobre todo en la de los universitarios, es más que eso, es una pasión que une facultades, carreras, y los atletas defienden sus colores a capa y espada.