En medio del inmovilismo que trajo la pandemia de COVID-19, el equipo Lube Civitanova acerca a sus jugadores al público, mediante diálogos en vivo en Instagram, bajo el hashtag #CAMPIONIDACASA. Una de sus grandes estrellas es el central cubano Robertlandy Simón, quien respondió a varias preguntas en las redes sociales.

El voleibolista cubano habló sobre diversos temas relacionados con su vida personal y su carrera deportiva. Ante la pregunta de si jugaría con la selección italiana si pudiera, respondió: “No lo creo, no lo siento mío. Si tuviera que elegir un equipo nacional diferente al mío, preferiría uno que no ganara nada, se convertiría en un desafío mucho más divertido”.

El antillano recordó la derrota ante Brasil en la final mundial de 2010, en la cual enfrentó a su actual compañero de equipo, Bruno Rezende, con “un equipo muy joven, pero jugamos sin miedo y sin nada que perder”.

Instalado como uno de los mejores jugadores del galardonado conjunto italiano, Simón ha abierto ya dos restaurantes en Civitanova y respondió que, incluso, existe la posibilidad de que se quede a vivir allí una vez termine su carrera, porque “es un lugar agradable y me gusta la gente”.

Robertlandy contó que no fue su compañero de equipo, el también cubano Osmany Juantorena, quien lo convenció de firmar por Lube, sino Matteo Carancini, el gerente del equipo, quien llevaba un tiempo intentando convencerlo. “El campeonato italiano es el mejor del mundo, los aficionados son fantásticos”, dijo.

Con él en la nómina, Juantorena y el otro cubano del conjunto, Yoandy Leal, Lube ganó el Mundial de Clubes de voleibol masculino.

Pese al aporte de sus estrellas, Simón destacó que el colectivo es fundamental en un deporte como el voleibol. “El nuestro es un deporte de equipo, sin un grupo no se gana. No es suficiente ser un buen jugador, si no te unes a la “familia” no ganarás”.

El antillano se atrevió a designar un equipo ideal, repleto de increíbles jugadores, entre quienes incluyó a sus dos compatriotas: Sokolov, Bruno, Juantorena y Leal; en el centro Lisinac-Muserskiy y como líbero Grebennikov.

Además, explicó sobre el porqué volvió a competir por la selección nacional de Cuba, y del deseo de ir a unos Juegos Olímpicos.

“Me gusta regresar a casa y ayudar a mi equipo nacional. Tienes a tu gente a tu lado, es cierto, no hemos ganado ni calificado. Cuando en el futuro este joven grupo tenga la oportunidad, la gente estará feliz”.  

Incluso, habló sobre un gesto característico suyo: hacer girar la bola sobre un dedo.

“Cuando era niño, mis padres jugaban al baloncesto. En la selección cubana hubo un jugador que lo hizo. A partir de ahí lo intenté y aún permanece”.

Tampoco faltaron referencias a su madre, cuando habló sobre por qué nunca da un desafío por perdido.

“Mi madre nunca se rindió cuando jugaba baloncesto”.

Corona del Mundial de Clubes de voleibol masculino

En 2019, apoyados en el aporte de los cubanos, el equipo italiano Lube Civitanova dominó 3-1 al Sada Cruzeiro Volei de Brasil, y ganó la corona del Mundial de Clubes de voleibol masculino que terminó en ese país sudamericano.

Los cubanos Yoandy Leal y Osmany Juantorena capitanearon al Lube con 20 unidades en la final, para sellar la victoria en cuatros parciales, con tanteadores de 25-23, 19-25, 31-29 y 25-21 para darle a ese club su tercer laurel en estas lides.

Junto a Leal y Juantorena brilló también el antillano Robertlandy Simón, para redondear una faena sobresaliente de los nuestros, que ayudaron a que Civitanova copara practicamente el equipo todos estrellas del evento.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine