Más de una década separa la última actuación del “Ruso” Michael Sánchez con la selección antillana de voleibol.  Por eso, cuando en días recientes dieron el listado de la preselección nacional y su nombre apareció entre los convocados, muchas fueron las reacciones al ver nuevamente a un jugador tan querido por la afición cubana.

Michael sintió que se había quedado debiéndole algo a la camiseta de la isla. Durante varios años lo pensó, era una idea constante, hasta que, en el 2019, las negociaciones que sostuvo con la Federación Cubana dieron sus frutos: iba a cumplir su deseo de regresar.

Todo parece indicar que, finalmente, debutará en el 2022, tres años luego de haber recibido el permiso, pues otra lesión, factor que lo ha alejado de las canchas en más de una ocasión, le hizo posponer su sueño.

Pero en esta ocasión, ya se encuentra entrenando en la escuela nacional junto al grupo preseleccionado. Sobre esto y otros temas, conversó el “Ruso” Sánchez con Play-Off Magazine.

¿Qué sientes, después de tantos años, tras volver a ser llamado por la selección?

Creo que es un sueño hecho realidad, porque realmente estuvimos mucho tiempo añorando esto. Ya Robertlandy Simón lo hizo posible con los torneos en los que pudo participar después del 2019, cuando tuvimos negociaciones con la Federación Internacional. Es un sentimiento bien grato volver a representar el país donde nos formamos y crecimos como personas y atletas.

¿Cómo te han recibido los compañeros de equipo y cómo ves la dinámica del grupo?

Los muchachos me han acogido bastante bien, dentro del poco tiempo que llevo entrenando con ellos. Ya intercambié un poco de experiencias con Adrián Goide en la misma liga brasileña, igual que con Miguel Ángel López: compartimos, jugamos en contra, hablamos un poco. Con Yonder García también, que en el tiempo en el que aún estaba en la preselección en nuestra generación, estaba iniciando en las categorías de base.

Son muchachos jóvenes, bastante amigables, extrovertidos, aprecian nuestra presencia ahí y realmente se los agradezco, porque pensé que como éramos de distintas generaciones, me iba a sentir como un extraño. Ese es su grupo: tengo que incorporarme y que confíen en mi trabajo y en lo que he logrado en todos estos años.

¿Cómo ves la preparación de cara al Mundial y a la Challenger Cup? ¿Tienes todas las condiciones para entrenar?

Tenemos varios torneos que nos van a ayudar mucho a llegar en forma física al Mundial, que es una de las competiciones más importantes, porque está la Challanger Cup también, en la cual habrá un grupo fuerte y necesitamos tener un buen desempeño, y si pudiéramos clasificar, mucho mejor. El trabajo está enfatizado en conformar el grupo, que es lo que más cuesta trabajo en un equipo, entrenar para este primer evento, y prepararnos para más adelante.

Con el potencial que tenemos, los muchachos que hay y el apoyo de nosotros, creo que podemos tener un buen resultado y una buena preparación. Las condiciones para entrenar son bastante aceptables, y debemos enfocarnos en nuestro trabajo.

“Siempre tuvimos el deseo de regresar y jugar en el equipo nacional, y más sabiendo de los nuevos cambios en cuanto a política deportiva, porque al final, seguimos siendo cubanos. Uno sale por ciertos factores que realmente no quisiera que pasaran, pero si en nuestro tiempo hubiésemos tenido esta oportunidad, la mayoría de mi generación estuviera en el equipo nacional jugando, esa es la gran verdad. No es que uno monetice todo, pero son facilidades y comodidades que se obtienen con el resultado del trabajo, y uno se beneficia de eso. Ojalá [las contrataciones por la Federación] hubiesen llegado un poco antes en nuestro tiempo, pero lo pasado, pasado está”.

Lea más en esta entrevista: Michael Sánchez: siempre tuvimos el deseo de regresar, pues seguimos siendo cubanos

¿Debemos esperar grandes cosas este año con este este grupo de jugadores?

Sabemos que la afición cubana está muy ilusionada con este grupo, con estos nuevos desafíos e incorporaciones, y los resultados que hemos tenido individualmente. Ahora todo eso hay que juntarlo y hacerlo ver. Siempre decirles que esperen los resultados y grandes cosas.

Terminaste muy bien en Brasil y puede ser que tu presentación con Cuba te abra las puertas más en tu carrera profesional.

Sí, terminé bastante bien, dentro de lo que cabe ser el segundo opuesto de un equipo, que siempre es difícil. Tienes pocos partidos, pocas horas de juego. Tuve una oportunidad cuando Leandro Vissoto se lesionó, y realmente la supe aprovechar.

Venía de la recuperación del hombro y puse el máximo de lo que tenía para poder jugar, porque sabía que era muy importante ese final de temporada. Jugué casi la última parte de la clasificación, los cuartos de final, semifinal y primer partido de la final como titular en el equipo. El segundo y tercer partido solo pude asistir y entrar poco, pero en general considero que sí, tuve muy buena presentación.

Por supuesto, jugar ahora en la selección me va a volver a abrir las puertas un poco más, porque soy un jugador con experiencia, y regresar a la selección siempre es llamativo. No lo hago por eso, sino porque siento que me fui debiéndole un poquito a las cuatro letras, a Cuba, y deseaba demostrar más de lo que puedo hacer y lo que he aprendido todos estos años.

¿Se proyecta que seas titular en el evento de Pinar del Río?

Es realmente pronto para definir. Nicolás Vives sabe que soy un opuesto de experiencia, y necesito trabajar con el grupo: ya el terreno dirá la última palabra.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.