No hace falta decir que los Cocodrilos serán uno de los equipos a derrotar en esta 61 Serie Nacional del béisbol cubano: Lo hemos visto a través de las últimas dos temporadas.

Los dirigidos por Armando Ferrer, campeones de la 59 Serie y subcampeones en la pasada campaña, han iniciado con cuatro victorias consecutivas, tras vencer por 4-3 a los actuales campeones, los Alazanes de Granma, y barrer a los Elefantes de Cienfuegos en casa.

Los Cocodrilos le anotaron 27 carreras en 20 innings a la ofensiva en tres partidos al deficiente picheo cienfueguero, produciendo nueve dobles y siete jonrones. Tres de esos bambinazos fueron firmados por el swing del torpedero Erisbel Arruebarena, sentenciando al equipo de su provincia natal. Entre la paliza ofensiva de los Cocodrilos, que terminó con línea de .385/.510/.667 contra el picheo abridor de Cienfuegos, y .444/.524/.796 ante el bullpen, otros cuatro bateadores consiguieron al menos un jonrón: Jefferson Delgado, Eduardo Blanco, Yariel Duque y Javier Camero.

Es cierto que el poderoso lineup matancero enfrentó al 12do peor staff de lanzadores en efectividad (6.15) durante la 60 Serie Nacional, proyectado para sufrir más regresiones este año. Sin embargo, también es justo resaltar que, si se mantienen saludables, la amenazante fórmula ofensiva de los Cocodrilos será difícil de dominar.

Tras concluir apenas cuatro partidos, Matanzas ya acumula más jonrones (9) que diez equipos combinados en esta 61 Serie Nacional: Villa Clara (0), Industriales (0), Santiago de Cuba (0), Artemisa (1), Cienfuegos (1), Guantánamo (1), Holguín (1), Isla de la Juventud (1), Mayabeque (1) y Sancti Spíritus (1).

El hecho de contar con varios bateadores que pueden cambiar el marcador con un solo swing, a día de hoy se convierte en una determinante arma colectiva por dos grandes razones:

1) En la liga siguen creciendo las altas tasas de bases por bolas, y en la 60 Serie Nacional los bateadores produjeron el segundo OBP (.395) más alto durante las últimas 18 temporadas.

2) Durante el más reciente lustro, la mayoría de los jonrones se han bateado con corredores en circulación.

Aquí tenemos varias métricas ilustrando el hecho:

BB%, OBP-CB (con corredores en bases) y HR-CB (con corredores en bases)

Estadísticas comparativas serie nacional
Yirsandy Rodríguez

Estadísticas del autor.

El incremento en la tasa de boletos y el OBP (.395) que vimos durante la 60 Serie Nacional, como puedes apreciar, fue el más alto del lapso seleccionado. Al menos en los primeros 23 juegos de 2022, esa tendencia se mantiene haciendo erupción: De los 33 jonrones que se han conectado en este inicio de campaña, ¡19 encontraron corredores en bases!, para un promedio de 57.5%.

Entre martes y jueves ante los sureños, los Cocodrilos produjeron para un 71% contra los Elefantes de Cienfuegos, logrando cinco de sus siete bambinazos con hombres en las almohadillas. Los sureños dirigidos por Alaín Álvarez sólo pudieron ponchar a seis bateadores de Matanzas, mientras aprovechaban 17 paseos—uno solo intencional—, 39 hits en 20 innings y dos pelotazos.

Los equipos que cedan tantas bases por bolas y no puedan ponchar con mejor eficiencia, la gran deuda del staff cienfueguero en la 60 Serie Nacional—fueron los menos ponchadores con apenas 3.6 K/9—, tendrán varios retos sobre todo si enfrentan la principal versión del lineup de los Cocodrilos en 2022.

Las otras tres fortalezas a disposición del manager Armando Ferrer, contando con un róster reforzado por varios peloteros de otras provincias, es la versatilidad de sus jugadores a la defensiva, el balanceado cuerpo de abridores y varios suplentes con sobrada calidad y experiencia en Series Nacionales.

El diestro Renner Rivero ha sido el único abridor de Matanzas que no completó al menos cinco entradas. Sin embargo, es válido señalar que, el pasado miércoles en el estadio Victoria de Girón, los Elefantes le batearon de 14-3, y su salida del montículo fue provocada por obsequiar cinco boletos en cuatro entradas. Incluso con los problemas de control de Rivero, el staff de abridores de los Cocodrilos fue brillante, lanzando para 3.26 PCL y excelente tasa de 6.5 K/9, la más alta entre equipos que acumulan al menos nueve entradas.

Sin las dos pifias del domingo pasado en el juego inaugural ante los Alazanes, Matanzas está fildeando para promedio de .981, otro punto fuerte que, desde este inicio, marca la diferencia como uno de los equipos más completos en la serie.

Ahora sólo queda disfrutar cada jornada y ver cómo los contendientes van abriendo camino rumbo a los playoffs desde este inicio, pero si algo podemos asegurar, es que Matanzas será uno de los equipos favoritos para discutir el trono en esta 61 Serie Nacional.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.