Javier Sotomayor recibió otro premio. Aunque ya no los gana en la pista, no para de sumar reconocimientos, y esta vez fue homenajeado con el Trofeo Mitos del Deporte, en la 72 Gran Gala de Mundo Deportivo.

Sotomayor fue uno de los presentes en el Museu Nacional d’Art de Catalunya, en un evento en que fueron galardonados el piloto Marc Márquez y la futbolista Jenni Hermoso como mejores deportistas del año 2019.

Previo al evento, el cubano conversó con el prestigioso diario sobre su carrera, sus miedos, el deporte cubano, y la imbatibilidad de un récord mundial que parece irrompible: su salto de altura de 2.45 m, registrado en Salamanca, en 1993.

Dijo que tuvo miedo a saltar en sus comienzos, y que “se me fue quitando a partir de los 15 años. Desde los diez me fijaba los objetivos de centímetro en centímetro, no más”. Pero era temor a la altura, algo que después perdió, pues incluso llegó a lanzarse en paracaídas.

El Príncipe de la Alturas, como se le conoce, habló también de por qué pasa poco tiempo fuera de Cuba: “No he pasado nunca más de cuatro meses fuera de Cuba, y ya tenía ganas de volver. Extrañaba a la familia. Yo tengo cinco hijos, y necesito verlos. Pese a la situación económica en Cuba, me siento bien allí”.

Además, se refirió a que otros atletas de la Isla han abandonado el país, “me atrevo a decir que por probarse a otro nivel y por dinero, más que por política. Jugadores de béisbol, boxeadores también”.

Javier tiene una profunda relación España, país donde se colgó el oro olímpico en Barcelona 1992, y donde implantó la plusmarca de salto de altura en 1993:

“Desde la primera vez que vine, en 1984, fuera de Cuba es el país en que mejor me siento. Y lo aproveché al máximo. También entrenaba en el CAR de Sant Cugat, en Coslada, Huelva… es mi segunda patria”.

Cuba y su deporte

Retirado ya del deporte activo, Sotomayor se mantiene vinculado estrechamente al movimiento deportivo cubano, pues “soy secretario general de la federación cubana, y desde hace un tiempo entreno a dos saltadoras de altura, de 15 y 16 años. Y lo disfruto mucho”.

Considerado uno de los más famosos deportistas cubanos, habló sobre el nivel del deporte en la Isla, que ha ido retrocediendo con el paso del tiempo, por las carencias propías del país, la pérdida de los talentos que emigran, y otros factores.

“Un país pequeño como el nuestro tuvo 34 medallas en Barcelona 92, 14 de oro, quintos en el medallero. Hoy en día, al no tener ese mismo nivel, los aficionados cubanos nos sentimos mal, pero en realidad sigue siendo un nivel enorme”, dijo Sotomayor, quien apuntó a la economía cubana como una de las causas fundamentales de estas dificultades.

“Ha bajado porque la economía golpea. En los ochenta había convenios con países socialistas para entrenar. Hoy se sale menos, y con menos gente, a competir internacionalmente. Y aun así sale gente como Echevarría, que puede batir el récord mundial de longitud”, dijo Javier, quien con al premio de Mundo Deportivo le adiciona que, hace par de meses, recibió de parte del Diario As el Premio Leyenda.

Alguien batirá mis 2,45, pero no sé cuándo. Quizá sea Barshim. Y si alguien salta 2,50, creo que yo ya no lo veré”, concluyó.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine