En el primer duelo de la Serie Divisional, los Rays de Tamba Bay sometieron a los Medias Rojas de Boston con lechada de 5×0 y, de esta forma, aseguraron comenzar delante en el playoff. Con protagonismo ofensivo y buenas actuaciones de los peloteros cubanos, la Liga Americana comenzó su actividad en la fiesta de la postemporada con las emociones a flor de piel.

Shane McClanahan abrió el desafío por los de Florida y dominó contundentemente a los flamantes ganadores del Comodín, ante los Yankees. El lanzador de los Rays caminó el primer tercio del partido, solo permitió par de hits y ponchó a tres rivales, hasta ese momento.

Por su parte, Tampa Bay sacó provecho de su primera incursión a la ofensiva, pues en el cierre del capítulo inaugural consiguieron dos anotaciones con sello cubano, de paso. Randy Arozarena llegó a la inicial luego de recibir la base por bolas, cortesía de Eduardo Rodríguez, encargado de pararse en la lomita por Boston.

Con “Mr. Octubre” en la primera almohadilla, Wander Franco largó un poderoso batazo que se convirtió en tubey remolcador. Luego, otro nacido en la Mayor de las Antillas, Yandy Díaz, se anotó indiscutible por tercera base con una espectacular carrera de home a primera, que posibilitó a Franco hacer score desde la antesala.

Pasados unos minutos se jugaba el final del tercer inning y Nelson Cruz se encargó de ampliar la diferencia con kilométrico jonrón en solitario entre los jardines izquierdo y central. Cruz aprovechó una slider a 86 millas del relevista Nick Pivetta y coló las costuras a 406 pies del plato, justo encima del techo del Tropicana Field, para poner las acciones 3×0.

Así transitó la ruta del desafío. El Boston intentó descontar en reiteradas ocasiones, pero cada una resultó infructuosa. McClanahan no dio brecha y mantuvo en cero la casilla de las carreras, a razón de un cañonazo por entrada, como promedio. Mientras figuró en la lomita de los suspiros (5.0) utilizó 82 envíos, de ellos 55 en zona buena.

¡Arozarenaaaaa!

Cuando se jugaba la conclusión del quinto, Arozarena, uno de los mejores peloteros cubanos del circuito, dejó en claro por qué constituye la bujía de su equipo en postemporada y que lo sucedido la anterior campaña no fue obra de la casualidad. En cuenta completa de 3-2, Randy hizo swing a una recta de 94 millas y desapareció la esférica a lo profundo del izquierdo, con las bases limpias.

Igualmente, los dueños de casa volvieron al ataque en el llamado inning de la suerte y con los peloteros cubanos a la orden del día. Sin mucho más que aportar, Pivetta cedió ante el empuje de Tampa y regaló, primero, una base a Randy Arozarena, para luego soportar tubey de Wander Franco. Sin embargo, faltaba más.

El cubano aprovechó un descuido del lanzador de Red Sox y protagonizó la jugada más espectacular de la noche y, quizás, de todo el playoff, al robarse el home plate y traer la quinta anotación del elenco. En definitiva, se marchó del juego de 2-1 oficialmente, además de dos boletos, un remolque y tres anotadas.

Como se ha vuelto costumbre en el elenco floridano, tras la salida del abridor, emplearon a un picher por entrada, quienes se combinaron para propinarle lechada a sus rivales en la División. A la postre, Shane McClanahan se apuntó la victoria, mientras que Eduardo Rodríguez cargó con el revés.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.