Quizás, el pasado 3 de octubre, vimos el último juego de Yuli Gurriel en las Grandes Ligas (MLB). En esa fecha, los Marlins jugaron el primer choque de la Serie de Wild Card contra los Phillies y el espirituano solo tuvo un turno al bate, en el cual, terminó ponchándose. Quisiera equivocarme, pero siendo objetivos, ese pudo ser su adiós en Las Mayores.

Antes de entrar en materia, es bueno repasar la carrera de un pelotero que está considerado una leyenda del béisbol cubano, desde sus resultados en las Series Nacionales hasta la Liga Japonesa y MLB. También, escribió una gran historia con la selección de Cuba en los torneos internacionales. Básicamente, nadie ha podido lograr un historial tan asombroso: rindió en todos los lugares que estuvo.

En 15 Series Nacionales, dejó una línea ofensiva de .337/.423/.594 en 5293 comparecencias, al mismo tiempo, disparó 257 cuadrangulares y remolcó 1020 carreras. Con el equipo Cuba, en 197 partidos disparó 35 cuadrangulares y dejó un promedio de bateo de .309.

Slash line: Promedio de Bateo (BA)/ Promedio de embasado (OBP)/ Promedio de Bases Totales (SLG)

El hijo de Lourdes tuvo su primera experiencia en el béisbol profesional cuando firmó con las Estrellas de la Bahía de Yokohama en 2014. En la Nippon Professional Baseball (NPB) jugó 62 partidos y tuvo un slash line de .305/.349/.536 con 11 cuadrangulares y 30 remolques.

Después de la Serie del Caribe en 2016, Gurriel y su hermano menor, Lourdes Jr., decidieron perseguir su sueño de jugar en las Grandes Ligas. El 17 de julio de ese mismo año, Yuli cerró un acuerdo con los Astros de Houston por 5 años y $47.5 M de dólares y en noviembre, su hermano pactó con los Azulejos por 7 años y 32 millones. Ambos, firmaron como agentes libres sin restricciones.

La carrera de Yuli en las Grandes Ligas ha tenido sus altas y bajas, pero, de manera general, ha sido buena. También, tuvo la dicha de jugar bastante tiempo en un conjunto que armó una dinastía, los Astros. De manera individual, ganó un bate de plata, un guante de oro y dos Series Mundiales.

En ocho temporadas en MLB, sumó 909 juegos y dejó una línea ofensiva de .281/.326/.440/.766 con 98 cuadrangulares y 462 remolques. Según OPS+ fue un bateador ocho puntos mejor que el promedio de la liga.

¿Qué le falta a Yuli Gurriel por lograr en MLB?  

OPS+ toma el porcentaje de embase más slugging de un jugador y normaliza el número en toda la liga. Tiene en cuenta factores externos como los estadios de béisbol. Luego se ajusta para que una puntuación de 100 sea el promedio de la liga y 150 sea un 50 por ciento mejor que el promedio de la liga.

Sus números no son asombrosos, pero si los vemos de la siguiente manera podemos cambiar de opinión. Gurriel logró esos resultados desde los 32 a los 39 años y a sus 37, se convirtió en el latino de mayor edad en ganar un bate de plata. En esa misma contienda, fue el mejor primera base defensivo de su liga.

En la historia de MLB solo cuatro cubanos han logrado más de 3000 comparecencias de los 32 años en adelante: Rafael Palmeiro, Minnie Miñoso, Tony Pérez y Gurriel. De ellos, solo Miñoso y Yuli batearon sobre .280. (Dato tomado de Stathead).

Después de repasar la carrera de Yuli, podemos responder la siguiente pregunta: ¿por qué será difícil verlo regresar a las Grandes Ligas? Tomé varios apuntes para justificar la respuesta, acá se los comparto.

1)- Lo primero que debemos tener en cuenta es la edad (39 años). No es un secreto que los jugadores cuando pasan la curva de los 30 años pierden valor en el mercado, por ende, para conseguir trabajo cuando se acercan a las cuatro décadas se les torna más complicado. En la pasada temporada de MLB tuvimos una cifra de 10 jugadores con 39 años o más de edad; en 2013 fue de 18 y en 2003 de 21. (Datos tomados de Stathead, la base de datos de Baseball Reference). La tendencia muestra que la cifra va disminuyendo por décadas.

2)-El segundo aspecto se correlaciona con el primero. Para jugar cerca de los 40 años se debe mantener un buen rendimiento. Lo hemos visto con Justin Verlander, Barry Bonds, Willie Mays y hasta con Ted Williams. Por su parte, Yuli, ha ido disminuyendo su nivel como ocurre normalmente.

Tomemos como referencia su OPS+ en los últimos tres años:

OPS+ 131 (2021)

OPS+ 85 (2022)

OPS+ 79 (2023)

El rendimiento ha ido descendiendo como bien muestra la métrica. De igual forma, su % de conexiones de 95 millas o más (los llamados golpes fuertes) han ido disminuyendo en ese mismo lapso: 2021 (42%), 2022 (35.6%) y 2023 (34.9%). Por si fuera poco, su % de ponches también aumentó de 11.2% (2021) a 13.4% (2023).

Normalmente, cuando una franquicia se decide a contratar a un agente libre mira una serie de valores que son importantes; en el caso de los bateadores, la tasa de golpes fuertes, el porciento de ponches y el promedio de embasado son importantes.

Sin embargo, eso que está sucediendo con Yuli es lo normal. Miren como se ha comportado el grupo de bateadores en lapsos de cinco años en la última década (2014-2023).

25 años a 30: wOBA (.316)

30 años a 35: wOBA (.315)

35 años a 40: wOBA (.308)

 (wOBA):El promedio ponderado de bases.

Yuli Gurriel: “no era un atleta indisciplinado o engreído como algunos decían”

Según los datos de Baseball Savant, el descenso es real y quizás no sea una caída tan pronunciada cuando vemos que de .316 pasa a .308, pero, cuando estamos midiendo a cientos de jugadores si lo es.

3)-El tercer punto también se relaciona con el rendimiento, en este caso, tiene que ver más con su defensa. Cuando los Marlins le dieron un acuerdo a Gurriel en el pasado mes de marzo fue, principalmente, para que aportara profundidad con su defensa en primera base.

La defensa de Yuli en 2023 no tuvo un retroceso tan abrupto como la del 2022, pero se mantuvo negativa. Según las principales métricas defensivas como las Carreras Defensivas Salvadas (-1) y los Outs por Encima del Promedio (-2), fue un defensor por debajo de la media.

4)- El cuarto punto es fundamental porque de este depende un posible regreso. Lo principal que debe ocurrir para que Yuli regrese a las Grandes Ligas es que haya un equipo dispuesto a reforzar la primera base y que, al mismo tiempo, quiera aportar un espacio de su róster a otro inicialista.

En estos momentos Yuli, por su valor en el mercado, debe ser un primera base secundario y lo que mejor se le proyecta es un acuerdo parecido al de los Marlins el año pasado (1 año por $1.2 M).

También, es probable que se tenga que conformar con un acuerdo de Ligas Menores con invitación al Spring Training (Entrenamiento de Primavera) y si allí demuestra que está en forma, puede hacer el róster para el día inaugural, de lo contrario, debe ser asignado a las Menores y tendría que esperar una oportunidad.

Todo depende de lo que quiera el antillano: ¿Seguirá jugando con un acuerdo que no es garantizado? ¿Quiere regresar como sea a las Grandes Ligas? Eso lo decide el propio jugador. Personalmente, quisiera verlo jugando cada año, al fin y al cabo, es un pelotero único y ojalá le dieran la oportunidad de jugar otra campaña. Ahora, siendo objetivo y viendo cómo está el mercado, parece un poco complicado.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine

Imagen cortesía de Cuenta de Instagram de Yuli Gurriel

Autor

https://googleads.g.doubleclick.net/pagead/ads?ad_type=video_text_image&client=ca-video-pub-4968145218643279&videoad_start_delay=0&description_url=http%3A%2F%2Fwww.google.com&max_ad_duration=30000&adtest=on