Si pudieran, los lanzadores de MLB emitirían una orden de captura para el cubano Randy Arozarena, quien pegó jonrón por tercer juego consecutivo en la una nueva victoria de Tampa Bays sobre los Yankees de Nueva York, y sigue devorando récord tras récord para Grandes Ligas y para los antillanos.

Tal es su impacto que su compañero Tyler Glasnow afirmaba que era “el mejor pelotero del mundo en este momento”, mientras otro, Austin Meadows, decía que iba a tener que ponerse a seguir a Arozarena a todas partes para ver cuál era su secreto.

También Kiermaier se sumaba a la fiesta de elogios: “Es el mejor jugador del planeta. Es increíble, único en muchos aspectos. Todos lo aman. Es nuestro mejor hombre, y lo que está haciendo es asombroso”.

En el éxito sobre los Yankees ocho carreras por cuatro, Randy se fue de 4-3 con un jonrón, el tercer juego consecutivo que pega uno, con una impulsada y dos anotadas, además de un base por bolas.

El colega Francys Romero exponía su cascada de marcas inconcebibles, entre las cuales hay varias para cubanos y otros para la MLB, que demuestran que va en serio en esta postemporada.

Es el primer novato en la historia de la Liga Americana con 4 multi-hit games en una postemporada de MLB, pues antes lo habían logrado en Liga Nacional Pepper Martin (5) 1931 y Miguel Cabrera (4) 2013.

Por si fuera poco, es el primer cubano con 4 multi-hit games en la historia de la postemporada, al superar a Tany Pérez (1976, 3), Yunieski Betancourt (2011, 3) y Yunel Escobar (2013, 3), refiere Romero.

Incluso MLB le dedica titulares a quien es el bateador más caliente de la actualidad, pues lleva de 20-12, y suma otra ristra de marcas y hazañas inigualables que han redondeado una buena campaña regular y una mejor postemporada.

Hasta el momento, Randy, Evan Longoria (cuatro en el 2008) y el dominicano Carlos Peña (tres en el 2008), son los únicos jugadores de los Rays en dar jonrón en tres juegos de playoffs seguidos, explica MLB.

Sus 12 hits son la mayor cantidad en la historia de la franquicia para cinco juegos, entre los cuales lleva tres jonrones y seis extrabases, y por supuesto, es el primer jugador de los Rays con múltiples hits en cuatro juegos seguidos.

Incluso, el antillano persigue otro hito estadístico al alcance de estrellas de MLB, pues si logra un nuevo desafío de tres imparables, entonces empataría con el venezolano Jose Altuve, el dominicano Albert Pujols, el puertorriqueño Edgar Martínez y Jay Buhner, como los únicos con tres o más hits en cuatro juegos durante la misma postemporada.

Por ahora, su tarea es seguir dando ese impulso que ayude a Tampa a derrotar a los Yankees y seguir adelante, hacia la Serie de Campeonato de la Americana. No obstante, puede seguir destrozando récords y enamorando a todos con su juego.

El antillano se ha vuelto también muy popular por una curioso superstición, muy singular, pues fue muy llamativo que saliera al terreno en momentos previos al primer duelo de inicio de la Serie de División de la Liga Americana con su uniforme puesto y unas botas negras de vaquero.

Estas pertenecen al lanzador de los Rays, Brent Honeywell, “pero ponerse este tipo de botas ha sido algo que ha hecho Arozarena desde su paso por la liga de México”.

El cubano dijo entre risas que les llama “las botas del poder” y que «mis compañeros me decían que esas botas me daban buena suerte. Por eso me las puse un par de días antes del juego, y luego di un jonrón en mi primer turno”, contó.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine