El equipo Cuba saldó su primer juego en el Preolímpico de las Américas con una apretada derrota de 6×5 ante Venezuela. El choque, protagonizado por cinco jonrones entre ambos conjuntos y la utilización abundante del bullpen, guardó las emociones para un atractivo noveno inning en el cual la isla se acercó a solo una rayita en el marcador.

La Mayor de las Antillas comenzó con el pie izquierdo en el primer juego en un evento que otorga una plaza para Tokio. El “as” del picheo cubano, Lázaro Blanco, inició con algunas imprecisiones en sus envíos y, tras regalar dos boletos a Hernán Pérez y Juniel Querecuto, Carlos Pérez conectó largo cuadrangular por el jardín izquierdo, para poner las tres primeras anotaciones del juego en la pizarra.

En la parte baja del primer inning, el equipo antillano amenazó con recortar la distancia en el pizarrón, cuando Alfredo Despaigne encontró a sus compañeros, Yadil Mujica y Yordanis Samón en segunda y primera, respectivamente, pero una mala decisión del coach de tercera base, José Fernández, provocó que Mujica fuese puesto out en la goma tras un excelente tiro de Alexander Palma a la goma y magistral bloqueo de Robinson Chirinos cuando este dobló debido a un sencillo de Despaigne.

Tras un segundo capítulo más tranquilo para el abridor antillano, la batería de la isla volvió a inquietar al abridor venezolano. Tres imparables consecutivos de Yosvani Alarcón, Erisbel Arruebarrena y Dayán García fueron frustrados por un roletazo de Roel Santos al camarero que se convirtió en una jugada de doble matanza y puso fin, nuevamente, a las aspiraciones de abrir el marcador.

Al inicio del tercer episodio el bateador designado, Carlos Pérez, volvió a ser oportuno y con sencillo productor al jardín central impulsó la cuarta para la selección vinotinto, pues Juniel Querecuto anotó desde la intermedia. El primer tercio, luego de que los cubanos fueran retirados de uno, dos y tres, concluyó 4-0 con victoria parcial para los suramericanos.

El cuarto inning a la ofensiva de Venezuela tuvo de todo: un triple de Hernán Pérez, seguido por una protesta pacífica de una aficionada exigiendo la libertad para Cuba; con otro boleto de Blanco y su inminente explosión del montículo. En su lugar entró el joven de los Industriales de la Habana, Bryan Chi quien, tras regalar una base por bolas, logró retirar con las bases llenas a Robinson Chirino en foul fly al receptor.

Erisbel “El Grillo” Arruebarrena respondió a la confianza que le ofreció Armando Ferrer y, en el cierre del cuarto capítulo mandó a volar un rompimiento que terminó más allá de las cercas entre el jardín izquierdo y el central. El torpedero cubano encontró a Yosvani Alarcón en circulación y acercó al conjunto en el marcador.

Con el batazo de vuelta completa, los de la isla rompieron una racha de 123 comparecencias al plato sin conectar extrabases en torneos internacionales oficiales. La última vez que ocurrió esto fue cuando Stayler Hernández conectara doble en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, según datos del periodista de OnCuba, Aliet Arzola Lima.

En la mitad del choque, el director Armando Ferrer quitó al relevista Bryan Chi, quien permitió dos imparables con un out, y apeló a otro habanero, el derecho Andy Rodríguez. El serpentinero que milita en los Halcones de Softbank se comportó a un gran nivel, pues ponchó al primer bateador y retiró al segundo en elevado de foul.

Los cubanos volvieron a dejar corredores en bases, luego de anotar la tercera carrera, gracias a la combinación explosiva de Roel Santos y Yadil Mujica. En tanto, cuarto y quinto maderos fallaron en turnos de mucha responsabilidad, para dejar a la nave tricolor perdiendo por la mínima.

Ante el acecho del equipo cubano, los venezolanos, liderados por su hombre proa, Hernán Pérez, quien conectó enorme bambinazo por el centro del terreno, volvieron a ampliar el marcador y retomaron la diferencia de dos carreras, cuando le restaban cuatro oportunidades a la Mayor de las Antillas.

La dirección del equipo permitió que Andy Rodríguez comenzara el séptimo capítulo y el resultado fue negativo, aunque no trajo mayores consecuencias. El monticulista que se desempeña en las ligas menores de Japón había trabajado 1.2 entradas y, a pesar de retirar al primer bateador, permitió que los otros dos en turno lograran entrar en circulación. La decisión, polémica o no, atentó en contra del ritmo de trabajo que sostiene el habanero.

En su lugar entró el experimentado zurdo de Pinar del Río, Liván Moinelo. El pinareño dominó por la vía de los stikes al primero hombre que enfrentó, pero luego, para hacer más dramático el momento, regaló un boleto al noveno bate, y le tocó enfrentar a Hernán Pérez. La situación se tornaba difícil, pues el bateador en turno había descosido la bola con triple y jonrón, pero Moinelo supo logró estabilizar sus envíos y, apoyándose en sus lanzamientos rompientes, consiguió el segundo ponche de la tarde para él.

Venezuela no se conformó con la diferencia de dos carreras en la pizarra y con el poder de su cuarto bate, el ex grandes ligas Robinson Chirinos, descifró una curva de Moinelo y la envió de línea al bullpen del equipo cubano, que se encuentra al concluir la zona del jardín izquierdo.

Con la actuación en el noveno capítulo de Raidel Martínez, la mesa quedó servida para que los cubanos consumieran su última oportunidad. El derecho que se desempeña con los Dragones de Chunichi en el béisbol japonés, luego de permitir un imparable, la defensiva consiguió un doble play y retiró a Hernán Pérez en elevado al patrullero izquierdo.

A la hora de recoger los bates, la dirección del equipo hizo dos cambios que le devolvieron la ilusión al equipo por la victoria. Guillermo Avilés por Dayán García disparó indiscutible por la zona del camarero, mientras el aclamado Lisbán Correa despareció la bola por todo el jardín izquierdo para ubicar a Cuba a una carrera del empate.

Todas las emociones quedaron en el bate del slugger Alfredo Despaigne, quien al hacer un exagerado swing sufrió un fuerte dolor en su hombro izquierdo. En su lugar entró Rafael Viñales quien, en cuenta de dos bolas y dos strikes, solo pudo conectar un rodado inofensivo a la intermedia.

En un choque que reservó sus mejores emociones para el final del juego, los venezolanos se llevaron la victoria por la mínima 6×5. Los cubanos fabricaron cinco carreras con 10 imparables y jugaron sin errores a la defensa, mientras sus rivales pisaron en seis ocasiones al plato, con 12 imparables y excelente defensa. En tanto, Adrián Almeida se anotó la victoria y Lázaro Blanco cargó con la derrota.

Tras el primer revés, el equipo cubano enfrentará el próximo martes, 1ro de junio, a la selección de Canadá en juego de “vida o muerte” en sus aspiraciones por seguir su paso a las Olimpiadas de Tokio 2021. El lanzador anunciado por Armando Ferrer es Carlos Juan Viera, quien tendrá la responsabilidad de buscar la primera victoria en el campeonato, mientras la alineación debe sufrir algunos cambios en busca de producir más carreras.

Después de la primera etapa de todos contra todos, los dos mejores por grupos avanzan a la llamada Superronda, a la cual llevarán los resultados de los enfrentamientos particulares entre ellos, y en la que jugarán dos juegos más cada uno.

El triunfador de esta ronda final tendrá el boleto, mientras que segundo y tercero aún tendrán una oportunidad, pues irán al evento de Clasificación Final de Béisbol de la WBSC para los XXXII Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

¿Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad? Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.