Un conocido pelotero cubano que integró equipos nacionales, Yorbis Borroto, ha sumado su opinión también en torno al tema de los abandonos de deportistas en delegaciones en el exterior, cuyo mayor peso mediático y deportivo se centra en el béisbol.

Las fugas de deportistas de eventos como el Preolímpico de Florida y la Copa Mundial Sub-23 han puesto, nuevamente, el tema en el centro de la polémica y reavivado el discurso oficial del gobierno sobre los “cantos de sirena” y los atletas “confundidos” por los scouts, una visión que se queda en la epidermis del espinoso asunto.  

Yorbis Borroto, quien integrara en varias ocasiones equipos nacionales debido a su destacada actuación dentro de la isla, ha expresado su opinión en dos recientes encuentros sobre los abandonos de peloteros, y ha dado su “fórmula” personal.

En un reciente diálogo de autoridades de la isla con entrenadores y deportistas, según Granma, habló el torpedero, “a quien más de una vez quisieron poner precio esos que más allá de nuestros mares compran almas”.

En ese debate, Yorbis Borroto esbozó su receta para evitar que beisbolistas y otros deportistas sigan dejando delegaciones en el exterior, como en la Copa Mundial Sub-23, que marcó un récord de 12 abandonos de peloteros cubanos.

“Si empezamos desde abajo –dijo sobre el trabajo político ideológico con los más jóvenes, en tiempos de las nuevas tecnologías–, no nos confunden tanto; a mí no me confundieron”, afirmó este.

Este jueves, en un recorrido que mantienen autoridades del Inder por provincias del país, el periodista Guillermo Rodríguez recogió otras impresiones de Yorbis Borroto, que al parecer, dio con el mismo tono e ideas que las primeras.

De acuerdo con un tuit suyo, el pelotero repitió que se debería “trabajar más en la formación ideológica de los atletas cuando inician en las escuelas deportivas”.

Frederich Cepeda habla de los abandonos

Frederich Cepeda, una leyenda de la pelota antillana que tantas veces ha representado a la isla, es otro de los peloteros que opinó sobre el abandono de peloteros cubanos del equipo nacional que participó en la reciente Copa Mundial Sub-23 y que ha provocado las opiniones divididas entre la afición.

“El éxodo de peloteros se ha incrementado a lo largo de los años y es algo bien difícil. Cada persona tiene su manera de pensar y eso hay que respetarlo, cada uno tiene sus ideas, quizás algunos están equivocados, otros no, pero en lo personal nunca lo decidí”, opinó un conciliador y más calmado Cepeda, más alejado de los ataques de medios oficiales a los deportistas.

“Siempre quise estar cerca de mi gente y de mi barrio, pero sobre todo de mi familia y mis padres que me criaron de esa manera y es lo que he hecho siempre. Estoy saliendo del país desde que tengo once años y tengo 41, siempre he ido y he regresado, y me he sentido orgulloso de representar a Cuba en cada evento y cada año me he esforzado por representar a Sancti Spíritus en los eventos nacionales. Me he puesto metas personales y siempre he pensado defender a mi país por encima de todo”, afirma Frederich Cepeda sobre el tema de los abandonos de peloteros cubanos.

El equipo que participó en la recién terminada Copa Mundial Sub-23 de béisbol por la isla terminó en cuarto lugar, pero con un marca que da señales preocupantes para el futuro.

La mitad de conjunto no retornó al país, después de que el talentoso Luis Danys Morales dejó el seleccionado en el aeropuerto tras llegar, y esta fuga masiva ha sido tratada de forma superflua por las autoridades, que lo achacan todo a las ofertas de los scouts o la ruptura del acuerdo con MLB.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.