La escalada en Cuba tiene sus inicios a principios de los años 90 mediante un grupo de espeleólogos. Poco a poco, con la llegada de escaladores extranjeros fue incentivándose su práctica y el conocimiento de una actividad deportiva que en un principio estuvo limitada por la falta de conocimientos, hasta que a finales de los 90 comenzó a tomar fuerza como movimiento.

Como todo lo novedoso en Cuba, llegó el momento en que este deporte extremo comenzó a tener encontronazos con las autoridades del país y sobre los años 2004 y 2005 sufrió un descenso notable.

No obstante, con el pasar de los años fue retomando fuerza el movimiento y se expandió por toda la Isla. En los últimos tiempos han nacido un gran número de proyectos de escalada deportiva, como Skalan2 Habana, al cual se acercó Play Off Magazine.

escalada deportiva
Foto: Hansel Leyva

Este surgió de la pasión de Daniel David Pavlovich Rosales quien en sus inicios era tan solo un estudiante universitario totalmente ajeno a la escalada deportiva, hasta que un día todo cambió.

“Yo estaba jugando en un parque que está en 41 y 22, frente del Hospital Cira García. Por allí pasaba siempre un amigo que es vecino mío y lo veía con la mochila, caminando con las cosas de escalada. Le preguntaba para dónde iba y él me decía que iba a escalar la piedra que estaba en el Almendares. Yo le decía, ‘ten cuidado, eso es peligroso’. Un día él me dice que me embulle y así fue como todo empezó”, cuenta.

El primer encuentro de Daniel con la roca fue algo así como un amor a primera vista y también un reto, pues le llevó tiempo de preparación para superarlo.

“Comience probando por una vía difícil, era un 6B (escala francesa de dificultad), que comenzaba por una zona desplome. Comienzo a escalar la altura de 13m, pero tan solo alcanzo los dos metros y medio. Al ver que todos habían subido y yo no, ese momento fue como un reto personal que me motivó y entonces ahí surgió esa necesidad de vencer ese reto”, relata.

La perseverancia y la motivación acompañaron a Daniel en la búsqueda de su meta. A los 3 meses de estar entrenando, logró vencer su némesis, ese circuito 6B.

Contagiar a otros con el interés y la pasión por lo que te gusta hacer es una cualidad propia del deporte. Fue así como Daniel quiso compartir con todos los que le rodeaban el fantástico mundo de la escalada deportiva en roca.

“Comienzo a traer muchas amistades a escalar y de repente, cada vez más amistades de amistades estaban interesados en escalar. Entonces apareció la idea de fundar un proyecto en el que las personas organizadamente pudieran venir y practicar”, recuerda.

Fue de esta manera como nació Skaln2 Habana, con la visión de llevar a más personas la escalada deportiva en roca y de esta manera continuar las enseñanzas que le habían dejado sus mentores, Aníbal y Jorge Luis Piñeiro.

Con un circuito de 9m de altura ideal para principiantes, aledaño al Río Almendares, se localiza la sede de Skalan2 Habana. EL lugar dista mucho de ser paradisiaco, más bien es una locación sencilla que oculta su belleza detrás de la calidad humana de quienes asisten allí y sobre todo de la fascinante experiencia de la práctica de este deporte.

escalada en Cuba
Foto: Hansel Leyva

Algo que resalta rápidamente al observar los instrumentos y los aditamentos de seguridad es lo modernos y bien cuidados que se observan, lo cual provoca la inevitable interrogante de cómo logran acceder a implementos muchas veces caros y difíciles de conseguir en el país.

“Muchos de estos equipos son muy caros. Los arneses, los pies de auto, los sistemas de seguridad, los mosquetones, las cuerdas que tienen que ser específicamente para la escalada deportiva (cuerdas elásticas hasta en un 30 por ciento de su longitud). A veces los mismos escaladores extranjeros que van a Viñales los donan. Ven que un cubano está escalando y entonces donan sus equipos”, explica.

Lo que sí es seguro, es que al ser un deporte poco conocido en la Isla y tan poco divulgado, sustentarlo tan solo mediante donaciones es complicado. En diversas ocasiones, Daniel ha tenido que poner de su propio bolsillo comprar los aditamentos necesarios para continuar trabajando.

“En varias ocasiones he tenido que comprar yo mismo cuerdas, arneses y demás herramientas. Al no existir una tienda especializada, los aditamentos se encarecen mucho más, pero todo se hace por amor a la escalada”, me explica.

Además de los hombres, dos muchachas formaban parte del grupo. Pese a que es una actividad más extendida entre los varones, ellas demostraban su destreza con las cuerdas y escalaban la roca con movimientos fluidos, que denotaban experiencia.

“Cuando estoy aquí es olvidarme de todo, es algo que me relaja. Mientras escalo solo somos la roca y yo, no queda espacio para más en la mente. Admirar el paisaje y disfrutarte la actividad te hace olvidar todos los problemas”, describe Daniela, una de las chicas.

“Yo me he sentido muy bien y he superado muchos miedos gracias a este deporte. Esta familia me ha empujado a superarme cada día más y en cada momento se intenta traer más mujeres a la actividad”, comenta María Jesús, la otra muchacha.

A pesar de que la popularidad de la escalada deportiva en Cuba va en ascenso, el deporte aún no está oficializado ni cuenta con una organización que lo rija.

“Se han hecho acercamientos en varias ocasiones, pero no se ha concretado nada. Esto es una lástima porque este ya es un deporte olímpico que está planificado para las Olimpiadas de Tokyo. Nosotros somos optimistas y soñamos con la participación de Cuba en unas olimpiadas en este deporte”, afirma Daniel.

Con poco más de un año de fundado, Skalan2 Habana se ha convertido en una forma de vida no tan solo para Daniel, porque ha transformado a todos sus integrantes en una familia. Lo que quizás comenzó como una nueva experiencia, creció a un nivel que ni su mismo fundador se lo cree.

“Realmente, pensé que iba a ser una experiencia donde iban a venir quizás dos grupos a la semana o algo así, pero cuando nos vinimos a dar cuenta esto se volvió maravilloso. Pensábamos que solamente en los meses de vacaciones serían donde vendrían personas y bueno, prácticamente nos hacen reservaciones todos los días del año”, detalla.

A pesar de que ha logrado un notable crecimiento, las aspiraciones no se quedan ahí. El líder de Skalan2 Habana tiene una visión más ambiciosa de cara al futuro.

escalada deportiva en Cuba
Foto: Hansel Leyva

“Realmente me interesaría ver la posibilidad de quizás el estado ayude a crear una pared de escalada, enseñar un poco sobre la escalada y ayudar en el desarrollo de la misma. Creo que, si en algún momento se hace un centro de escalada o alguna escuela, me gustaría participar y compartir mi experiencia. De esta manera continuar el legado de mis mentores Aníbal y Jorge Luis Piñeiro”.

Hasta el momento de realizada la entrevista por este proyecto ya habían pasado 736 personas. Es una vivencia que puede llegar a ser adictiva en muchos casos, por la sensación de aventura y libertad que experimentas al escalar una pared es fascinante. Al final, “eres tú y la roca, no hay nadie más”.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine