Foto: El Nuevo Herald.

Dos cubanos, ambos estrellas de deportes de combate; uno de boxeo y otro de artes marciales mixtas; el primero un joven del ring y el segundo un veterano guerrero del octágono; ambos emigrados de Cuba, donde hicieron carrera: Joahnys Argilagos y Yoel Romero se unen para entrenar juntos en medio de la pandemia con la mirada puesta en el futuro.

Joahnys Argilagos tenía un prometedor 2020 por delante, con planes de dos combates y un posible contrato de promoción, cuando llegó la pandemia. Pero recibió la invitación de Romero, el conocido Soldado de Dios en el mundo de la UFC para entrenar juntos.

“Él me invitó y para mí eso es un honor que se haya fijado en mí. Yoel es una leyenda y hemos forjado una gran relación. Conversamos mucho y él siempre me está ofreciendo su experiencia”, dijo con admiración por su compatriota, dos décadas mayor.

“Me preparo físicamente con él. Y también estoy aprendiendo un poco de Artes Marciales Mixtas, que me gustan porque es un deporte de combate. Siempre es bueno aprender cosas nuevas”, contó a El Nuevo Herald el prometedor pugilista de 23 años, quien fuera doble campeón mundial amateur antes de su salida de la Isla.

Ahora, une fuerzas con otro deportista que diera mucho a Cuba antes de emigrar, con una recordada medalla de plata en Juegos Olímpicos, y quien es además un ejemplo de increíble resistencia y constancia en la UFC, a los 43 años. Aunque Argilagos aclaró que su plan no es cambiar de especialidad, por mucho que le atraiga el deporte de su compañero de entrenamiento.

“No sé, no sé. Me gustan las Artes Marciales Mixtas…Quién sabe, pero yo mantengo el boxeo que es el fuerte mío y el camino que permitirá seguir adelante. Siempre es bueno a ver a otros deportistas, como entrenan, qué hacen, sobre todo cuando se trata de derrotar a un oponente”, dijo a Jorge Ebro, quien indagó por la calidad del boxeo de Yoel, quien fuera luchador en la Isla.

“Él tiene la base del boxeo, es muy fuerte. Viene de una familia de grandes boxeadores, de grandes campeones. Lo domina bastante bien. Ahora mismo estamos haciendo mucha física por el tema del cierre de los gimnasios y la distancia social, pero yo también aporto lo mío en la parte técnica a otros muchachos”, explicó.

Es que Romero todavía mantiene la lucha que lo llevó a ser subcampeón olímpico y tiene un boxeo digno de admirar, que lo ha llevado a protagonizar varios de los nocauts más espectaculares que se recuerden, como aquellos a Chris Weidman o Luke Rockhold.

Por su parte, Joahnys pretende formarse una carrera como logró en el amateurismo, y por el momento lleva cuatro peleas como profesional y no ha conocido la derrota. Su último duelo fue una victoria por TKO contra el mexicano Erick Alonso Hernández (17 años) en el Southern Junction Nightclub, en Irving, Texas, en febrero pasado.

Tenía planeado pelear en abril, además de firmar con una promotora, pero la COVID-19 estropeó sus planes, como ha ocurrido con todo el mundo del deporte. No obstante, no pierde la oportunidad, porque sabe que su momento llegará pronto.  

“Todo eso viene de nuevo, espero que cuando todo esto pase pueda retomar mi carrera y las negociaciones para firmar con una buena empresa. Creo que pronto veremos buenas carteleras de boxeo en la Florida y si me llaman voy a estar listo para lo que me pongan”, afirmó a El Nuevo Herald.

Mientras, con apenas 23 años, comparte con un grande como Yoel Romero, a quien, pasados los 40 años ya le daban por enterrado en la UFC. Lejos del país que los vio nacer y formarse como deportistas, ambos siguen guerreando para los cubanos que disfrutan sus triunfos desde la distancia.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine