El cubano José Dariel Abreu entró en la historia del béisbol cubano y de Grandes Ligas, al ser nombrado el Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana en MLB, para redondear una temporada fabulosa, por más que haya sido más corta por la COVID-19.

Pito Abreu pone el colofón a una espectacular campaña con su nombramiento por encima de DJ LeMahieu, de los Yankees de Nueva York, y de José Ramírez, de los Indios de Cleveland, y se convierte de esta forma en el tercer antillano en la historia en llevarse el galardón, antecedido por Zoilo “El Zorro” Versalles y José Canseco, en 1965 y 1988, respectivamente.

Un video de White Sox muestra como, entre lágrimas, el cubano recibe la noticia de su victoria. “No te puedes imaginar una cosa tan grande como esta”, dice un José visiblemente emocionado, y después señala hacia una foto de su abuela que tiene detrás.

Cuando le preguntan qué significa para él su abuela y si puede hablar de ella, Pito niega con la cabeza y solamente atina a responder responde: “La vida”.

El inicialista de Chicago y flamante MVP lideró el equipo a su primera incursión en los playoffs en 12 años, y por el camino dejó un rosario de lideratos impresionantes en el más joven de los circuitos, con lo cual fue nominado como finalista al Jugador Más Valioso por primera vez en su carrera de siete años con los Medias Blancas, a los 33 años.

Pito “encabezó la Liga Americana en hits (76) y slugging (.617), además de ser líder en las Mayores en empujadas (60) y total de bases alcanzadas (148)”, detalla MLB, además de batear .317 en total, con 19 jonrones (segunda mayor cantidad en las Mayores) y OPS de .987.

A esto sumemos que fue el “único jugador de la Liga Americana que se ubicó en el top 5 en jonrones, carreras impulsadas, promedio de bateo, hits (76, primero), porcentaje de slugging (.617, primero), extrabases (34, primero), total de bases (148, primero) y OPS (.987, quinto)”.

Pito decidió quedarse en los White Sox, el único equipo que ha conocido en la MLB, consciente de que será un líder experimentado en un vestuario con mucho talento y así lo demostró este año.

“Soy una persona muy leal y los White Sox también han tenido esa lealtad. Tuve que demostrar esa lealtad, especialmente en este momento. Con la mano de Dios, todo saldrá bien. Eso es lo que esperamos. Dios nos protegerá. Sólo debemos hacer todo lo mejor posible en esta situación”, dijo el cubano en julio pasado.

Para él, ha sido una año repleto de logros personales, pues igualó un récord de MLB con cuatro vuelacercas en veces seguidas al bate (no en el mismo juego).

A esto sumemos que es el quinto pelotero que desaparece seis pelotas en una serie de tres encuentros desde 1920, con lo cual emula a par de leyendas como Barry Bonds (2001), Alex Rodríguez (2002), y a Shawn Green (2002) y Hee-seop Choi (2005).

Además, estableció una cadena de 22 juegos pegando hits de forma consecutiva, y también fue parte de otro hito: cuando Yoan Moncada, Yasmani Grandal, Pito y Eloy Jiménez conectaron jonrones los cuatro en fila en la quinta entrada de un choque ante los Cardenales de San Luis y por 10ma ocasión en la historia de Grandes Ligas, un equipo pegaba cuatro cuadrangulares consecutivos.

¿Saben algo más? Su increíble actuación ya fue reconocida antes del MVP al llevarse el reconocimiento de Jugador del Año de Sporting News -un galardón que se basa en el voto de los jugadores de MLB- con lo cual se convirtió en el tercer jugador de Medias Blancas en recibir este nombramiento que se entrega desde 1936, pues antes lo ganaron Frank Thomas en 1993, y Early Wynn lo ganó en 1959.

Además, también fue merecedor del American League Outstanding Player (Jugador Destacado de la Liga Americana), por sus compañeros, y se unió a Frank Thomas (1993-94) y Jermaine Dye (2006) como los únicos jugadores de los Medias Blancas en ganarlo.

Pito dio lustre a su zafra ofensiva cuando ganó su tercer Bate de Plata en Grandes Ligas, como hizo en su temporada de novato (2014) y en el 2018y ahora es el primer jugador de los White Sox reconocido como MVP desde que Frank Thomas se ajudicó el galardón en temporadas consecutivas en 1993 y 1994.

Desde su debut cuando ganó la condición de Novato del Año de la Liga Americana en 2014, hasta su reciente temporada de ensueño, Abreu ha demostrado ser, quizá, el toletero más consistente, centrado y productivo de los cubanos en la Gran Carpa.

Su MVP confirma el reclamo de muchos aficionados que lo pedían en redes sociales, entre ellos una leyenda de Chicago, Frank Thomas, “The Big Hurt”, quien ya fue exaltado al Salón de la Fama, y que lo declaró como MPV en su cuenta de Twitter.

Este jueves, al saberse la noticia, escribió: «¡¡Felicidades José Abreu!! MVP! Bien merecido mi hombre tan feliz por ti y tu familia!!».

Como le llamó un usuario en la misma red social, sin importar lo que pasara, ya José Dariel Abreu había sido bautizado como #MVPito!!, un cubano que sigue agrandando su leyenda el mejor béisbol del mundo.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine