Una de las grandes esperanzas del boxeo profesional cubano, Robeisy Ramírez, está decidido a todo con tal de lograr la gloria en el pugilismo rentado, pero tiene algo claro: no pelearía contra un compatriota suyo a no ser que haya algo “histórico” en juego.

El destacado peleador cubano despejó hace par de meses varias dudas tras ganarle por decisión unánime a Adán González, quien le había derrotado en su debut profesional y parece bien encaminado para abrirse paso en la división de las 126.

Pero el emigrado dijo en entrevista con la Asociación Española de Boxeo queno creo que haya la necesidad con los miles de boxeador que existen, la necesidad de enfrentarme a otro cubano. Tendría que ser por una gran bolsa o por un título mundial que sea bien fuerte, algo histórico, que es su carrera o la tuya. No queda otra opción. De lo contrario no me enfrentaría a un boxeador cubano”.

Sobre se revancha victoriosa ante Adán González, contó que no estaba en sus planes volver a pelear con él, porque “es un boxeador que no me ayuda a mí en nada, no me da más nombre, no me da nada, es algo que pasó, tuvo buena suerte esa noche. Cogí la pelea como tal porque la compañía como Top Rank era la que quería que yo demostrara las expectativas que ellos esperaban, las expectativas que el público esperaba, la afición del boxeo, y no me siento totalmente satisfecho porque mi intención era noquearlo”.

En un diálogo ameno, el doble campeón olímpico recalcó su decisión de no enfrentarse en un duelo fratricida contra algún compatriota suyo, y detalló otras interioridades de su carrera, tanto amateur, como de profesional.

Según confesó Robeisy Ramírez, su visión desde hace años era “estar acá en los Estados Unidos, pasar al boxeo rentado, boxeo profesional, entonces me mantuve en Cuba esos años. Como todos saben, estuve en alta y baja en cosas del deporte y en mi vida personal, que siempre he sido un poco, era un poco descuidado con los entrenamientos para no decir la palabra indisciplinado”.

Pese a mostrar ya credenciales en su victoria ante González y venir con un aval prometedor, el guerrero de Cienfuegos siente que todavía le queda mucho por aprender en el profesionalismo de la mano de un eminente preparador.

“Todavía creo que me siento en cambio, me siento en transición, creo que tengo que ir aprendiendo poco a poco. Ya en las últimas peleas se ha ido viendo el cambio, se ha ido viendo que voy mejorando, y voy aprendiendo con mi profesor el maestro Ismael Salas que es un gran sabio de este deporte y tiene muchos años mucha experiencia muchos campeones.

“He ido aprendiendo, he ido adaptándome, he ido cogiendo todo lo que se puede aprender de la diferencia del boxeo amateur al boxeo profesional y han ido saliendo los resultados y creo que vamos por buen camino”, afirmó.

Con Salas, ha pulido muchos detalles que lo han ayudado en su camino de superación, en un mundo diferente por completo al amateurismo que vivió en la Isla y los eventos internacionales. Sobre él pesan grandes expectativas, incluso se menciona un campeonato en la división pluma, lo cual no le quita el sueño.

“No, no soy de presionarme mucho porque al final eso lo que hace es molestar más, pero sí me emociona que los fanáticos tengan expectativas con mi carrera y tanto los fanáticos del boxeo como la compañía Top Rank, me alegra que tengan esa expectativa porque eso en vez de presionarme lo que hace es ayudarme a prepararme cada día más.

«Me emociona saber que cada vez están buscando mejores peleas y mejores contrarios y eso es una buena señal de que tengo que aprovechar para cada vez que salgo al ring salir a hacer un buen trabajo, cada día más bonito, que le guste a la afición y le guste a la compañía”, confesó Robeisy Ramírez.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine