En el Vedado, La Habana, se juega basketball. Un grupo de veteranos se mantiene activo en su deporte a pesar de las carencias económicas, de la cancha maltratada por el paso del tiempo y las mellas que el propio tiempo he hecho sobre su salud.