El futbol cubano está necesitado, entre otras cosas, de terrenos mejores, condiciones adecuadas, roce internacional y por supuesto, de buenos técnicos de calidad que puedan exprimir al máximo las condiciones de sus jugadores. También, de un profundo cambio de mentalidad para enterrar la arcaica forma de pensar que lo condena al fracaso.

Por eso, resulta chocante que las autoridades sean capaces de rechazar a Dariem Díaz, un cubano que fue futbolista en la Isla, y con amplio recorrido con clubes de otros países y hasta selecciones nacionales, que desea volver a entrenar en su país, pero encuentra absurdas condicionantes que imponen los decisores del deporte cubano.

Según cuenta Abel González Morales, cubano que fundó el club REAL DE INDIAS.FC, en Colombia, Dariem Díaz estaba preparado para dirigir al equipo Habana, pero por increíbles circunstancias no podrá ayudar al fútbol cubano.

Díaz había jugado con Ciudad de La Habana y estuvo en Selecciones Cubanas Juveniles, pero fue a trabajar a Antigua y Barbuda, en donde fue nombrado DT de la Sub-17 en ese país y, además, director de un Club en la Liga Profesional, gracias a una formidable preparación en cursos importantes a niveles FIFA, que ayudaron a su formación.

Desde julio ya se barajaba la posibilidad de que fuera el escogido como director técnico del equipo habanero de fútbol y el propio entrenador había manifestado la posibilidad de hacerlo, según dijo en una entrevista publicada en la página de Facebook del programa televisivo FútbolxDentro, replicada por la emisora COCO.

“A pesar del prestigio y el reconocimiento ganado… ya son cuatro años de estar lejos de la familia y quiero estar cerca de los míos para ver crecer a mis hijos”, comentó el exfutbolista, quien además dijo que “sueño con levantar el título de Cuba, ahora desde el banquillo”, pues ya lo había levantado como capitán de la selección de La Habana que alcanzó por última ocasión la corona nacional en 2001, reseña el medio.

Dariem Díaz es un preparado entrenador que pudiera aportar mucho al fútbol cubano, pues estuvo vinculado al proyecto de metodología Coever Coaching, prestigioso “modelo de entrenamiento aprobado por FIFA. Es el método número uno de enseñanza del fútbol a nivel mundial. Con esta metodología ha entrenado Cristiano Ronaldo, Arjeen Robeen y otros tantos reconocidos futbolistas. Recientemente Zinedine Zidane solicitó una conferencia personalizada de este método, el cual es el más utilizado para enseñar fútbol en las edades comprendidas de 4 a 16 años”, explicaba él en una entrevista concedida a DeporCuba.

Pero de acuerdo con Abel González, “no tiene autorizo para dirigir su club del alma” y tampoco las selecciones nacionales, con las cuales ya tuvo algo de roce, como añadió a DeporCuba, pues se desempeñó como “preparador físico de la selección nacional y como asistente en las categorías sub-17 y 20 respectivamente”.

Pero ni la experiencia de Díaz ni su disposición a entrenar en la Isla con todo lo que esto pudiera representar, evitó que le pusieran absurdas condiciones marcadas por posiciones de una dolorosa intransigencia.

Abel González detalla que, para poder asumir la jefatura de Ciudad de La Habana, le habrían exigido a Dariem “trabajar por un tiempo prolongado en un Combinado”, para luego aspirar a ser Director Técnico y también a nivel de Selecciones Nacionales.

A estas draconianas condiciones se suma un “agravante de trasfondo, que no estaba en el listado del Deporte Cubano ya que estaba de contrato independiente en Antigua y Barbuda”.

“¿Cómo un señor como este, con semejante calidad, con unos cursos FIFA consagrados, un trabajo marcado como Director Técnico, puede ningunearse así de esta manera? ¿Cómo alguien que dejó su niñez, su adolescencia, que dejó en su recorrido en Cuba su vida misma, que pasó por bases, por la EIDE, ESPA Nacional, que jugó con Ciudad de la Habana, al que le dio títulos Nacionales, siendo figura en su Patria, puede mandarse a un Combinado Masivo? ¿Cómo no puede dirigir Selecciones de su propio país quien ha dirigido Selecciones Extranjeras?”, se cuestiona en su publicación de Facebook.

“Ya lo has dicho, ‘el agravante’ de haberse contratado de manera independiente fuera del país. Todo lo demás, excusas periféricas. La causa principal es esa. Forma parte de esa incomprensible política deportiva en la cual esperan que deportistas y entrenadores formados en Cuba, hagan sus contratos en el extranjero –invariablemente– bajo el control del INDER. Según ellos, porque Cuba los formó. Y me pregunto ¿acaso tuvieron otra oportunidad? ¿acaso permiten academias privadas de formación en Cuba? No, ¿verdad? Pues no se puede exigir fidelidad por haberte dado formación cuando tampoco le diste otra oportunidad que no fuera formarse en tus escuelas.

“Pero nada, vienen con el discurso de que los contratos a través del INDER son para ‘proteger’ a nuestros atletas y entrenadores. Sí, ‘proteger’ es el eufemismo que encontraron para edulcorar una realidad indefendible: más que proteger, quieren controlar. Y todo lo que escape a ese control, está fuera del subsistema al que pertenece”, abundó en un comentario el colega Alexander Ramírez Tápanes, de Gol Cuba y colaborador de Play Off Magazine.

El fútbol cubano, lastrado por su propia burocracia y las mentalidades cerradas, se anota otro gol en propia puerta, al darse el lujo de rechazar el talento notable de Dariem Díaz, alguien que mucho pudiera ayudar al balompié en la Isla.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine