Con la expansión y uso cada vez mayor de la sabermetría en el béisbol, otra es la visión que se tiene de un juego milimétrico, en el que cada detalle cuenta y todos, en su conjunto, ayudan a ganar juegos si se emplean de forma adecuada. Históricamente, la manera más fácil y sencilla de evaluar el rendimiento ofensivo de un bateador era el average o promedio de bateo.

El más tradicional de los parámetros estadísticos resulta de la división de los hits conectados entre las veces al bate del jugador. Sin embargo, conocido es que en un juego de pelota existen otras formas de llegar a la primera base sin la necesidad de pegar sencillos. Poco se habla de este tema en Cuba, pero poco a poco ha ganado en interés en las mejores ligas del mundo.

Es por ello que, una alternativa de medir ese rendimiento resulta el llamado Average Secundario (SecA). La fórmula original, creada por Bill James -considerado el padre de la sabermetría- tiene en cuenta las bases por bolas recibidas, extrabases y bases robadas, es decir, el resto de maneras de alcanzar las almohadillas que no se mide en el parámetro tradicional.

En otros casos, los analistas emplean también los pelotazos recibidos pues, aunque dolorosa, también constituye una vía para llegar hasta la inicial.  El primer beneficio obvio de la métrica es la posibilidad de evidenciar las probabilidades de embasarse que tiene un jugador determinado.

Tanto una como otra han de analizarse en su conjunto, pues brindan una visión mucho más abarcadora del bateador. De manera que el average secundario posibilita entender el aporte ofensivo y resulta una herramienta que se tiene en cuenta, cada vez más, a la hora de confeccionar las alineaciones, sobretodo en el béisbol de las Grandes Ligas.

Average Secundario en Cuba

Dentro de Cuba, la Serie Nacional y, de forma general, la pelota cubana, adolece en demasía de un estudio profundo del juego desde el punto de vista sabermétrico. Contados son los especialistas que se dedican a este particular, aunque desde hace algunas temporadas, cada equipo del evento élite de este deporte en la isla, cuenta con un sabermétrico de plantilla.

Average Secundario
Infografía: Laura Navarro Top 5 peloteros con mejores Average Secundario (SecA) en Cuba

Es por ello que no extraña el hecho de que varios de los más destacados en AVE. histórico, también se ubiquen entre los punteros en SecA. Un equipo de Play-Off Magazine investigó en los archivos estadísticos del Ingeniero José Antonio Pérez, presidente del Consejo Béisbol de Siempre de la Sociedad Cultural José Martí, quien facilitó esclarecer a los mejores beisbolistas que, en Cuba, lideran este parámetro.

Para ello se seleccionó a aquellos jugadores con al menos 10 temporadas en el béisbol cubano y tres mil comparecencias al bate o más. Esto con el objetivo de equiparar su rendimiento en busca de objetividad. Además, como la estadística depende únicamente del atleta permite comparar aquellos que hayan jugado en épocas diferentes.

Considerado por muchos como el mejor pelotero cubano de las Series Nacionales, Omar Linares encabeza el listado, con un average secundario con .524, muy por encima del average tradicional .368. Con esa frecuencia se ratifica el nivel de “El Niño” en la liga cubana, un fuera de serie al que ponerle out resultaba un verdadero dolor de cabeza para los lanzadores que lo enfrentaban.

Seguido de Linares se ubica en el segundo lugar histórico a Frederich Cepeda, recordista en bases alcanzadas en las Series Nacionales. Cepeda exhibe (.334/.520) y, junto al pinareño, devienen los únicos en Cuba que logran sobrepasar los .500. De manera que su capacidad y disciplina en el plato son de otro planeta, pues en la MLB, se considera un buen average secundario si sobrepasa los.275.

Junto a estos dos colosos de la historia del deporte de las bolas y los strikes en Cuba, completan la selección de los cinco mejores, peloteros de la talla de Romelio Martínez (.498), uno de los mejores sluggers que han pisado los terrenos en la isla. Con el cuarto mejor average secundario figura el granmense Alfredo Despaigne, el otro de los que permanecen en activo, aunque su participación en la Serie Nacional ha disminuido debido a su contrato en Japón.

Finalmente, cierra el Top 5 el “Tambor Mayor”, Orestes Kindelán, quien con .313 de average tradicional, destacan sus .477 de SecA. Junto a estas leyendas, no es de extrañar que se ubiquen también otros destacadísimos beisbolistas, a saber: Antonio Muñoz, Luis Giraldo Casanova, Juan Manrique, José Dariel Abreu, etc.

Cierto es que las herramientas sabermétricas más avanzadas demandan recursos económicos y humanos calificados para este fin, no obstante, sus beneficios son evidentes a la hora de evaluar, de forma integral, el rendimiento de un pelotero, como es el caso del average secundario.

A pesar de todo, la Serie Nacional ha tenido, a lo largo de sus 60 temporadas, peloteros destacados con el bate al hombro, reconocidos por sus excelentes parámetros en cuanto al average tradicional.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.