Luís Enrique Delisle Sesé dejó el béisbol, y gracias al destino –según él mismo cree–, se decidió por el balonmano, deporte al cual le ha dedicado su vida. Se estrenó como DT del equipo Cuba en los panamericanos de Toronto 2015.

Tres años después, en el inicio de un nuevo ciclo olímpico, lideró a sus muchachos hasta la cima del podio centroamericano en la reciente cita de Barranquilla, con una convocatoria formada por varios jugadores que militan en ligas profesionales europeas.

El potencial de los atletas es tal que Delisle vaticinó, en una entrevista, que “en el ciclo 2020-24 seremos uno de los tres primeros equipos del mundo”. La cita colombiana es un paso más para colar a la Mayor de las Antillas primero en la élite continental, y mundial después.

Han pasado más de dos décadas desde el último oro en Ponce 93, ¿qué cambió ahora?

Llevamos ocho años con este grupo. Hubo tiempos en los que el éxodo de jugadores era el mayor contratiempo que teníamos. Es muy difícil todos los años escoger muchachos de la EIDE, porque no tenemos equipos juveniles, e insertarlos en la selección nacional para cumplir un papel importante en una competencia como esta. Iban muy bien preparados, pero la inexperiencia siempre nos jugaba una mala pasada.

Esta vez resolvimos el problema de los que jugaban en Europa y armamos este seleccionado. Tuvimos un mes y medio para prepararnos en La Habana. Fue un acople simple, lo más importante era incorporar los elementos que traían los que estaban fuera de la Isla, porque era el conjunto que transitó el ciclo olímpico anterior, los mismos que fuimos a Guadalajara y a Toronto. Solo que entonces la mayoría eran muy jóvenes y al irse a ligas profesionales ganaron en roce internacional y en mejor juego, porque el talento siempre existió. Estábamos convencidos de que este era nuestro ciclo.

Luís Enrique Delisle, DT del equipo de balonmano de Cuba. Foto: Patrioti.

Luís Enrique Delisle, DT del equipo de balonmano de Cuba. Foto: Patrioti.

En la actualidad 10 balonmanistas de nuestro país están contratados en el Viejo Continente, de ellos, 8 viajaron en la nave cubana hacia Barranquilla

Sí, a los otros dos no les dio tiempo a realizar los trámites del pasaporte. Esto debe extenderse a todos los deportes, nosotros dimos el ejemplo de cómo es el atleta que ama a su país. Todos vimos como corrieron con su bandera, como cantaron el himno. Siempre hemos abogado porque todos los deportistas que no desertaron o traicionaron y tienen la intención de jugar por Cuba sean bienvenidos.

De los convocados llamó la atención el caso de Guillermo Corzo, uno de los artífices insustituibles dentro de este plantel, un atleta contratado en el exterior, pero no por el Inder.

Corzo nunca perdió el contacto con sus compañeros y siempre que venía a Cuba nos ayudaba con pelotas y otros accesorios, además de entrenar con el equipo sin ningún interés de ser insertado nuevamente, pero vimos la posibilidad de convocarlo y lo hicimos, es el único que no está contratado como los demás.

Es un líder natural, el de mayor experiencia. Además de su juego, su charla fue clave al finalizar el primer período en la final contra Puerto Rico, cuando todavía no había nada decidido. Nos preocupamos porque a pesar de estar bien preparados, la presión por estar disputando un título para nuestro país siempre es superior.

Los grandes del continente son Argentina, Brasil y Chile. Sin embargo, Cuba los supera en títulos en Panamericanos de este deporte con 8. ¿Nos detenemos en el área o podemos seguir soñando?

Vamos poco a poco. Ya en el ciclo pasado nos acercamos a esas tres potencias y ganamos y empatamos con Chile, por ejemplo. Ellos ya no pueden con nosotros, entonces sería discutir con Brasil y Argentina las tres primeras plazas. Cuando nos veamos con esas selecciones van a ser partidos parejos, no se pueden confiar, como tampoco nosotros, que vamos a salir a darlo todo.

Delisle también dedicó el triunfo a los que no creyeron en él, a través de su perfil de Facebook. “Había muchos incrédulos, sobre todo fuera de Cuba, por eso respondimos con el triunfo y no pude olvidarme de ellos”, comentó entre risas, mientras saboreaba un exquisito café.

"Nos falta en la parte táctica y en nuevas tecnologías", dice Delisle. Foto: Patrioti

“Nos falta en la parte táctica y en nuevas tecnologías”, dice Delisle. Foto: Patrioti

¿Qué sería lo ideal a partir de ahora?

Tenemos la intención de insertarnos en las ligas profesionales. Hemos hablado con varios clubes y tienen el deseo de que estemos allí cada cierto tiempo, para prepararnos al máximo. Con la llegada de nuestros atletas nos superamos en muchas cosas. Crecieron más allá de la teoría y la preparación que podemos darles acá, porque se enfrentaron al primer nivel. Nuestra preparación física es muy buena, así como la técnica, pero nos falta en la parte táctica y en nuevas tecnologías.

El balonmano triunfó tras una espera de más de 20 años y promete darnos nuevas alegrías. Habrá que mirarse en su espejo y pensar cómo hacer en otros deportes para llegar al éxito, porque como dijo Delisle, “el talento siempre existió”.