Histórico. No hay otra manera de definirlo. Yandy Núñez Martínez es el primer cubano que llega a la cima del monte Everest. Todos los sacrificios, el ahorro, la preparación, la lejanía, la añoranza, el frío, el miedo, el asombro, el agotamiento… todo ha valido la pena…

Fueron dos años preparando este regreso al Himalaya, y antes de eso mucho tiempo más, luchando en Cuba, migrando a Islandia, enamorándose del montañismo y dándole forma al sueño de asomarse al mundo, aunque solo sea por unos instantes, desde los míticos 8.848 metros sobre el nivel del mar.

Su primer mensaje desde la cima, escrito en la plataforma de geolocalización Garmin Explore, no podía ser más cubano: “Cumbre PINGA Cumbre. Primer cubano en la cima del Everest. Dedicado a mi abuela a Cuba a todos los cubanos. Me fui d Cuba y conquisté el mundo. Viva Cuba Libre”.

Yandy Núñez Martínez es el primer cubano que llega a la cima del monte Everest.
Yandy Núñez Martínez es el primer cubano que llega a la cima del monte Everest.

Desde su página oficial, The Cuban Mountaineer, una foto junto a la expedición de la agencia Ascent Himalayas destacaba que después de muchos años de arduo trabajo y dedicación, el sueño ya era una realidad. “¡El primer cubano en coronar el Everest!”, proclamó, con merecido orgullo.

La propia agencia de viajes confirmó que el equipo integrado por Yandy, el australiano John Warwick Dover y el estadounidense Jason Ralph Ramsdel, consiguió hacer cumbre sobre las 10:45 hora de Nepal, al filo de la medianoche en Cuba.

“Un momento histórico logrado por Yandy Martínez Núñez, un resistente escalador proveniente de Cuba, pero que vive en Islandia. Yandy Martínez Núñez ha creado historia como el primer cubano en conquistar la cumbre, acompañado del excepcional guía Pasang Tenzing Sherpa”, abundó Ascent.

De hecho, para Pasang Tenzing fue su décimo sexto ascenso exitoso al Everest. Su experiencia fue vital para que Yandy subiera, pero igual para un desafío tan o más peligroso: la bajada…

Si subir es complicado, bajar tampoco es fácil: no siempre es cierto aquello de que bajando todos los santos ayudan… Al menos en el Everest hace falta un sherpa tan calificado como Pasang, buenos equipos, dosificar las fuerzas y posponer la euforia, para poner cada célula del cuerpo en función de un descenso seguro hasta el Campamento Base.

El proceso puede tomar un par de días, aunque es posible volver directamente desde la cumbre hasta el Campamento Base en menos de 24 horas. La mayoría de los escaladores suelen tomarse un descanso en el Campamento 4, aún en la “Zona de la Muerte”, pero solo se permiten dormir cuando llegan al C3 o al C2. Cuestiones de altura, y del clima…

Ya desde los escaños inferiores se baja al Campamento Base en menos de un día, siempre y cuando la cascada de hielo de Khumbu se mantenga estable.

Estos tiempos, claro está, se dan cuando se baja usando métodos convencionales, pero hay quien se pone creativo: en el año 2000, el esloveno Davo Karničar esquió todo el camino desde la cumbre hasta el campo base en solo cinco horas, algo sin precedentes. Más veloz fue el francés Jean-Marc Boivin, que en 1988 voló en parapente desde justo debajo de la cumbre hasta el C2 en solo 12 minutos.

Pero no hay apuro: al final, la cosa no es solo subir el Everest, sino bajarlo bien, para contarlo…

Alpinista cubano Yandy Núñez intentará vencer al Everest

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.

Imagen cortesía de Alpinista cubano Yandy Núñez