Yoelvis Gómez volvió a poner de manifiesto en la noche de este sábado el refrán de que “hijo de gato caza ratón”. El hijo del campeón olímpico José Gómez brindó una excelente demostración de boxeo ofensivo para lograr una cómoda victoria ante Jorge Cota -por decisión unánime-, como parte de la pelea semi estelar de la cartelera que tuvo como plato fuerte el enfrentamiento entre el mexico-americano David Benavidez y el canadiense David Lemieux.

No fueron pocas las ocasiones en las que el púgil mexicano subestimó las capacidades del habanero, argumentando que Gómez no había hecho méritos para pelear contra él. Al final de la noche, quedó claro para todos que era Cota el que no estaba a la altura del nivel boxístico del cubano.

“La Joya” fue dueño de la pelea en todo momento y su dominio dejó claro que la única interrogante que podía plantearse era si Cota sobreviviría los diez asaltos a los cuales estuvo pactado el combate. Fueron varias las ocasiones en las que el mexicano se tambaleó a causa de los golpes de Gómez, aunque finalmente logró resistir hasta el campanazo final.

Solamente en el quinto y sexto asaltos vio una oposición decente por parte del boxeador azteca, aunque ni siquiera en ese momento superó las prestaciones de su rival. Al concluir el combate, los tres jueces vieron ganar a Gómez en la totalidad de los asaltos, lo cual se reflejó en las boletas que reflejaron idénticas puntuaciones de 100-90.

Al momento de subir al ring, el cubano Yoelvis Gómez exhibía un récord de 5-0 y en todas las ocasionas se había impuesto por la vía del nocaut. En esta ocasión no pudo terminar con su rival antes de tiempo. Sin embargo, esto parece ser más mérito de Cota y de su resistente mandíbula antes que desmérito de Gómez y su pegada.

Fueron varias las ocasiones en las que el cubano puso en malas condiciones a su rival, incluso con jabs, lo cual demuestra que el poder sigue siendo una de sus armas. Si la pelea no terminó antes de tiempo fue porque Gómez nunca logró rematar en ninguna de esas ocasiones, ya que Cota resistió muy bien tirando combinaciones peligrosas ante las cuales “La Joya” prefirió no arriesgar.

“Quería robarme el show, pero yo sé que todos los boxeadores mexicanos son guerreros.  Hoy me di cuenta que uno debe estar listo para pelear los diez rounds de punta a punta” declaro Gómez al periodista Jorge Ebro instantes después de terminar la pelea.

A pesar de no haber noqueado a su rival, el haber combatido hasta el final fue una buena manera de conocer en qué estado se encuentra el cubano con respecto a su condición física. Algo que en el pasado no se había podido apreciar, ya que en las cinco peleas anteriores solo había pasado del primer asalto en una ocasión.

Si hubo un elemento a resaltar del cubano fue su excelente dominio de la corta distancia, en donde sus uppercuts fueron la clave. Cada vez que golpeaba de abajo hacia arriba hacia daño a su rival y esto es muy valioso, ya que la capacidad de pelear de cerca no es algo muy común entre los boxeadores cubanos.

Sin dudas, Yoelvis Gómez demostró que esta clase de rivales no constituyen un reto para él y que ya parece estar listo para asaltar la elite de la división súper welter (154 lbs). Esperemos entonces cuando lleguen las primeras grandes oportunidades para la nueva joya del boxeo profesional cubano.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.