Conrado Marrero me contó que en una ocasión el pícher zurdo Daniel Parra le desfondó un cubo en la cabeza al árbitro principal. El sujeto no era otro que Juan Seguí, el ampaya que “mejor comía pan” en todo Oriente y Camagüey, célebre por sus meteduras de pata. ¿Y, era tan malo? No tanto, de otra manera no hubiera sido tan solicitado, pero por algo le decían “Juan Caballo” y es que cuando se equivocaba, lo hacía en grande.

En 1944, el mandatario Fulgencio Batista estuvo en la ciudad de Camagüey justo cuando llegaba allí el club amateur Hershey Sport Club, por eso la ciudad se copó de uniformados. Hubiera sido fatal que el personaje político hubiera asistido al doble header de béisbol en el Juraguá Park, pues una decisión Juan “Caballo” provocó una gran trifulca.

El detonante fue una soberbia línea de Antonio “Quilla” Valdés, el campo corto de los azucareros de occidente, la cual se fue entre los dos pelos de alambre de la cerca del jardín derecho ante los ojos del outfielder local Juan de Mata Jova.

Seguí consultó al defensor, también al recoge pelotas y lo cierto es que en las reglas especiales del terreno solo se admitía el doble si, y solo si, la bola picabay salía, o si se arrastraba bajo la barda, pero se empecinó en cantar jonrón en lugar de doblete.

Tal decisión provocó que cientos de personas bajaran desde las gradas de madera y convirtieran el estadio en un “hipódromo”, detrás del pobre “Caballo”, quien aguantándose la gorrita buscaba solución en sus piernas.

La policía tuvo que entrar al terreno y sacarlo en un automóvil. Hasta se recogieron firmas en Camagüey para expulsarlo; por suerte ni “Bolita” Villafaña, ni Sedeño, los otros árbitros del partido, vieron cuestionada su actuación en las líneas.

Al final, las autoridades locales y deportivas de la DGND conocieron que la esferoide se había incrustado en el alambre y Jova, al intentar atraparla, incluso sin hacer contacto, botó la pelota con solo topar el metal tensado. Gracias a la sinceridad del jugador y a la “mano” apaciguadora de los periodistas del diario El Camagüeyano, “Caballo” mantuvo su integridad física y pudo trotar de vuelta a su natal Santiago de Cuba.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.