Por: Heeney Figueroa

Cada primer domingo de febrero se celebra en los Estados Unidos el Súper Bowl, partido que define el campeón de la temporada de la NFL. El evento que usa la numeración romana para distinguir todas sus ediciones llega este año a su edición 51.

Con cada encuentro, el deporte crece y evoluciona más, tanto así, que sus rating´s televisivos están en constante ascenso dentro y fuera de Norteamérica. Con el tiempo el Súper Bowl (o Súper Tazón como se le llama en español) se convierte en un elemento infaltable de la cultura popular estadounidense.

Inicio:

Su origen está marcado por la rivalidad que existió en la década de 1960 entre la National Football League (NFL) y la American Football League (AFL), quienes a partir de 1966 se unificaron y los campeones de ambas ligas definirían el título a partido único.

El primer Súper Bowl se disputó el 15 de enero de 1967 y se comercializó con el nombre de First AFL-NFL World Championship Game (Primer campeonato del mundo AFL-NFL).

Toma su nombre actual por iniciativa de Lamar Hunt quién era el dueño de los Kansas City Chiefs. El partido inaugural fue entre los Kansas City Chiefs (AFL) y los Green Bay Packers, el mismo culminó 35-10 a favor de Green Bay y Bart Starr, equipo del cual su quarterback fue nombrado MVP.

A partir de 1970 la Liga Americana fue finalmente absorbida por la NFL, en tanto las antiguas ligas se convirtieron en sendas conferencias, formato que prevalece en la actualidad.

Preseas:

A partir de 1970 el trofeo de campeón del Súper Bowl toma el nombre del legendario entrenador de los Green Bay Packers, Vince Lombardi. Vencedor de las dos primeras ediciones y fallecido a principios de ese mismo año producto del cáncer.

El trofeo (con un valor $25,000 dólares) es manufacturado por la prestigiosa compañía Tiffany & Co. El mismo representa un balón de tamaño natural y está hecho de plata sólida con unas dimensiones de 23 cm. de altura y 3.2 kg de peso.

Su fabricación requiere alrededor de 4 meses. Después de ser otorgado, se manda de regreso a Tiffany para que se le grabe el nombre del equipo ganador, la fecha y el marcador final del Súper Bowl.

A partir de la edición número XXX (Dallas Cowboys 27-17 Pittsburgh Steelers) el lauro es entregado en el terreno al equipo vencedor, anteriormente era otorgado en el vestidor. El trofeo Lombardi va a parar a las vitrinas de la franquicia, pero como es costumbre en todas las grandes competiciones norteamericanas, a cada miembro del equipo vencedor se le concede un anillo que lo acredita como campeón de la NFL.

Cifras:

Durante las ediciones precedentes, se han registrado récords y actuaciones memorables. La franquicia que más tazones se ha llevado a casa son los Pittsburgh Steelers con 6 (IX, X, XIII, XIV, XL y XLIII), seguidos por los Dallas Cowboys con 5 (VI, XII, XXVII, XXVIII, y XXX) y los San Francisco 49ers (XVI, XIX, XXIII, XIV y XXIX).

La otra cara de la moneda es la derrota y cuatro equipos marchan empatados con cuatro descalabros: los Denver Broncos, New England Patriots, Minesotta Vikings y los Buffalo Bills, este último, como dato curioso, perdió sus cuatro finales de manera consecutiva (XXV, XXVI, XXVII y XXVIII).

Cuatro franquicias no han disputado nunca el Súper Bowl, estos son los Cleveland Browns, Detroit Lions, Houston Texans y Jacksonville Jaguars. Tanto Lions como Browns, fueron campeones de la NFL en el formato anterior a 1967, mientras que Texans y Jaguars son equipos de expansión, creados posteriormente posteriormente a la fusión entre NFL y AFL y no han ganado campeonato alguno.

El único equipo que ha resultado vencedor, culminando la campaña de manera invicta, ha sido los Miami Dolphins en la temporada de 1972, donde no perdieron ningún partido, realizando una temporada perfecta.

Ganaron 14 partidos en la temporada regular, 2 en los playoffs, imponiéndose finalmente 14-7 a los Washington Red Skins en el Súper Bowl VII. Como dato curioso, los miembros de aquel equipo y directivos de los Dolphins se reúnen a festejar cada vez que el último equipo invicto de la temporada cae.

En la edición 49 Tom Brady, quarterback de los New England Patriots, se convirtió en el jugador de su posición que más veces ha ganado con cuatro y se puso a uno con Charles Haley, que se impuso en cinco tazones. En tanto, Bill Belichick, entrenador de los Patriots, empató con el gran entrenador de los Steleers Chuck Noll con cuatro ganados.

Esta última edición, en la cual los Denver Broncos se impusieron a los Carolina Panthers (24–10), nos dejó como datos que el legendario Peyton Manning se convirtió en el quarterback de mayor edad (39) en imponerse, y Gary Kubiak entrenador en jefe de los Broncos se convirtió en el primero en ganar un Súper Bowl como jugador y más tarde como entrenador en el mismo equipo.

Cultura y Popularidad:

El Súper Bowl quizá sea el evento deportivo que más ha trascendido el hecho de ser la mera discusión de un campeonato. Por ejemplo, el partido está considerado desde el año 2002 como “Evento especial de Seguridad Nacional” por parte del Servicio Secreto de los Estados Unidos.

El costo de una entrada oficial es alrededor der $ 1.000 dólares y las reventas pueden oscilar entre los $ 4.500 y $ 6. 000 dólares. Los derechos televisivos corresponden a grandes cadenas televisivas como NBC, CBS, FOX y ESPN.

Sus ratings televisivos alcanzan solamente en los Estados Unidos cerca de los 120 millones de personas, además, su señal se retransmite en más de 200 países. Grandes íconos de la cultura americana prestigian tanto la entonación de himno nacional como el conocido Half Time Show.

Durante su transmisión se alcanza el costo más alto del año para las franjas publicitarias, un spot comercial de 30 segundos puede costar hasta 4 millones de dólares. En resumen, el Súper Bowl se ha convertido en un día celebración en los Estados Unidos, tanto como el famoso Día de Acción de Gracias y el Día de la Independencia.