Basta un simple recorrido por las instalaciones de la Academia de Canotaje y Velas de Pinar del Río para comprender el por qué de los escasos resultados de esos deportes a nivel nacional. Esa institución, enclavada en el costero territorio de La Coloma, funciona desde el año 2012 como aula anexa a la Escuela de Iniciación Deportiva Ormani Arenado. “Antes, los estudiantes tenían que recibir clases en la EIDE y trasladarse desde la cabecera municipal hasta aquí para entrenar. Luego de la creación de la academia, los niños hacen todo eso acá”, afirmó Fermina Rodríguez, profesora del centro.

Condiciones de entrenamiento

A pesar de la ventaja que supuso la creación de la academia, esta adolece del equipamiento técnico idóneo para la práctica de esas disciplinas. Una de las principales limitantes es la escasa cantidad de botes para la matrícula de 26 niños de la EIDE -así como para otros 20 que conforman el proyecto de Pre-EIDE. “Presentamos dificultad también con los remos y los asientos de las embarcaciones. Son muy viejos y no tenemos ni siquiera resina de pino para darles mantenimiento”, dijo Jesús Manuel Güeyes, director de la referida institución. “Aquí hay botes que datan del año 1987, llenos de parches.

Te montas y luego de dos o tres vueltas hay que sacarlos del agua porque se inundan”, agregó Jesús Manuel. Otra de las problemáticas observadas en el lugar estriba en la inexistencia de una embarcación de motor que permita seguir a los atletas, que durante el entrenamiento se alejan varios kilómetros de sus entrenadores.

Canotaje en Pinar del Río

FOTO: Alejandro Rosales

Canotaje

El canotaje es un deporte olímpico que se practica sobre una embarcación ligera, propulsada por una, dos o cuatro personas con una pala, y cuyos barcos son el kayak y la canoa. Esa modalidad aportó una medalla de oro a la delegación pinareña en los pasados Juegos Escolares Nacionales por intermedio de la atleta Ana María Hernández (c1 a mil metros), así como otros dos cuartos lugares. “Los resultados podrían mejorar si contaran con los implementos idóneos, ya que existe un alto potencial humano”, asegura Carlos Vega, entrenador del equipo juvenil. “Por mucho esfuerzo y práctica que se tenga, cuando asistimos a las competencias -con estos botes tan malos- vamos en desventaja”, afirmó Vega.

En ese sentido, Roger Millar Rojas, atleta de kayak, explicó: “Estoy seguro de que si nuestros barcos estuviesen mejor obtendríamos más medallas para la provincia”. Tras varios años de espera, en el 2014, la instalación recibió un bote doble, donado por el equipo nacional, y una copia fabricada por la industria deportiva cubana; con ellos, actualmente entrenan todas las categorías.

A la dirección de la EIDE vueltabajera se le escapa la posibilidad de proveer de nuevos implementos o renovar los ya existentes, por lo que a menudo son los propios estudiantes o sus padres quienes deben gestionar el parque para poder competir. “Si estamos trabajando hoy es gracias a la inventiva del carpintero nuestro, de los profesores y los padres de los niños”, enfatizó Elba León, profesora de canotaje en la categoría escolar.

Velas

La vela es un deporte náutico que consiste en controlar la dinámica de un barco, propulsado, solamente, por el viento en sus velas. Esa disciplina fue incluida en el cronograma olímpico desde la cita de París en 1900. Al ser considerado como un deporte caro, su práctica en nuestro país es poco extendida, por lo cual tampoco sus resultados a nivel internacional son de alabar. En Pinar del Río se entrena desde hace varios años sin haber logrado, hasta la fecha, resultados importantes en campeonatos nacionales. “Las condiciones están pésimas. A esta altura del curso no se ha podido salir a navegar. Estamos haciendo lo posible por hacerlo próximamente, pero hay ocho embarcaciones que están en mal estado”, aseguró Lisbeth Fuentes, profesora de vela del proyecto.

Canotaje en Pinar del Río

FOTO: Alejandro Rosales

En ese sentido, la atleta Jessica Roque González agregó: “Tenemos algunas tablas pero en cuanto a velas estamos muy mal: con una sola entrenamos todos. Precisamente, Jessica consiguió el mejor resultado histórico para la provincia, al culminar cuarta en la cita escolar de julio del 2015, en Cienfuegos, y es perspectiva inmediata para ascender a la preselección nacional.

Lo que falta por hacer

A pesar de los contratiempos que enfrenta la institución de Canotaje y Velas de Pinar del Río, esos deportes han mejorado cualitativamente a raíz de su creación. De ocupar los puestos sotaneros a nivel nacional, este año el Canotaje culminó en el sexto lugar por provincias, y Velas lo hizo en el octavo. “La escuela está trabajando para mejorar las condiciones de este centro porque el objetivo fundamental es obtener medallas en las competencias”, afirmó Juan Manuel Güeyes, director de la academia.

No obstante, son insuficientes aún las alternativas llevadas a cabo -tanto por la Ormani Arenado como por el INDER- para garantizar las condiciones mínimas en la práctica de canotaje y velas. ¿Cómo es posible que escasee un aditamento tan sencillo de adquirir en nuestra provincia como es la resina de pino? ¿Por qué no posee el centro un bote de motor para garantizar la seguridad de los atletas en la bahía?

Como reza un refrán popular: es imposible pedir peras a los olmos. No se pueden esperar grandes resultados de estos deportes si las embarcaciones con que entrenan y compiten los bisoños atletas no coinciden con los requerimientos y estándares utilizados a nivel mundial. La problemática, como va siendo habitual, pasa por los escasos recursos económicos -algo que frena el desarrollo de estos y otros deportes en el país. Hasta ahora, no se vislumbran mejoras. Los atletas y entrenadores de la institución pinareña, para mantener lo logrado hasta la fecha y alcanzar medallas en futuros torneos, deberán remar a contracorriente.