Por: Gian Franco Gil y Alejandro M. Abadía Torres

Pese a que el béisbol cubano transita por un período de crisis, no cesan de emerger talentosos peloteros muy jóvenes que, como Kevin José García, decidieron probar suerte en otra nación e intentan hacerse de un puesto en las Grandes Ligas. Ahora, el firmar un contrato con una organización histórica, está un poco más cerca de su sueño.  

El pasatiempo nacional de la Isla atraviesa un duro momento de su historia y esto se debe, en gran medida, al éxodo de jugadores hacia otros países en busca de lograr las cosas que, aquí en su tierra, nunca podrán alcanzar.

En el deporte, como en la vida, el éxito está relacionado con la superación y el sacrificio y eso es una constante para este joven, quien entiende que la suya, como el resto de las disciplinas, necesita de una entrega total para llegar a planos estelares, aunque en Cuba, a veces, parece que el respeto por el esfuerzo y la abnegación se perdió hace mucho.

Natal del municipio de Mariano, en La Habana, Kevin José García tiene 21 años, pero este jardinero que recién acordó un contrato profesional con los Boston Red Sox se inició en esta práctica apenas a los seis años.

“Comencé a jugar casi a escondidas, pues mi mamá no quería que yo sufriera las injusticias que sufrió mi padre, Jorge García, en Series Nacionales”, dice.

Sin embargo, su tío, Williams Casañas, resultó el detonante de todo y para bien del béisbol, habló con un entrenador y lo llevó por primera vez a un terreno.

Precisamente, las acciones injustas que se viven en otros campos se repiten cada vez con más frecuencia en la pelota cubana, y tal parece una metodología diseñada para deformar a los atletas. Kevin no fue la excepción de la regla y el temor de su madre se cumplió.

Kevin José García
Eduardo González Martínez | Play-Off Magazine

“A lo largo de mi carrera sufrí constantes malas acciones, pues siempre estaban los muchachos cuyos padres ostentaban más ventajas económicas y tenían privilegios”, declara el prospecto.

Sin embargo, aquel niño de Marianao logró hacer el equipo Ciudad de La Habana en la temprana categoría de 9-10 años. Después de esa participación, las oportunidades comenzaron a “congelarse” y no fue hasta que entró a la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) que volvió a representar a la capital, aunque siempre hubo entrenadores que aportan mucho a su formación.

“Erlys Garrido, Roberto Rodríguez y Reinier Madrugada fueron los que verdaderamente me motivaron a ser pelotero, me dieron la oportunidad y la confianza para integrar las filas del polémico equipo Habana”, cuenta.

Para continuar con su desarrollo, Kevin matriculó en la EIDE Mártires de Barbados. El ahora jardinero de la organización de los Boston Red Sox entrenaba desde la una de la tarde hasta casi las seis, con unas condiciones nada favorables para la práctica de actividades físicas. A pesar de ello, asegura, “tengo mucho que agradecerle a esa escuela y a algunos de los profesores”.

Su último año en Cuba “le puso la tapa al pomo”, pues fue víctima de esas sinrazones que le cambian la vida al atleta en un minuto. Estaba en su temporada final como juvenil y había hecho méritos para entrar en la preselección del equipo nacional y, sin embargo, alguien decidió dejarlo fuera de los planes.

Pero un atleta con 17 o 18 años tiene la capacidad de decidir por sí mismo y, muchas veces, la mayoría de ellos no están dispuestos a soportar faltas de respeto. Tras varios días deprimido y con gran frustración, Kevin José García accedió a una oferta para jugar en el mejor béisbol del mundo.

“El proceso de viajar fue sumamente difícil y peligroso”, comenta el joven jardinero, quien decide no hablar mucho más, como quien esconde algo duro que contar.

“Viajar a la República Dominicana, (el lugar que le serviría de puente para llegar a la Gran Carpa), fue superduro. Dejé mi familia, mis costumbres y mis amigos, aunque desde lejos la familia siempre me apoyó”, expresa.

De testimonios como el suyo está minada, tristemente, la actualidad de este deporte en la Isla. Cada vez son más los muchachos que se lanzan a pelear por las aspiraciones que en su país son imposible de realizar.

Una vez en Quisqueya, comenzó su arduo camino en busca de llegar a una franquicia de Estados Unidos. “La preparación aquí es más fuerte, se trabaja mucho la fuerza en las piernas y brazos para poder explotar bien tus condiciones. En la mañana se entrena en el gimnasio, mientras por la tarde se trabajan aspectos técnicos del juego y al finalizar se potencia la preparación física”, explica.  

Luego de vivir experiencias en ambos países se imponía la pregunta para aclarar las diferencias entre ambos lugares y el porqué tantos peloteros viajan a ese país para prepararse. “En Cuba se juega mucho y eso fue bueno para mí, pero aquí te explotan todas tus condiciones. Si el objetivo es firmar, me quedo con la República Dominicana”, afirma.

Por estos días fue noticia, pues luego de tanto esfuerzo captó el interés finalmente de una franquicia que se hizo con sus servicios, una de las históricas de Grandes Ligas.

“El contrato fue lo más rápido posible. Como llevo tiempo acá se intentó agilizar el proceso para poder incorporarme cuanto antes a otra liga. Para cerrar el negocio primero me vinieron a ver a Bonao, en donde tuve que hacer tres tryouts en agosto. Luego me llevaron para la capital, Santo Domingo, y realicé dos tryouts más. Las cosas me salieron bien en los juegos. Conecté de 18-8 y con ese resultado, en la noche, me avisaron de la propuesta”, dijo.

Esos son los momentos y los talentos que demuestran la calidad del béisbol de Cuba, y aunque a muchos de ellos las autoridades los olviden o se les califique a veces con adjetivos innombrables, los aficionados siempre estarán orgullos por cada joven que llega o intenta luchar para cumplir sus metas.

Para Kevin José García, el acuerdo firmado por 25 000 dólares representa un millón o quizás dos, pues más allá de las cifras, lo importante es que los sacrificios no fueron en vano y las injusticias no lo amilanaron: cada vez está más cerca de lograr sus sueños, debutar en las Grandes Ligas de Estados Unidos para ayudar a su familia.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine