Este 7 de junio cumple años uno de los primeros peloteros amateurs que brillaron sobre los terrenos cubanos en las Series Nacionales. Hacia los años 60´, el nombre de Pedro Chávez se coreaba por el graderío de los principales estadios de la isla. Salido de la pelota para aficionados, el joven Chávez se hizo de un lugar inmortal en la historia del equipo Industriales, lo mismo como jugador que como mánager.

Al comenzar la primera Serie, Pedro Chávez contaba con 26 años y mostró credenciales de un beisbolista maduro e indetenible bate en mano. Dos veces quedó líder de los bateadores, en 1964 con las novenas de Occidentales (333 ave) y en 1967 con los Industriales (318 ave).

Tras su retiro como jugador, Chávez pasó varias veces por el banquillo de los Industriales y del Equipo Cuba. Con ambos elencos conoció la victoria, en una época que añoran los seguidores de la pelota en la isla. Sin embargo, hubo una jugada que pudo cambiar la percepción que sobre él tenía la fanaticada cubana.

Quizás, como mánager del Equipo Cuba, la decisión de Pedro Chávez como mandamás que más polémica generó fue la de sentar al villareño Antonio Muñoz, entonces uno de los mejores peloteros cubanos, y poner a Lázaro Junco, un matancero que se convirtió en el primer antillano en llegar a 400 jonrones de por vida, como bateador emergente.

Ante la mirada atónita de miles que seguían el partido, Pedro Chávez no flaqueó y sentó al recio toletero llamado también el Gigante del Escambray, para poner en su lugar a Junco.  “Eso fue en el mundial de 1984, en La Habana. Una jugada difícil. Antonio Muñoz no tenía sustituto, pero yo tenía tres jardineros tremendos, Víctor Mesa, Lourdes Gourriel y Luis Giraldo Casanova, por lo que Lázaro Junco casi no podía jugar”, contó Chávez en exclusiva para Play-Off Magazine.

“En los juegos de exhibición lo ponía mucho, y pensaba que si se me daba una situación donde necesitara bateo lo iba a mandar a él. Muchos quisieran tener un emergente como el matancero”, agregó.

“Le dije a Junco que se preparara para que bateara por Muñoz. Estábamos en el final del noveno y el juego 4 -5 a favor de los rivales. Yo no había podido hablar con Muñoz, pero él no se molestó, le dijo: ¡Dásela tú! Y me salió bien, porque Junco dio un batazo tremendo. Si aquello hubiera salido mal no sé dónde me hubiera metido”.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.