Cuando solo restan dos semanas para el cierre de la temporada regular, comenzamos a analizar cómo han brillado los cubanos en la MLB, en una campaña que marcó el regreso del béisbol a la normalidad.

Después de revisar todos los números de los antillanos en esta contienda quizás se pregunten si alguien esperaba que José Adolis García y Néstor Cortés sobresalieran este año.

Pero lo cierto es que han registrado un destacado rendimiento, pese a que han tenido que atravesar muchos obstáculos para llegar hasta este punto. 

Adolis García  

El avileño fue JMV de la Serie Nacional 55 y después comenzó su aventura en la Grandes Ligas de Japón (NPB por sus siglas en inglés), en las cuales solo disputó cuatro encuentros con los Gigantes de Yumiuri.

En el vuelo de regreso a Cuba decidió emprender su camino hacia otro béisbol y fue declarado agente libre por la oficina del comisionado de MLB a finales del 2016. En febrero de 2017 llegó a un acuerdo con los Cardenales de San Luis.  

En sus tres temporadas en Las Menores con los Cards, dejó una línea de .266/.308/.499/.807 y en las dos oportunidades que recibió para Major League Baseball registró .087/.125/.130 con una muestra diminuta de 24 PA.  

La gerencia del Busch Stadium lo puso en asignación el 19 de diciembre de 2019 y solo tres días después, lo cambio por efectivo a los Rangers. En ese invierno jugó con los Gigantes del Cibao en la LIDOM (Liga Dominicana de Béisbol Profesional) donde obtuvo un OPS de .629.  El 10 de febrero del presente año fue designado por los Rangers, pero dos días después fue enviado a las Ligas Menores con los Round Rock Express (Triple A).  

Después de resumir la carrera de García podemos llegar a dos conclusiones: la primera es que siempre ha sido un bateador que puede generar poder, pero nunca será una máquina de embasarse; la segunda, que estuvo dos veces en la cuerda floja en un año y medio (pasó por DFA).

Cuando el antillano fue invitado al Spring Trarinig, sabía que era una oportunidad única para demostrar su calidad. En 18 partidos y 32 VB produjo para .375/.389/.781/1.170, con 3 jonrones y 13 remolques. Solo Joey Gallo tuvo más empujadas y dejó mejor OPS (entre los bateadores con al menos 10 partidos) que el “Bombi”.   

Con buenos números en el entrenamiento primaveral, la esperanza flotaba en el ambiente y tan solo 13 días después de que se cantó “play ball” en Las Mayores fue llamado de nuevo al principal equipo. ¿Uno de los factores? En los primeros 13 días de la temporada el outfield de Texas se unió para registrar el peor SLG (.245) y el cuarto peor promedio de bateo (.190). Entonces, Adolis fue ascendido.  

No haremos la historia tan extensa, solo vean esto: Adolis se convirtió en el único novato de los Vigilantes que llega al All Star con 20 jonrones o más; también implementó el récord para un novato en el mes de mayo con 11 HRs y 27 RBIs y hace unos días se convirtió en el Rookie con más vuelacercas en los anales del equipo tejano, igualado con Pete Incaviglia (1986).

Que gane el Novato del Año será difícil, pero al menos estará en la conversación por el premio junto a su compatriota Randy Arozarena.  

Néstor Cortés Jr.  

La selección de los Yankees en la ronda 36 del draft en el año 2013 está teniendo su gran temporada, pero el camino ha sido rocoso hasta este punto. El oriundo de Surgidero de Batabanó pasó más de cinco años lanzando en MiLB y ha tenido que pasar por tres organizaciones.  

Primero, lanzó desde al 2013-2017 en las menores con los Yankees, pasó tres contiendas en categoría Rookie y después alcanzó todos los niveles antes de ser reclamado por los Orioles fuera de waivers de Scraton/Wilkes-Barre Railders (AAA de Yankees).  

Debutó en Grandes Ligas en el 2018, pero solo vio acción en cuatro juegos, todos como relevista, en los que permitió cuatro carreras en 4.2IP. El 10 de abril del mismo año fue devuelto al conjunto del Bronx, pasó esa temporada completa en AAA con los Railders y lanzó más de 100 IP por primera vez en su carrera en un solo nivel; lo hizo dejando una efectividad de 4.03 con balance de 6-6 y 96 SO/37 BB.  

En 2019 recibió su gran oportunidad lanzando 66.2 IP con los Yankees, en los que acumuló 32 juegos como relevista y uno como abridor, y terminó con una alta efectividad de 5.67 y un WHIP de 1.54.

Después de la contienda, Los Marineros adquirieron a Néstor por consideraciones futuras y allí tampoco pudo asentarse, pues permitió 14 carreras -13 de ellas limpias-en 7.2 IP en 2020. Una lesión en el pinzamiento del codo izquierdo lo sacó de juego a mitad de agosto y en ese momento parecía que su éxito en MLB estaba más lejos que nunca.

La vida llevaría de nuevo al lanzador zurdo a la organización con más títulos en el mejor béisbol del mundo y esa sería su tercera oportunidad con ellos. Venía de estar inestable en LIDOM, en donde permitió en cuatro entradas seis carreras, pero también era obvio que estaba intentando recuperarse de su problema en el codo. 

Si les dijera hace seis meses que los Yankees estarían aferrados a Cortés nadie lo creería y menos tras ver su rendimiento en el Spring Training, en el que tampoco pudo lucir (7.1IP/5ER). Las cosas comenzaron a cambiar para el antillano al inicio de la campaña de AAA con su ya conocido conjunto de los Raiders, cuando lanzó 15 entradas con dos carreras. El 30 de mayo, los Yankees lo llamaron y allí comenzó su nueva versión.

Del 30/5 hasta el 30/6 Cortés fue uno de los mejores relevistas de los Yankees: en 17.2IP solo permitió dos carreras para una efectividad de 1.02 y su FIP era de 1.69; además, la oposición le bateaba para una anímico .177. Ningún relevista de los Yankees registró mejor ERA ni FIP que Cortés en ese lapso, ni tampoco un K/9 de 12.74.  

El próximo paso para Cortés estaba escrito: ¡abrir juegos! 

Los Yankees están empatado en el comodín con los Blue Jays y los Red Sox. Aún les restan 15 juegos y la contribución de Cortés como abridor será fundamental. El cubano muestra la mejor efectividad (2.70) para un lanzador abridor de los Yankees en la segunda parte de la temporada (min: 60.0IP). Y registra el segundo mejor WHIP BB/9 (2.25) y OBA (.208), solo superado por Gerrit Cole en esas métricas.  

Así de sombroso es el deporte: cuando a veces pensamos que el éxito en tu carrera se aleja, la vida te da un giro. Los protagonistas de esta historia vivieron eso: uno pasó por DFA dos veces y el otro fue cambiado las mismas ocasiones de equipo. Sin embargo, ambos no podían consolidarse y en este 2021 al menos han dejado su huella en la temporada del regreso a la normalidad.  

Glosario:

BA: Promedio de bateo

OBP: Promedio de embasado

SLG: Promedio de bases totales

OPS: OBP+SLG

OPS+: OPS plus (es comparado con la media de la liga, si es más de 100, está por encima del promedio y si es menor, por debajo).

ISO: SLG-BA

fWAR (Victoria sobre el remplazo en versión Fangrahps)

wOBA (Promedio de embasado ponderado)

xwOBA: Promedio ponderado esperado en la base que se formula utilizando la velocidad de salida, el ángulo de lanzamiento y, en ciertos tipos de bolas bateadas, la velocidad de sprint.

xBA: Promedio de bateo que se formula utilizando la velocidad de salida, el ángulo de lanzamiento y, en ciertos tipos de bolas bateadas, la velocidad de sprint.

xSLG: Promedio de bases totales que se formula utilizando la velocidad de salida, el ángulo de lanzamiento y, en ciertos tipos de bolas bateadas, la velocidad de sprint.

K%: Frecuencia de Ponches

BB%: Frecuencia de Bases Por bolas

Exit Velocity: Velocidad de salida de las conexiones

Barrels %:  Bola bateadas con una velocidad de salida de 98 MPH o más y con ángulo de salida de 26 a 30 grados.

BABIP: Promedio de bolas puestas en juego

UZR: Ultimate Zone Rating

DRS: Carreras defendidas

OOA: Outs Above Average

PA: Comparecencias

BSv: Oportunidad de salvamento desperdiciadas

BB: Base por bolas

SO: Ponches

ERA+: Efectividad ajustada al promedio de la liga

FIP: Picheo independiente de fildeo

SIERA: SIERA cuantifica el desempeño de un lanzador al tratar de eliminar factores que el lanzador no puede controlar por él mismo. Pero a diferencia de una estadística como xFIP, SIERA considera las bolas en juego y se ajusta al tipo de bola en juego.

WHIP: Es el promedio del número de bases por bolas y hits permitidos por el pícher por cada inning lanzado.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.