“El fracaso del Béisbol cubano es un problema político”, así hablan los aficionados en las calles respecto a su deporte nacional.