Tras una temporada en España como atleta, Ernesto Santiago Gómez regresó a Cuba, como siempre fue su intención. Tiene 28 años y es patinador de la modalidad de fondo, y más allá del deporte, creó un proyecto para darle vida a la especialidad que ama, en su país. 

De esta hermosa práctica se enamoró cuando eran muy joven y por su sangre corre sangre de ganador, pues su padre fue campeón del mundo Máster 40 en Barcelona 2019. Pero él se ha forjado una carrera con amplio palmarés, por sus propios esfuerzos.

Sobre su trayectoria y las particularidades de ser patinador en la isla; sobre el Proyecto deportivo-comunitario DEVEL (Deseo, Entrega, Velocidad y Logro), del cual es uno de sus fundadores, contó a Play-Off Magazine. 

¿Cómo llegaste al patinaje?

Me enamoré del patinaje desde los cuatro años. Llegué a través de mi papá, Ernesto Santiago, quien vive en España y a sus cuarenta y cinco años está activo. Además, fue campeón del mundo Máster 40 en Barcelona 2019.

En mi caso, soy nacido y criado en Camagüey y allá empecé mi preparación como deportista a los 16 años, que fue cuando me vinculé al INDER. Lástima que no había ni hay pistas; tampoco masividad en cuanto a este deporte y muchos entrenadores no conocían la materia. Era todo bastante primitivo.

En aquel entonces, era estudiante de agronomía y tenía dos opciones cuando terminara la escuela: prepararme para subir a la selección nacional o pasar el servicio militar. Sabía que el servicio me iba a tronchar mi futuro deportivo y decidí en el 2012, unos meses antes de que me llamaran para el servicio, incorporarme al campeonato nacional en La Habana, del cual fui subcampeón.

Durante los ocho años que estuve en la selección fui la segunda figura y obtuve medalla en todos los campeonatos nacionales y fui campeón nacional en 2015. También obtuve buenos resultados en los clasificatorios centroamericanos de Cali 2015 y 2016.

Ernesto Santiago Gómez patinador cubano
Foto: Hansel Leyva Foto: Hansel Leyva

¿Cuáles son las mayores dificultades con las que se topan los patinadores cubanos?

El patinaje es un deporte muy caro, empezando por los patines, pues un juego de ocho ruedas puede costarte doscientos euros y lo gastas en dos o tres meses.  En cada evento se debería competir con juegos nuevos. También choca mucho que no hay una inserción del mercado del patinaje en Cuba, ni tiendas especializadas ni patrocinios. Las donaciones siempre son bienvenidas, pero tenemos que apuntar más hacia el profesionalismo, y que el mercado se abra en todo sentido: a eventos, implementos, atletas, entrenadores, patrocinadores etc.

Cuando comencé en el patinaje veía las competencias, y los países que hoy son campeones del mundo venían aquí y los cubanos los derrotaban ampliamente: Venezuela, Ecuador e incluso Colombia. Hoy son potencias, pues han logrado una masividad, se han abierto al mercado y se han insertado en muchos eventos internacionales.

Una solución sería que los patinadores pudiesen ser patrocinados por las marcas; pero sucede que muchas de las que se dedican a ello son estadounidenses y entonces, está el tema político de por medio.

Actualmente, mi entrenador es colombiano, su nombre es Oscar Bernal y nos hicimos amigos en Buga 2016. Él me propuso prepararme cuando decidí salir de la selección en 2018. Vive en Colombia y nos comunicamos vía online. De seguir en la selección no podría tener un entrenador extranjero. No le veo nada de malo, los colombianos son los mejores del mundo, debemos nutrirnos de ellos para sacar adelante el patinaje y representar a Cuba que es lo importante.

¿Por qué decidiste salir de la selección?

Fue una decisión personal, quería individualizarme un poco más. Quizá fue algo desesperado, pues en ese momento era complicado que fueras por tu cuenta a patinar al extranjero y que depositaran la confianza en ti, y más teniendo en cuenta que era España a dónde iba y mi papá vivía allí. No confiaron en mi palabra y decidí salirme de la selección e irme por mi cuenta, pero al final nunca fue mi interés quedarme y lo demostré. Allá patiné con el club In-gravity de Madrid, con quienes gané el tercer puesto en la Copa de España de Maratones, y con el Pilar Marinistas de Valencia, con quienes gané también un tercer lugar en el torneo Césaraugusta de Zaragoza.

Tuve buenos resultados y volví porque me gusta vivir aquí. El objetivo era, simplemente, mejorar como atleta y representar a Cuba. Todo lo que viví en España me ayudó a crear DEVEL junto a un amigo, hace un año y tres meses. Siempre estuve pensando en cuál era la mejor manera de mejorar el patinaje cubano a través de mí, y cómo aportar mi grano de arena. Hoy sumamos alrededor de cuarenta miembros, muchos de ellos expatinadores de la selección que han vuelto a competir gracias al proyecto. También hay atletas activos en la selección, como es mi pareja Amanda García. Me parece que es necesario y el patinaje cubano lo necesita, porque los atletas, por lo general, tienen como único objetivo la selección. Fuera de esta, dejan de patinar ¿Por qué vas a dejar de hacerlo?

Ernesto Santiago Gómez patinaje en Cuba
Foto: Hansel Leyva Foto: Hansel Leyva

¿Para qué crear DEVEL?

El fin del proyecto es darle vida al patinaje en todo sentido. Hacemos salidas por La Habana, caravanas de un punto a otro de la ciudad. Hemos ido, por ejemplo, desde la Ciudad Deportiva hasta El Cacahual. También queremos que las personas vean el patinaje, borrar el estereotipo del muchacho que se engancha, y que esos mismos muchachos vean que no hay necesidad de caer en esas indisciplinas sociales, que hay una comunidad a la que se pueden sumar. Lunes, miércoles y viernes tenemos clase técnica en la ciudad deportiva, las cuales están interrumpidas en estos días debido a la pandemia.

En la primera competencia en la que participamos cogimos medallas en todas las categorías, entre trescientos y tantos patinadores. Fue en el Habana Skate Maraton, en el cual quedé en primera posición, inaugurado en diciembre de 2019 a raíz de la visita del presidente de la World Skate. Es bastante complicado para nosotros competir a nivel internacional, por eso tratamos de que las competencias vengan aquí y que los atletas vean que hay nivel.

¿Tienen algún vínculo con el INDER u otra institución como proyecto?

Oficialmente no, ahora mismo se podría decir que soy un patinador aficionado más, pero de alto rendimiento. Pero si algún día hay alguna competición en la que pueda representar a Cuba sería genial, lo haría con mucho gusto.

El patinaje es un deporte muy longevo. Tony García, uno de los mejores patinadores que ha tenido Cuba, tuvo su mejor rendimiento con 32 años. Mi papá es campeón del mundo con 45 y hay categorías de hasta más de 50 años. También estamos abiertos a cualquier tipo de ayuda o colaboración. Lo importante y el objetivo del proyecto, es levantar el patinaje cubano, que está vivo todavía.  

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.