Tras la octava victoria en nueve jornadas de la Premier League, esta vez ante el Burnley con marcador 3-0, y quedar líder absoluto en la difícil Liga Inglesa y en el Grupo F de la Champions, ya no podía demorar más una “columna reconocimiento” al Manchester City de Pep Guardiola, elenco que a día de hoy arrasa en cuanta competición participa.

Los números son el reflejo más cercano (pero no el único) de lo que ha logrado el técnico catalán en la -todavía joven- temporada europea.

Luego de empatar en la segunda semana frente al Everton en la Liga Inglesa, el City ha encadenado 11 victorias al hilo en todas las competiciones, incluyendo las tres sonrisas en la Champions League. Pero no sólo son las victorias y los tres puntos sumados en cada una de ellas, sino, cómo se han producido. Los 32 goles a favor en el campeonato doméstico no tienen similar en ninguna liga nacional en Europa. Ni el PSG, ni el Barcelona o el Bayern Munich pueden igualar tal arsenal ofensivo.

Pero lo que ha logrado Pep en el Manchester City no solo son goles y potencia ofensiva. Recibir la ínfima cifra de 6 goles en toda la temporada, en todas las competiciones, da muestra de una defensa eficaz y bien diseñada.

Sus 6 370 pases completados superan en casi 500 los del FC Barcelona, y en 2 000 al Real Madrid de Zizou. Sencillamente, es un escándalo su juego interior con David Silva y Kevin de Bruyne, quienes complementan perfectamente el nuevo concepto de Falso 9 que ha encarnado Gabriel Jesús y que, junto a los exteriores Leroy Sane y RaheemSterling, forman un tándem atacante que no ha encontrado rival capaz de frenarlo.

La WW de Guardiola ha visto su máxima expresión en éste equipo hecho a la medida del excapitán culé: dos laterales muy ofensivos como son Kyle Walker y Benjamin Mendy (en su ausencia Fabián Delph) son las puntas de la primera W; y luego Sane y Raheem -por fuera- juntado los vértices con De Bruyne y Silva, para rematar con Jesús o Agüero de falso punta, arman un esquema táctico que ya es difícil de explicar, imaginen de contrarrestar.

Hay que reconocer que Pep ha sabido mantener su estilo “neoclásico” en un país y en una liga que es históricamente opuesta a su filosofía de juego, basada en apretar las líneas y llegar en bloque tocando en corto y desmarcándose preferiblemente, apoyando en lugar de romper y saltar líneas.

Pep Guardiola

FOTO: Getty Images

A mi entender, el City es hoy el equipo de fútbol más en forma del continente en lo que va de campaña. Su consistencia no solo ha sido en la Premier, sino que también se ha trasladado a la Liga de Campeones donde ganó al Napoli, líder de la Serie A. Con lo cual podría suponerse que este puede ser el año de Pep Guardiola, Kevin de Bruyne y un Manchester City que, hasta ahora, es favorito a todos los títulos en disputa.

“21 títulos en 7 años y con el mismo estilo de juego” le decía Pep a un periodista inglés en una rueda de prensa; y tiene razón el técnico catalán… sin lugar a dudas su sistema ha sido fructífero. Ahora, aplicado en la Premier, el esquema “made in Barça” bien podría sumar esta temporada alguno trofeo a las ya cargadas vitrinas de Guardiola.